ACRÓNIMOS


sábado, septiembre 30, 2006
 
Siempre intento ganar olimpiadas.
 
 
Estoy xerografiando tus raros anuncios, ñoño, aquí sigo.
 
viernes, septiembre 29, 2006
 
En xerocopias tenías ramas amarradas. Ñoras amarillas secábanse. --------- La oración carece de sentido (Regla 1).
 
 
Sólo entre ricos es normal ahorrar millones en naciones terriblemente extrañas.
 
 
No olvides traer al bebé, lo endulzaremos serenamente.
 
 
Solo, el gil unía ideas, redactando acrónimos notables.
 
jueves, septiembre 28, 2006
 
Islamitas norteados vislumbran, en nuestras ciudades inglesas, bombardeos. Las explosiones seguirán.
 
 
Seremos invencibles.
 
 
Seré un sueño, un recuerdo rondándote, ¡oh !
 
 
Siendo uno, sólo uno, resulta reconfortante obtener sinceramientos. ------ La palabra sinceramientos no es correcta.
 
 
Su enorme casa resulta estremecedora. Todos oímos susurros.
 
 
Ninguna ilusión perecerá oculta. No existen secretos.
 
 
Ayer, recios reyes estuvieron combatiendo incesantemente a ruidosos aldeanos nipones.
 
 
A los que usan impermeable: manténganse insulados, sendas tormentas arreciarán.
 
miércoles, septiembre 27, 2006
 
Él se parece al destacado alquimista.
 
 
Ondas fotoquímicas recorrieron el cuarto, iluminando suavemente tu espalda.
 
 
Obscenidades sugeriste; entretenimientos zoofílicos nos ofreciste.
 
 
¡Soy oso! ¡No soy osezno!
 
 
Retira esa insignia, no obstruyas, sonso.
 
 
El juglar empezó mencionando palacios lejanos, alejados reinos.
 
 
Su inocencia es muy preciada... raro ejemplar.
 
 
Soy otro mentiroso entrometido; témeme, eso lo oirás siempre.
 
 
Si eres xenófobo, usa a los extranjeros, somételos.
 
 
Ella necesitaba tener esas relaciones asombrosamente sexuales.
 
 
Siento intensos latidos en nuestros corazones intrépidos. Ocupas, sin advertirlo, mis entrañas. No te enteras.
 
 
Su intuición le enseñó nuevos caminos. Iluminada, abrió los ojos silenciosamente.
 
 
Séneca, el Consejo romano estará tomando opiniones. Siléncialos.
 
martes, septiembre 26, 2006
 
Ocho bandidos se escondieron rápidamente. Vigilantes analfabetas corrieron iracundos observando, naturalmente, escondites secretos.
 
 
Su oscura belleza recibió elogios vivaces. Impresionados, vuestros invitados emitieron nuevas, delirantes observaciones.
 
 
Sólo estuve cuerda riendo, entre tálamos amorosos robando instantes ardientes, sobreviviendo...
 
 
Increíbles noticias fueron irradiándose entre las estúpidas secretarias.
 
 
Insisto, no fanforronees, imbécil. Eso lo establecí solo. ----- La oracion tiene falñtas de ortografía
 
lunes, septiembre 25, 2006
 
San Uncófago fríe, rostiza infieles.
 
 
Su extraña xenofobia, yo sufrí.
 
 
Seremos enamorados, no te impacientes. Mejor ilusiónate. Estaremos nosotros, teniendo ósculos sexys.
 
 
Sus ojos bonitos realmente estimulan; volveré ilusionado, viviré intentando motivar otros sentimientos.
 
 
Soy osco, recuerdo plenamente remar entre nenúfares. De esas remembranzas, los oscos sobrevivimos.
 
 
Estoy lentamente intentando xerografiar; inquieto resuello, esperando sorprenderlos.
 
domingo, septiembre 24, 2006
 
Sólo embellecidos crisantemos resplandecen entre tus árboles milenarios. Ellos, naturalmente, toman elíxires.
 
 
Sus últimas semanas pasó incendiando recuerdos, ocultándose secretamente.
 
 
Oírte maullar bajo la inmisericorde granizada, ocasionó suspiros.
 
 
Siento algo raro gestándose en nuestros tiernos ombligos.
 
 
Su última tarta, incomible, la entregó zafiamente al sargento.
 
 
Sacarina: azúcar con odiosas sutilezas.
 
sábado, septiembre 23, 2006
 
Sorprendentes unicornios corrían impetuosos ostentando sacos.
 
