ACRÓNIMOS


jueves, enero 31, 2008
 
Saca una pala, luego ayúdanos. Necesitamos tapar aquel río lastimero, apilando sosa.
 
 
O nos entregan rameras, o saldrán a suplantarlas.
 
 
Discúlpame, Emmanuel, si pido revancha. Ofensas pusilánimes ocurrieron. Se intensificaron tanto, onerosas.
 
 
Antes no importaban mis ofensas. Sí importaba decirme algún despropósito.
 
 
La antigua petrolera inició con enorme, real animosidad.
 
 
Recibí esta cordial invitación. ¿Tienes alguna lapicera?
 
 
Oportunamente buscaré su extenso repertorio. Vaya ahora, dé otro recital.
 
 
Soy ese buen observador.
 
 
Oh, bonito su teñido; ¿al cabello unta lavanda o sebo?
 
 
Si Olavia no atase tan apretado, saldríamos. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Oye, bribón, siempre tú andas cantando unas largas operas, sonatas... --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Atraviesen los coches o habrá otro lío, intenten zafar aquellos dos obstáculos.
 
 
Soy oaxaqueño, bebo ron, escojo mentirte, alejo niños, estoy realmente alcoholizado.
 
 
Retiraste acrónimos malamente, Emmanuel. Reescribir afecta sobremanera.
 
 
¿Sienten excitación, ñoños? ¡Ofrezco rameras!
 
 
Si obrase buenamente, responderíamos solícitamente. Aquí, las intenciones están no tan enjundiosas, señor.
 
 

Solicitamos oraciones lúcidas, incluyendo calidad. Intentaremos tener acrónimos muy ostentosos, sobresalientes.

 
 
El silencio cayó rotundamente. Una palabra, una lúcida oración solicitamos.
 
 
Solamente Emmanuel diría idioteces con intenciones ominosas. Su asquerosa mente enfermiza no tiene escrúpulos.
 
 
Si Ala no deja este concurso, escúpanle sediciosamente.
 
 
Otro boludo osó escribir sandeces.
 
 
El xilofonista intentó tocar oboes.
 
 
Los otros coprotagonistas actuaron mal. Ellos no tuvieron éxito.
 
 
Los ojos de aquella zagala aprecio locamente.
 
 
Seis ángeles livianos, incandescentes, trabajan resarciendo aquel lodazal.
 
 
Los españoles no tienen ojos saltones. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Según algunos lugareños, implementarían transportes algo lentos. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Los ojos de aquella zagala admiro locamente. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Seis ángeles livianos, incandescentes, trabajan resarciendo el lodazal. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Otro buen juego era tirar ilotas vivos al salitral.
 
 
Es necesario concentrarnos o no tendremos razones objetivas.
 
 
Sus últimos colores utilizó maravillosamente. Belleza encontró.
 
 
Oye, bribón, saca el queso, úntalo inmediatamente. Ofrécelo sinceramente o sucumbe.
 
 
Según un senador uruguayo (radical), regalarían apartamentos nuevos... ¡Demasiado obsequiosos!
 
 
Su último suspiro usó raramente: reconstuyó androides novedosos desperdiciando otros.
 
 
Olavia recuerda al lector español, susurrando.
 
 
Largos acrónimos tienen interesantes gesticulaciones orales.
 
 
Estoy muy mal. ¡Ah, no usen el látigo!
 
 
Ayer me escuchaste nombrar asombrosas zanahorias: Adriana, rlrm, TT, Emmanuel...
 
 
¿Aquellos lelos están vacilando o siempre intentan amenazarte?
 
 
Los autores tenebrosos urden relatos con alevosía.
 
 
"Ayer no observé raros movimientos", aseguró LaTurca.
 
 
Ala se ufana, se tiene amor realmente anormal.
 
 
Si un misterioso espíritu ronda, inevitablemente os asustará.
 
 
Se encerraron nueve clérigos. ¿Intentarán leer los opúsculos sumerios?
 
 
Siempre uso calcetines, importados o sencillos.
 