 

Son odiosos, los travestis; emanan rancios olores. ¡Sucios!

 
 
San Antonio, no debes enviarme casados, envíame solteros.
 
 
Ahora bailo ante numerosos dioses. Ocho noches acepté danzar omitiendo sandeces.
 
 
Son unos brontosaurios abandonados.
 
 
Señor, intente bailar allá. Ruede, impúlsese tomando aire, suba.
 
 
Ofrecí rancho a cinco indigentes olvidados; no eran sibaritas.
 
 
Salvadoreños importantes leyeron Biblias adustas. Nos dijeron oraciones.
 
 
Solamente alguien loco vería a jabalíes espeluznantes silbando.
 
 
En septiembre pensamos abandonar Nigeria. Tememos aparezcan rondando los ocultos salvajes.
 
 
Sobándose, oye lascivamente a maricones entretenidos. Nunca teme espantarlos.
 
 
Recuerda: el primer regalo incluye mi escalera nueva. Déjala adosada solamente.
 
 
Renunció el salomónico presidente. Inútil resultó acatar reprimendas.
 
 
Está su cuerpo renqueante. Intensamente baldado intenta respirar.
 
 
Adoro locamente ofuscarle, craneando absurdos disparates adrede. Me encantaría nuevas tonterías escribir.
 
 
Nos urge no caminar alocadamente.
 
viernes, septiembre 22, 2006
 

Si esperas, no tendremos idilios amorosos nunca.

 
 
Oponentes jugaban onde sentían.
 
 

Sus uñas calaron innumerables ojos.

 
 
Releí un libro odiosamente sucio.
 
 
Adoro mirar otros rulos.
 
 

Sos idiota, se te escapó mi amor.

 
 
Nos utilizaron, evadieron valorarnos. Asqueroso sistema.
 
 

No encontré grandes ofertas. Compré indispensables avíos, cuatro impecables ollas nuevas.

 
 
Sus únicos fundamentos rechacé inmediatamente, ellos rompieron otra negociación.
 
 
Ayer burlé una escaramuza, los asaltantes sufrieron.
 
 
¿Sabrás amarme? Nunca como, ingiero orugas nasalmente. ----- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Salvo ayer, todos imprimían siempre fotos escandalosas con horrendas abuelas.
 
 
En mis oraciones cotidianas intento observar; no estoy satisfecha.
 
 
Ocho jinetes esperan tu estoica sanción. La oración anterior tiene errores.
 
 
Al parecer, esos tíos intentan timarnos, ojetes. La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Orientándose por ilusiones pretendidamente anormales reaccionaron ante mí, eternamente necias, tus emociones.
 
 
Apetezco... pizzas, espagueti, tortas... Ilusiono tragar opíparamente.
 
 
Es sábado, comeremos obleas para empezar, tenemos apetito.
 
 
Ayer, vimos inmensas serpientes a nuesta derecha. Olvidamos la escopeta.
 
jueves, septiembre 21, 2006
 
En su cabeza aparecieron piojos alados. Tenía orugas rojas, inquietas, avisándole.
 
 
Al morir, olvidé resignarme. ¡Oh, santos, apiádense! Mi estado no tiene escapatoria.
 
 

Seamos obscenos; lamámonos amorosamente.

 
 
Ella se tambaleó. A rastras anduvo, sola.
 
 

Si ocho pantalones osas robar, terminarás apresada. Recluida estarás.

 
 
Siempre acabo ninguneándote, tu odio soportaré.
 
 
Sólo en ciertas regiones escondidas tiritan algunos santos.
 
 
Es mejor observar cómo intentan otras nuevas estrategias secretas.
 
 
Odiosos dolores resquebrajan emociones
 
 
Normalmente es grotescamente aberrado. Normalmente dice ordinarieces. ¡Lamentable odre!
 
 
Es sospechoso pensar en remedios ahora, ¡bah! Acabaremos negándolo.
 
 
Si observaras cuidadosamente aquellas radiantes rosas, otra novedad advertirías: mis espectaculares nomeolvides te esperaban.
 
 
Ayer, xilófonos intrusos oscurecieron música andina socarronamente.
 
 
Su obra no admiro. Tiene axiomas.
 
 
Sus anchas nalgas detenidamente acaricié, luego inicié algunos sueños.
 
 
Sudando, el ñandú ofuscado reconoció esas sandalias.
 
miércoles, septiembre 20, 2006
 
Ambiciosas mujeres intentaron gustosas, obnubilar señores.

La oración anterior tiene errores.
 
 
Soy obrero, no aspiro tener amigos.

La oración tiene errores gramaticales.
 
 
Su estampa nos inspiró la exquisita sonata.
 
 
Siempre obtengo buena recompensa escanciando sotol; ahora lo tiraré, así detendré ofensas seniles.
 
 
El repentino ruido oímos. Raudos escapamos, sobresaltados.
 
 
Olvidé la visita. Inmediatamente después asumí sus terribles errores.
 
 
Ayer la gorra olvidaste.
 
 
El xilórgano puede estar raro; incluso, estar negado categóricamente, ¿importa algo?
 
 
Siento angustias generalizadas recorriéndome. Ayudo demasiado a mis enemigos. No tengo experiencia.
 
 
Ora, buen ecuatoriano, siempre ora sagradamente.
 
 
Si anduvierais los umbrosos días arrodillados, rezando, luciríais obesos.
 
martes, septiembre 19, 2006
 
Otro baile está siendo organizado.

REGLA 3: La oración anterior tiene errores.
 
 
Si anduvierais los umbrosos días arrodillado, rezando, luciríais obeso.

REGLA 2: La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
El señor Perchagorn andaba nostálgico. Todos, a diario, olvidaban saludarlo.
 
 
Esperemos pacientes. Antes no teníamos ariete. Doblemos ofrendas, sargento.
 
 
Éramos siete portugueses ante nubarrones terribles. Teníamos, además, dos orangutanes sordos.
 
 
Solían oírse lamentos atroces por aquellos dominios. Asquerosos monstruos eran; nos tenían espantados.
 
lunes, septiembre 18, 2006
 
Esa x pretende embrollarnos cada tarde. Ahora téngole inquina viéndola aparecer solapadamente.
 
 
Sentido estoy, nadie se inmutó. Bien les explicaba, mientras ellos no tenían expectativas.
 
 
Linda interlocución, buen intento... Definitivamente intentaré no ofuscarte, sino ofenderte sensiblemente.
 
 
Sí, estás neurótico sobándotela a conciencia, intentando obtener nuevos apetitos libidinosos.
 
 
Sóbame así la verga, así, jálamela. ¡Es sensacional!
 
 
Sólo algún buen ornitólogo reconocería especies salvajes.
 
 
Saborearé algunos bocadillos olmecas, reposteros expertos. Así recordaré los olvidados sabores.
 
 
Saca unos canapés, invítame a saborearlos.
 
 
Siempre olvido sus anécdotas sucias.
 
 
¿Sabes obtener nácar incluso de ostras sosas?
 
 
Oscuros rezos oí, pensé estar loco escuchando sonidos.
 
 
Los antiguos tertulianos oraban sobre oropeles.
 
domingo, septiembre 17, 2006
 
Sabes expresar xenofobia unánime, abnegado latoso.
 
viernes, septiembre 15, 2006
 
Olvida los vicios impíos, déjalos apartados del aspecto sexual.
 
 
Xerógrafos encontraron novedosas obras filológicas, obras bárbaramente olvidadas.
 
 
Aquí no tienes razón alguna, xenófobo.
 
 
Allá no, dije, allá lejos un cíclope introdujo ántrax.
 
 
Escribieron significativos poemas acerca de Andalucía.
 
 
Arduas batallas inmisericordes gané a romanos reacios. Ayer dudaba, ahora me encoleriza no tener espada.
 
 
Su oculta figura ostentaba coloridos abrigos bordados abigarradamente.
 
 
Entonces, xilofonistas tediosos empezaron nuevas sesiones. Oírlos sofocaba.
 
 
Sesudamente estos sibaritas unen diagonales. Ardua matemática estudian. Nombran teoremas extensos.
 
 
Zafiros, ópalos, con amatista los ostentas.

REGLA 1: La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Se urdieron controles excesivos. Sí, obraron sesudamente.
 
jueves, septiembre 14, 2006
 
El sábado, todos recorrimos el camino hasta el zócalo.

REGLA 3: La oración anterior tiene errores.
 
 
¡Salud, obispo! Bebamos este ron. Así, nadie aquí mentirá. Estúpidos, nos tomaremos estrechez.

REGLA 1: La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Esa situación tuvo un desenlace inesperado ayer. No debimos olvidar los otros sucesos.
 