 
Es su calzado algo raramente aceptable, Marthita usa zapatos asquerosamente sucios.
 
 
Es nuestro temido enemigo; nos distrae ideando, siempre, tremendas escaramuzas.
 
 
Solamente un bosnio intentó traer aquella metralleta, era nuestro teniente, ¿entendiste?
 
 
Ojalá regreses intacto. La lluvia arreció súbitamente.
 
 
Estuve caminando un año. Tontamente, olvidé reposar intentando alcanzar nuevas orillas.
 
 
Sus órdenes repetía permanentemente. Raramente entendíamos nociones de este nuevo teniente ecuatoriano.
 
 
Algunas veces eres sorprendente.
 
 
Son esos ñandúes, obviamente, rápidas aves.
 
miércoles, enero 30, 2008
 
Algunas zonas urbanas lucen algo descuidadas, ¿observó, señora?
 
 
Se ilusionó neciamente Valeriana. Esperanzada, recogió geranios ufanos entre nenúfares zafirinos, azulados.
 
 
Adriana realmente quiere un enorme oso; los osos generan olorosa suciedad. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Se internaron, nuevamente, vadeando el río; guiaban, únicamente, expedicionarios novatos: zaireños arqueólogos. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ala preguntó, respóndale, Olavia; porque indagando, alegará definiciones algún sinvergüenza.
 
 
Solamente usando su perspicacia, el nuevo director estableció reglas legalmente apropiadas.
 
 
Estaba mejor, pero enfermó de empacho. Recomendaron no iniciarle diálisis o suspenderla.
 
 
Ahora pasean regocijándose en su ufanía, rumiando alguna trampa, empedernidos...
 
 
¿Lograrás alcanzarlos? Tienen urgencia realmente, compañero. ¡Apresúrate!
 
 
¿Lloras, Ala? Te usaron repeditamente, abusivos. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ocho fumigadores iniciaron con intenso aerosol, LaTurca.
 
 
¿Acá mienten, oficial?
 
 
¡Oh, la amistad vivo intensamente! Amo.
 
 
Ayer me insultó, gritando, Olavia.
 
 
Ayer me insultó Olavia, gritando.
 
 
Opinar puede importunarnos. No avives rencillas, amigo.
 
 
Si Ala comenta, algo lelo opinará.
 
 
Ahora tienes aquel queso untable esperando, sácalo.
 
 
¿Suele el ñu orinar recostado? Intentaré traer alguno. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Si el ñoño opina, rían. Indefenso, tendrá ataques.
 
 
Algunos locos gritan al realizar adustas bromas, intentan asustarnos. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Su esbleta ñata ocasionaba risas. ¡Imaginen tremenda algarabía! --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Él nunca obra justamente. Obsérvelo, señorita.
 
 
Se está generando una revolución anímica mundialmente. Entiéndanlo, no toleraremos enojos.
 
 
Si algunos redactan ciertos acrónimos sarcásticos, tendrán intereses comunes, amigo, seguramente.
 
 
Sí, algunos ladrones acostumbran dejar anotaciones sarcásticas.
 
 
Ocho meseros ingleses nos ofrecieron sabrosas ostras saladas.
 
 
Oigan, yo escuché, nítidamente, dos oscuros lamentos ominosos.
 
 
Recién el celador oyó su tictac, alegremente despertó oyéndolo.
 
 
¿Sólo el ñu orina recostado?
 
 
Algunos camaradas rumanos olvidaron saludar, teniente. Intentaremos corregirlos, obviamente, señor.
 
 
Ala falla repetidamente en nuestros torneos acrósticos.
 
 
Si aquellos brutos ofenden reiteradamente, estarán amenazando nuestra decisión. Olvidemos la afrenta.
 
 
Algunos barones renacentistas impidieron gestiones oscurantistas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Solamente algunos buenos obreros revolucionarios están atendiendo nuestras desdichas donándonos óbolos, leche, abrigo... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Olavia se comió una rata apestosa, saboreándola.
 