 
Suelo observar bellos especímenes reptilianos. Ayer no, anteayer, me estremecí notablemente tocándolos, estudiándolos.
 
 
Sus invitados no vinieron. El resto gritaba; un empleado nos zarandeó, asustándonos soberanamente.
 
 
Son unos cobardes, unos lamentables energúmenos. No tienen agallas, ¡sinvergüenzas!
 
 

Así rompieron resquemores, enardeciendo buenos amores. Todos aquellos deliciosos orgasmos recrearon escenas suculentas.

 
 
Esa noche se encontraron. Gozaron uniendo inspirados deseos arrebatadores.
 
 
Ora, cobarde, ulula lánguidamente. Tus armas rastreras mutilaré enseguida.
 
 
¡Seré orate! Nunca supe ocultarme.
 
 
No uses esa vaina así, sonso.
 
 
Sal, observa, busca respuestas escondidas. Verás iluminarse ventanas estremecedoramente nuevas.
 
 
Serenas olas brillan, refulgecen en vaivenes iluminados; viven eternamente, nacaradas.

REGLA 2: La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Los locos usan voces intrigantes o sopechosas, así sobreviven.
 
 
¡Anda, corre, con ímpetu! Detrás están negras tormentas alcanzándote, lluviosas.
 
 
Ayer se quemaron unos escritos realmente odiosos. ¿Sería accidental?
 
 
Sabes ofenderme, repitiendo promesas rancias. Eres sucia, asquerosa.
 
 
Sus ojos no inspiraban deseo: ocasionaban sorpresa.
 
 
Simulamos intencionalmente lenguas extranjeras: noruego, chino. Imitamos oscuros sonidos.
 
 
Oigo las voces intensas de amores recíprocos. ¿Estaremos moviendo oscuros silencios?
 
 
Oscuros lugares visitaremos. Inmediatamente después, amor, los olvidaremos.
 
 
Ayer lo gasté, olvídalo.
 
 
Oscuros nubarrones interrumpen repetidamente, obsesivamente mi actuación. No consigo interpretar algo.
 
 
Sólo algunos logran tener alguna noción de oniromancia.
 
 
Ocultos batracios obesos están saltando.
 
 
Aquí cayó Robespierre, ofrendemos nuestros instrumentos: mandolinas, oboes.
 
 
Respetaré esa disposición: ignoraré tu último acrónimo.
 
 
En nuestra tierra, robar amor reditúa.
 
 
Oscuros, borrachos, negros, unos batracios interrumpieron las aterradoras romerías. Míralos entrar.
 
 
Sus ojos lograron obnubilarme.
 
 
El xilófono parece estar roto. Inútilmente, este necio cretino intenta arreglarlo solo.
 
 
Oíamos, conmovidos, un lindo tango argentino. ¡Recordamos tantas experiencias!
 
 
Oímos raros acentos. Reconocimos otras nacionalidades.

REGLA 1: La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
¡Realmente eres zopenco! ¿Acaso no decidiste ocultarte?
 
 
¿Rezando? En Zuazilandia anoche no durmieron, oraron.

REGLA 2: La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ayer yo estaba rezando.
 
 
Aburrido, bebía sake. Usaba ropa de ayer.
 
 
Oye, no esperes recibir otra sanción absurda.
 
 
Sabor, inteligencia, lujuria... eres, nena, cosa irresistible, onerosa.
 
 
El nemoroso entorno me invade, generando ominoso silencio.
 
miércoles, septiembre 13, 2006
 
Seamos amigos, no enemigos.
 
 
Sus ojos livianos tenían agua, reacia lloraba. Ojalá sane.
 
 
Ocho ratones atrapé con un lazo. Olvidé soltarlos.
 
 
Nacerá un enano, según tus raros oráculos.
 
 
Nunca un ebrio silbó tanto rato. ¡Oid!

REGLA 2: La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ese reloj reemplazará al nuestro.
 
 
Sombras extrañas me buscan; rondan azarosas, rápidas erran.
 
 
Ayer planté las azucenas. Si tu amor dura, orquídeas sembraré.
 
 
En Somalia comen abogados; les encanta rostizarlos, aplastados.
 
 
A mi otra tía intentaron nuevamente asaltarla. Robaron su escalera.
 
 
Ayer la gente acabó rompiendo acerados barrotes; intentaron amotinarse.
 
 
Amigos, los bigotes alemanes han arribado con algarabía.
 
 
Amasaremos ñoquis o ravioles. Agregaremos nueces, zanahorias, albahaca.
 
 
Alguna loca graciosa unificó nuestra añoranza.
 
 
El xilofonista inglés sabe tocar elegantemente. No concibe imitación alguna.
 
 
Esa xenofobia impide sutilmente todo entendimiento, niega cualquier iniciativa agradable.

REGLA 6: La última palabra de la oración debe ser puesta en negrita.
 
 
Engolosínate. No guardes oscuros lamentos. Obstruye sentimientos inadecuados. Nunca amargues tu existencia.
 
 
¡Afuera los enojos! Goza, ríe, engolosínate.
 
 
Estás jugando en casa. Usas tierra amarilla. Retozas alegre.
 
 
No abras todavía, un robot ataca la metrópoli. Escaparemos, nadie te ejecutará.
 
 
Repórtese en sus tropas ahora. Una reunión anónima cesaremos. Intentaremos obrar, naturalmente.
 
 
Oscuro, feo, escabroso, nuestro desván exige restauración.
 
 
¿Ofenderla? Florkin elige no dejarse ofender.
 
 
Ahora dedico oscuros sonetos a nuestra despiadada oquedad, la ofendo.
 
 
Se intentó que ubicaran inmediatamente el reloj, adosándolo.
 
martes, septiembre 12, 2006
 
El xilórgano atenuaba sus palabras. Eran recias acusaciones, no tenían empacho siquiera.
 
 
Siento impulsos escandalosos. Me poseen, resultan exasperantes.
 
 
¡Oh! Bien sabe el servidor interestelar ocasionar navegación adecuada. Deberíamos obedecerle siempre.
 
 
Kimonos indescriptibles observamos sorprendidos, casi obsesionados.
 
 
Alguien nos orientó, regresando al kiosco.
 
 
Si existieran ñandúes ocres, retirarías inmediatamente tu anorak.
 
 
Seres extraños rompen puertas intentando entrar. No te estremezcas, señorita.
 
 
Al salir, nos atacaron serpientes.
 
 
Sólo intento liberarte bailando así; repitamos la obertura.

REGLA 1: La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Onagros rebuznaban insistentemente. Lamíanlos las asnas.
 
lunes, septiembre 11, 2006
 
Si imaginás la blanca arena, recordarás la orilla.
 
 
Si ese pobre truhán intenta lucirse, llámanos: inmediatamente zozobrará oyéndonos silbarlo.
 
 
Sus enfermeras, coloradas, reaccionaron escandalosamente. Cansadas, impotentes, observaron nocivos esputos. Santiguáronse.

REGLA 3: La oración anterior tiene errores.
 
 
Orugas lentas van inmarcesibles; dejan adiposidades lubricantes, asquerosas secreciones.

REGLA 1: La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
¡Óigame, lacayo! ¡Venga inmediatamente! ¡Daré a luz a septillizos!
 
 
Si acaso tuvieras intenciones románticas, olvídalas.
 
 
Aún te evoco, royéndome, robándome óbolos ricos, intimidándome zafiamente. ¿Añoras darme ósculos, sátiro?
 
 
Esos simples, pobres aparecidos, nos tienen aterrorizados.
 
 
¡No uses esa veladora! Atraerás monstruos esqueléticos. ¿Nada te espanta?
 
 
Siento onerosos, lúgubres lamentos. Odiosas zalamerías acometes nuevamente.
 
 
Siete enanos nos saludaron. Agotados, chiflaban; iban ominosos, negros, ayer los embargaron. ¡Sollozan!
 
 
Su elefante nuevo se acercaba callado, intentando obtiener nueces. Alabama lo escarmentó suavemente.

REGLA 2: La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Si intentas neutralizar su esencia nocturna, tendrás invertidas dos ocasiones sensacionales.
 
 
Odio la violencia. Intento darle algún buen argumento, mas obtengo sinsentidos.
 
 
Su alegre canción repetíamos obsesivamente. Siguiéndolo, alborozadas, nuestras tristezas olvidábamos.
 
 
Alegres, graciosas, risueñas, algunas doncellas entonan canciones ilustres de origen sacrosanto.
 
 
Obtuvimos prebendas. Estamos realmente agradecidos.
 
 
Salimos a reventar, con ácidos superfuertes. Terriblemente incoherentes, cantamos ópera
 
 
El sábado pasado escribieron juntos un ensayo largo, oscuro, sarcástico.
 
 
Soy investigador, me pongo los espejuelos.
 