 
Suelen usar esas levitas tan oscuras...
 
 
¡Apresúrate, TT! rlrm anda suelto.
 
 
Estos sí tienen respaldo. Usa cinco tornillos, únicamente; refuérzalos atrás.
 
 
Sinceramente imploramos nuevos camastros. Estos respaldos atacan mi espalda, no tienen estructura.
 
martes, enero 29, 2008
 
¡Silencio, escuche cómo ronca! Es tan ordinario, sinceramente...
 
 
Sombríos alguaciles niegan testimonios interesantes falsificando impunemente cédulas antiguas, realizando nefastos oficios secretos.
 
 
Sabiamente observó, benévolamente escogió, rápidamente bendijo, infamemente olvidó santificarnos.
 
 
Evidentemente se creen reyes, insisten tanto... ¡Ordinarios, soberbios!
 
 
Ojalá puedas interpretar nuestros escritos.
 
 
Serán estupendos sus escritos. Ahora, no decepcione, opine.
 
 
Sonso Ala, tiene ideas seriamente funestas. Ahora comenta cómo iluminar ocho navíos españoles, seseando.
 
 
Siempre interpreta nuevos temas; aquel xilofonista incluyó serenatas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sus acrónimos (tan imaginativos, siempre), facilitarían algunas cuestiones. Comience indicándonos ortografía; nosotros estudiaremos sintaxis. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Si otros mienten, están tarados. Intentar engañarnos nunca dará, obviamente, logros o satisfacciones.
 
 
Repitieron el mismo exhorto, nos dijeron a nosotros: "Desnúdense o los obligaremos sometiéndolos".
 
 
Otros brutos no utilizan buenos instrumentos. Luego andan remendándolos.
 
 
No abunde usted, señora, en adornos baratos; una novia debería obnubilar.
 
 

Si alguno babea, estará nauseabundo.

 
 
Son únicamente tres indios, los españoles saben...
 
 
Nuestras oraciones resultaron muy amenas; nuestros dichos, obviamente, sutiles.
 
 
Recibimos el nuevo ultimátum. ¡Nos conminaron inmediatamente a retirarnos, osados normandos!
 
 
Sólo esos ñoños obesos renunciaron.
 
 
Otros besos tendré esta noche; disculpe, Rabo. ¡Acábela, señor!
 
 
Al gozar orgasmos tendrás amor. Realmente lo obtendrás.
 
 
Señor, ¿es ñoño o rotundamente idiota? Temo agotarlo...
 
 
Sabré amarla bien. Entiéndalo, señorita.
 
 
Aunque besaras apasionadamente, nene, definitivamente otra noche ambos desvelados, odiaría, ¿sabes?
 
 
Otros besan sin esperar sentir. Intentan olvidar, no ambicionan. Déjenlos abandonados.
 
 
Olavia busca siempre errores, Rabo. ¿Vivirá, acaso, locamente obsesionada?
 
 
El xilófago traga roble añejo, no jacarandá. Es real, obsérvalo.
 
 
Si usas flechas indias, caerá inerte el nuevo teniente extranjero.
 
 
Es muy obtusa; confrontando, incluso, obviedades no entiende suficiente.
 
lunes, enero 28, 2008
 
Sacó una flauta inglesa; con ineficacia, expresó negras, terribles emociones.
 
 
Emmanuel siempre puede encontrar respuestas equivocadas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sargento, una flota invadió. Coronel, inicie evasión. No teniente, espere. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sí, el xenófobo urdió aquella lacerante iniquidad despiadadamente. Arrestémoslo, démosle escarmiento suficiente...
 
 
Suelo acabar necesitando copular incesantemente, odio no aplacar, reprimir, las omnipresentes sexualidades.
 
 
Si aquellos tres alemanes no inician conversaciones, ordenaré sancionarlos.
 
 
Sobre una mesa arrumbé raros libros oscurantistas, satánicos.
 
 
Siempre entendí matemática: integrales, derivadas, ecuaciones... Siempre puedo (realmente) entender números difíciles, incluso dividirlos o sumarlos.
 