 
Si alguien busca enfurecerte, ríe. Es simple.
 
domingo, septiembre 10, 2006
 
Admiro vuestra explicación, nada trivial. Ustedes realmente adquirieron saberes.
 
 
Abuela bella, dame ilusiones con arrojo; ríe, invéntame aventuras.
 
 
Sólo usted, a veces, entiende mi estrategia: no tengo enemigos.
 
 
Siento otra brisa recorrer estos solitarios arenales. La tienda ondea suavemente.
 
 
Sólo una bonita yegua urgida galopa así, regularmente no ocasiona sobresaltos.
 
 
Ante la guerra, unámonos, no aceptemos subyugarnos.

REGLA 3: La oración anterior tiene errores.
 
 
Ahora vendo diarios, inicialmente comercié antigüedades romanas; imité algunas.

REGLA 1: La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Solamente el rey abdicaría.
 
 
Estaba necio, secando ardillas lusitanas. Algunas dejábanse, incautas. Las lavaré, así será.
 
 
Ayer comimos aquí buenas ensaladillas.
 
 
Sentí impotencia, no veía escapatoria. Rogué, grité una exclamación necesitada. Zarandeado acabé.
 
 
—Olavia robó doce iguanas nicaragüenses ayer.
—¿Robó iguanas ayer? ¡Sinvergüenza!
 
 
Esas xerigrafías tienen rarezas añadidas, ñoñas, ordinarias.
 
 
Odiamos lo extraño.
 
 
Sólo ostras locas ingiero tras algún refrigerio intenso. ¡Olé!
 
sábado, septiembre 09, 2006
 
Sol opulento, brillas entre recuerdos bellos. Intenso, amaneces solitario.
 
 

Sublimes alas lo adornaban, muy incandescentes, soberbias.

 
 
Oscuros jinetes ostentan salamis.
 
 
Dale a Dante infusiones, verás oscurecer sus ojos.
 
viernes, septiembre 08, 2006
 
Observo silenciosamente cuantas uvas recogimos. Impresionante. Donaré algunas, dadivoso.
 
 
Ayer dormí mucho, intensamente. Temía abrir mis ojos, saboreaba la oscuridad.
 
jueves, septiembre 07, 2006
 
Eres la elegida, graciosa Alabama. Nos callaste innegablemente, admitámoslo.
 
 

¡Abundantemente bella! ¡Una ninfa, dirás! Abundancia no, tengo elegancia.

 
 
¿Obesa? Bueno, eres sólo abundante.
 
 

Inmediatamente negué dichas enunciaciones falsas. ¡Embusteros! ¡No soy obesa!

 
 
Siéntome indefenso.
 
 

Somos unos sonsos, pobres idiotas. Realmente opas, .

 
 
En suelo tailandés recibí esta medalla. Estaba contento, en realidad atraía suspiros.
 
 
Si esa xerografía usas, afrontarás las más espeluznantes novedades. Te estremecerás.
 
 

¡Así! ¡Lámeme, descarado! Excítame así, sexualmente.

 
 
¡Admirad! ¡Dioses marinos, iracundos, resoplan! Este maremoto obliterará setenta lozanas aldeas.
 
 

Saquemos aquella bonita rosa, o sólo admirémosla.

 
 
No olvides venir encuerada. Degustaremos amor días enteros, sabrosa.
 
 
Silenciosamente, un latido tenue anuncia novedades.
 
 
Al valle acudieron silenciosos. Algunos llevaban lanzas, algunos decían oraciones. Representaban al sultán.
 
 
Obraste mal negándote inflexiblemente. Provocaste odios, te expusiste neciamente, causaste iras avasalladoras.
 
 
De esos señores conseguí anfetaminas. ¿No sientes omnipotencia?
 
 
Sucios, andrajosos, cuatro indigentes errabundos deseaban alcanzar descanso.
 
 
Siempre amé tener ímpetus radicales. Implanté cadenas alcanzando saciedad.
 
 
Estos malos pensamientos están corrompiéndome, ingenian nuevas acrobacias dionisiacas o satíricas.
 
miércoles, septiembre 06, 2006
 
En Xochimilco adorábamos gritar estupideces revolucionarias, anticuadas. Decíamos atrocidades maoístas, exclamábamos nimiedades trotskistas, empecinados.
 
martes, septiembre 05, 2006
 
Sus espasmos son únicos, durante aquellos momentos ella nunca tiembla exageradamente.
 