 
Arreglaron ruedas, repararon impecablemente nuestro carruaje oxidado, nos acomodaron dos asientos semidesprendidos...
 
 
Andy, bobamente, olvidó muchas interesantes notas arrinconadas.
 
 
Su indignidad lo envilece. Nunca carga intenciones afables, las abomina.
 
 
Esa narración tiene infames errores. No debemos escucharla, silénciala.
 
 
Adriana, seguiremos interpretando (dedicando únicamente algunas mañanas) el Nuevo Testamento, ¿entiendes?
 
 
Nos estás generando rabietas asiduamente.
 
 
Se abrió la olla negra.
 
 
Sólo escucharán nuevos temas en noviembre; cuando inauguren aquel salón.
 
 
Socarrón, Ala regresó con ofensas fanáticas. Ahora grita ominosas sentencias.
 
 
Otros los vieron irse de aquella ruinosa librería arrastrando sarcófagos.
 
 
Si esas nalgas te excitan, no caigas. Intenta olvidarlas.
 
 
Oiga bruto, siempre comentando esas nalgas. ¡Acábela, señor! -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sus extraornidarias nalgas temo encontrarme, nena. ¡Cuántas intenciones obscenas! --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Al gritar, una decisión oscura sentenció.
 
 
Otros doce odontólogos nicaragüenses, tan obesos, luchan oyendo gritos intensos, agudos.
 
 
Sólo un lunático funesto, un reverendo idiota, cursaría odontología.
 
 
No ofendan, vecinos. Es desastroso acatar designios estando sulfúrico.
 
 
Olavia cocinó unos riquísimos ravioles, inimitables. En resumen, ofreció novedades.
 
jueves, enero 24, 2008
 
Oye, bribón, ¿viste inapropiados actos?; recuérdalos, eres muy olvidadizo, ¿sabes? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Otro lelo vierte, inopinadamente, dichos absurdos. Lo obviaremos. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Olavia la vigilaba incansablemente, días anteriores litigios ocurrieron.
 
 
¿Indio? No digas imbecilidades, olvídalo.
 
 
Soy indio.
 
 
Andy nunca usó ninguna camisa innovadora, Olavia .
 
 
Ordenando las innumerables gacetillas, Andy releyó cuatro anuncios.
 
 
Obreros bolivianos son cruelmente explotados, niño oligarca.
 
 
No olviden traer algún recuerdo indudablemente obsceno.
 
 
Sería interesante guisar una iguana en rico oporto, notario.
 
 
El secretario privado le entregó nuestra demanda inicial; después otros siguieron.
 
 
Sus ingeniosos escritos me parecen rotundamente espléndidos.
 
 
Ese xenófobo termina reiterando el mismo odio, siempre.
 
 
Ofrezco remar desde el noray al dique armenio, mi empresa no tiene extremos.
 
 
Oscuros lagos intentamos secar. Quizás una embarcación ateniense recuperemos, limpiándolos ordenadamente.
 
 
Otro día intentaremos olisquearlo.
 
 
Debo insistir, Emmanuel genera odio.
 
 
Ocho peruanos ofrecen recuperar tu uranio. ¿Nadie intentará decirles, advertirles, Diego?
 
 
Debemos ofrecer salmón. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Oye, payasa: ofenden reiteradamente, tan unidas, niñas... incluso de a dos. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Entenderme no tiene importancia, ¿eh? Nomás dame oportunidad.
 
 
Si antes no amaste, mentías, Emmanuel. No te entiendo.
 
 
No estés chingando, intenta olvidar sanamente.
 
 
Nos atacáis con indigna oratoria, necios.
 
 
Siempre estamos sesionando, imaginamos otra nación.
 
 
No entiendo, ¿cuándo iniciamos otra sesión?
 
 
Ala busca respuestas, incluso escribe reclamándolas; ¿oyen, necios?
 
 
Ocho mineros internáronse nuevamente, obscuros subterráneos abrieron.
 