 
Si osas besarme, aténte. Recuerda la advertencia sesudamente.
 
lunes, septiembre 04, 2006
 
Sí, esas nalgas tienen encanto, nalgas con infinito ardor. Deseo obsesivamente sobarlas.
 
 
¿Sopa o ravioles? Pediremos revisar esas notas. De estafarnos nos tienen económicamente sentenciados.
 
domingo, septiembre 03, 2006
 
Oye, bonito: estuviste lúcido, increíble, saliste con observaciones sorprendentes.
 
 
Salí, oteando cuatro imponentes obeliscos.
 
 
Si aún tienes ardores ninfomaníacos, intenta contentar al socio.
 
 
Sola, ocultabas los dados. Así detenías ofrendas satánicas.
 
 
Sólo once ñames apañé dando órdenes recias a soldados.
 
 
Sí, acúseme nuevamente, (tonto o retardado) aumenté las esperanzas soñadoras.
 
sábado, septiembre 02, 2006
 
Oye, xerógrafo imbécil, guarda esos números. Ahora debo ochocientos santorales.
 
 
Siempre olvido los vientos. El norte tiene aires limpios, oxigenados.
 
 
¡Supéralo! Un caso extraño, sí. Olvídalo, solvéntalo.
 
 
Sombras obscenas permanecen en su alma; recuérdanme los oscuros sucesos.
 
 
Ofrézcanme senos turgentes: realmente adoro sopesarlos.
 
viernes, septiembre 01, 2006
 
Ocultas varias acciones con intenciones oscuras. No avanzas dando ostras.
 
 
Adiós, mi amada. Regresaré ganador, ovacionado.
 
 
Estás seduciéndome con anís poco amargo.
 
 
Si estás dudando, una cosa inteligente es negarte. Dividida o melindrosa, escapa.
 
 

Obscena, sus caderas usaba, las ondulaba, seduciéndome.

 
 
Extraño sus ósculos.
 
 

A ustedes los llamarán amantes, recriminándoles eso.

 
 
Seré ofensivo, bares recorreré. Esa mañana azul, necia escapaste; resentido aullaré.
 
 
Esta soledad tan utópica, parece inspiración dantesca. Asusta sobremanera.
 
 
Soñé incoherencias, empollando manzanas por razones estúpidas.
 
 
Sólo a las vírgenes amo. Jodérmelas espero siempre.
 
 
Sácalos apresuradamente; casi atacan, recios, los otomanos salvajes.
 
 
Olvidé los otros relojes, espero sacarlos.
 
 
Las abejas se comunican irradiando varios olores.
 
 
Soy algo lascivo.
 
 
Soy un cabrón, un lisonjero espurio. No te acerques, sal.
 
 
Siempre intento lamer las almejas suculentas.
 
 
Son así los usos de algunas bibliotecas: leen en sillas.
 
 
Los estoicos vástagos aguantaron nuevas tormentas. Ahora retoñan nítidos, ostentosamente saludables.
 
 
Sólo en París tenemos encuentros normales. Tenemos roces incansables, orgasmos nítidos al levantarnos.
 
 
Oscuros somos, con una rara oscuridad septentrional.
 
 
Somos oscuros nosotros, somos oscuros.
 
 
No oigo cuando tú ululas reiteradamente. ¡No oigo, sonso!
 
 
¿Así pensabas asustarme, ronroneando tenebrosos aullidos nocturnos?
 
 
Siempre algún tenista intrépido sabotea fácilmente a Cabeto en Roma, lo apartan.
 
La última palabra del último post sirve de acrónimo para la frase del siguiente.
Debido a los cambios que está implementando Blogger, debes teclear /ncr al final de la dirección del dominio que tu navegador te muestre. Es decir, si en la barra de dirección de tu navegador muestra "http://acronimos.blogspot.com.ar", deberás teclear "http://acronimos.blogspot.com.ar/ncr".

Puntaje a partir del 1° de enero de 2008

Cabeto Administrador +1181
LaTurca +1054
Marthita +874
Ala +782
Emmanuel +618
Adriana +266
Gloria +168
Algo para recordar +136
Eli +122
Susy +089
Rubén +083
Diego +079
Sigilosa +053
Cecilia +029
TT +027
Francisco +012
Javier +011
Alabama Worley +010
Vylia +010
Dante Co-administrador +003
Juan +003
La Co +001
Nashira +001
Yue +001
Valeriana -002

PUNTAJE HISTÓRICO

Cabeto Administrador +2356
Emmanuel +1893
LaTurca +1736
Ala +1268
Marthita +1107
Adriana +335
Olavia Kite Fundadora y administradora +300
Diego +124
Dante Co-administrador +073
Vylia +072
La Co +039



Último recuento hecho el dos de abril de 2012 con el acrónimo de LaTurca terminado en 'acrónimo'.