 
Olavia buscaba esa señal ominosa.
 
 
¿Eres hombre? ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Si uno busca tener energía rápidamente, requiere atenderse, no estar obeso.
 
 
Otros recorrieron algunas ciudades; incluso, obviamente, Nápoles en subterráneo.
 
 
Ala no intentó mejorar, apenas depuró oraciones.
 
 
Olavia recordaba, incluso, nuestras absurdas recomendaciones. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Alguien nos indicó, muy amablemente, donde orinar. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Aunque le escribí graciosas recomendaciones, insistió animado.
 
 
Satisfacer un buen ideal da alegría.
 
 
Subimos un buen trecho. Estábamos rendidos, realmente agotados... nos esperaba otra subida.
 
miércoles, enero 23, 2008
 
Observadores bosnios se colaron en nuestros ocho subterráneos.
 
 
Él normalmente generaba acrónimos larguísimos; algunos, nada agradables, decididamente obscenos.
 
 
Sí, estoy por tener independencia. Estrenaré mi bar ricamente engalanado.
 
 
Andy tiene recursos; espera viajar en septiembre.
 
 
Ese xilofonista coge incesantemente. ¿Te atreves?
 
 
Ahora, ¿me arrullarías? ¡Me excita!
 
 
Simplemente estoy mendigando amor. Nat, ámame.
 
 
¿Alguien vino esta semana?
 
 
Seis extraños ñoños obesos rostizaban aves.
 
 
Son artículos largos, aburridos, Marthita; algunas notas deberían realmente acortarse, señora.
 
 
Zinc, oro, níquel... consíguelos; entonces, recubrirás aquellas salamandras.
 
 
Él sí tiene ranas en cuarentena; hace extrañas zonceras.
 
martes, enero 22, 2008
 
Zarandea así las ancas, me evitas releer insulsos acrónimos... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Es tan ridícula esta conversación; harta esa zalamería. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Olvida las vindicaciones invocando delicadeza. Exhibes nulidad, sumisión, estrechez...
 
 
Durante ese siniestro podrán aparentar buenas intenciones los aseguradores. Después, ¡olvídense!
 
 
Algunas mujeres aturdidas buscan, inútilmente, los intereses de algún despabilado.
 
 
Ala me atribuyó diatribas realmente insultantes. Nos asombró. ¿Recuperará la amabilidad?
 
 
Su única cuñada intentará amadrinarla.
 
 
No usen esa vajilla antigua, sucia.
 
 
-Agarra las zanahorias; añade puerros, remolachas -indicaba Marthita armando recetas obviamente nuevas.
 
 
Al declamar raras intenciones, a nadie alzaprimaron.
 
 
Sí, Olavia, luces un cacho inquieta; ¿o no, Adriana?
 
 
La angustia generalmente resulta inútil, Marthita, ¿acaso soluciona?
 
 
Es siempre tan intenso el recuerdo, casi ocasiona lágrimas.
 
 
Si odiase buscar rastros inútiles ahora me encontraría, neciamente, tirándoles estiércol.
 
 
Sus anteojos le impedían ver aquellos zapatos ornados sobriamente.
 
 
Sólo intento no fornicar o no iniciar con asquerosos salivazos.
 
 
Ese xilofonista que usted invitó sabe interpretar tantas obras sinfónicas...
 
 
Ese xilofonista quiso un instrumento sorprendente; intentó tocarlo en cuanto estuvo solo.
 
 
Si utilizan buenas recetas, encontrarán placeres totalmente inesperados. Con inimitable afán, Marthita elabora nuevos tentempiés exquisitos.
 
 
Su entusiasmo cede al recordarla. La ama subrepticiamente.
 
 
Arduamente pinté algunas rejas. Emmanuel, jocoso, olvidó secarlas.
 
 
El xilógrafo cordobés utiliza siempre aparejos.
 
 
Su ingenuidad no conmueve, es realmente actuada. Miente enormemente. Nunca tiene excusa.
 