- CAJA DE RESONANCIA -



¿QUÉ ES?

acrónimo.
(Del gr. ̚κρος, extremo, y -ónimo).
1. m. Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olante) n(o) i(dentificado).
2. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (cr?di)to.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Acrónimos empezó como un divertido juego de palabras en inglés que pronto fue adaptado al portugués, y ahora, al español. El objetivo es construir una frase a partir de las letras de la última palabra del post inmediatamente anterior. El carácter de la frase (serio, tonto, indecente) no importa. ¡Lo esencial es que la frase forme el acrónimo correctamente y tenga sentido! Cada frase correcta le otorga 1 punto al jugador.


JUEGA

¡Todos están invitados a jugar! Dejen un mensaje en la Caja de resonancia con su nombre, E-mail, la dirección de su página (en caso de tenerla) y su país de origen. El único requisito indispensable es tener una cuenta en Blogger. ¿Qué esperan? ¡Únanse y diviértanse!

Blogstop es el juego original. Acrônimo es el juego en portugués.


REGLAS
  1. Se otorgará un punto a una oración si ésta tiene sentido, buena ortografía y gramática, y si tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  2. Se quitarán dos puntos a una oración que contenga faltas de ortografía o sintaxis.
  3. Se quitará un punto a una frase que parta de otra que contenga faltas gramaticales u ortográficas.
  4. Se quitará un punto a la frase que no tenga como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  5. Las oraciones deben ser completas, con sujeto y predicado. Los fragmentos serán tomados como faltas gramaticales.
  6. No se permite usar nombres propios, exceptuando el caso de nombres de jugadores de este blog, escritos tal como aparecen en la tabla de puntaje sí son permitidos.
  7. La última palabra de su frase no puede exceder los 20 caracteres, y debe ser puesta en negrita.
  8. Nuestra referencia máxima es, El Diccionario. La excepción a esta regla son los nombres propios aceptados (ver regla #6). Es decir, una palabra es válida ÚNICAMENTE si aparece en la lista de jugadores de Acrónimos o si aparece en el diccionario de la RAE, tanto en búsqueda directa o dentro de una definición.
  9. Un mismo participante no debe escribir dos frases seguidas; se parte siempre de la frase de alguien más.
  10. ¡Revisen bien sus frases antes de publicarlas! No quieren perder puntos, ¿o sí?
  11. Los posts no deben contener nada que no sean las frases del juego. La Caja de resonancia está abierta para cualquier otro tipo de conversación y avisos del administrador.
  12. Dado el caso de que dos o más personas escriban frases a partir de la misma palabra, sólo la primera en aparecer publicada será válida. Si varios minutos después aparece la otra oración, aunque ésta muestre una hora anterior, será inválidada, siempre que el hecho suceda cuando pueda ser válidado.
  13. Cuando un post no sea aceptado (si no cumple con alguno de los requisitos), el siguiente debe partir de la última frase correcta que se haya escrito.
  14. Para asegurar su permanencia en Acrónimos, los jugadores deberán hacer como mínimo un post cada tres meses. En caso de ser retirados del juego, pueden solicitar su reingreso con un comentario en la Caja de resonancia.
  15. NINGÚN jugador podrá borrar o modificar su oración publicada una vez que otro jugador haya publicado una nueva oración a partir de ésta.
  16. Cualquier discusión en torno al desarrollo del juego será moderada por el Administrador y resuelta por éste.

ARCHIVOS
agosto 2003 / septiembre 2003 / octubre 2003 / noviembre 2003 / diciembre 2003 / enero 2004 / febrero 2004 / marzo 2004 / abril 2004 / mayo 2004 / junio 2004 / julio 2004 / agosto 2004 / septiembre 2004 / octubre 2004 / noviembre 2004 / diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / abril 2005 / mayo 2005 / junio 2005 / julio 2005 / agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / mayo 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / julio 2011 / agosto 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 / octubre 2012 / noviembre 2012 / diciembre 2012 / febrero 2013 / marzo 2013 / mayo 2013 / junio 2013 / julio 2013 / mayo 2015 / octubre 2015 /


Powered by Blogger