 
Olavia se trata esa osteoporosis. Pacha ofrece remedios oportunos, sin insistir, sinceramente.
 
 
Ese sueco tiene osteoporosis.
 
 
Ojalá resulte esto.
 
 
Obispo, la infeliz grey, ofuscada, frecuenta recintos extraños. No intente cambiarlos, ore.
 
 
Al menos, intenta ganar, oligofrénico.
 
 
Sí, úsalo inmediatamente con intenciones destructivas, amigo.
 
 
Intenté nuevamente subir: una loca tarea, absolutamente suicida.
 
 
Siempre insultas.
 
 
Estás siempre tan ridícula: esas medias, el camisón... Esmérate, ¿?
 
 
Obedéceme, bella esclava, dame ese cáliz exquisito... Me estremeces.
 
 
Estás siempre tan adolorido, ñoño. Anda, despierta, ¡obedéceme!
 
 
El xilofonista calcula usar su atril, típicamente estañado.
 
 
Sí, Emmanuel, generaste un revuelo aquí... Mentiste esa noche, tonto, ¡excúsate!
 
 
Según opiniones periodísticas, agitadores políticos entrevistarán a nuestro decano. ¿Oirán nuestras ocurrencias? Seguramente...
 
 
Entre los edificios, guardias armados nos traían esposados, sopapeándonos.
 
 
Se usaron buenas imitaciones. También agregaron mármoles egipcios, no tan elegantes.
 
 
Sus órdenes recibimos de inmediato: debíamos atacar súbitamente.
 
 
Son ocho luces iluminando aceras sórdidas.
 
 
¿Ofreces fórmulas tan absurdamente largas? Mejor ofréceme lógicas o geniales ideas, cual antes solías.
 
 
No olvides tus anteojos; recuerda indicaciones oftalmológicas...
 
 
Solamente otro brandy reanimará al notario.
 
 
Olavia recién tenía oscuros pensamientos, Emmanuel. Déjala, idiota, consejeros oportunistas sobran...
 
 
Aquellos bonzos reclamaban, airadamente, zapatos ortopédicos.
 
 
Amigos... reciban este, nuestro abrazo.
 
 
Amigos, haced oro reuniendo arena.
 
lunes, enero 21, 2008
 
Es simple: para llegar en noviembre, deberías iniciarlo desde ahora.
 
 
Rabo está siempre pensando. Olavia no demuestra entender. ¿Marthita?, ¡espléndida!
 
 
Escribí seis cuentos, Olavia... ¿Leíste alguno? ¡Respóndeme!
 
 
Si usted fuera inteligente comprendería, inmediatamente, el nuevo temario escolar.
 
 
Solamente entienden nimiedades. Tanto intelecto menor es notable: tienden a leer, escribir... suficiente.
 
 
Solo, observando, medio borracho, recordaba increíbles aventuras sentimentales.
 
 
Sus ojos (medio bizcos) realmente impresionan. ¡Ay, santísimo! --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
No, Emmanuel, nos abrumas... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Estoy sumamente triste, recordando el lago, las alamedas sombrías...
 
 
Olavia pintó tu increíble melena acuciosamente. Mírala, es negra, tiene estrellas.
 
 
Entonces no faltaba antes de aquel día oscuro... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Olavia parece tener ideas muy amables; mientras Emmanuel nunca termina enfadado. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ayer caminó ágilmente sin orgullo. --------- La última palabra debe ir en negritas.
 
 
Ahora, cuando actúo, sobresalgo óptimamente.
 
 
¿Recibieron otro paquete, acaso?
 
 
Si usan polleras estarán ridículas. Intenten otra ropa.
 
 
Adriana (rabiosa, berreando) ocupó la estantería superior.
 
 
Sin oscuras suposiciones, pidió el comisario hachar aquellos raros árboles.
 
 
Si intentas negarte, vende esa rara góndola usada en Nueva Zelanda. Alguien sospechará.
 
 
Son ocho lunáticos, ocho sinvergüenzas.
 
 
Si insisten, repitiendo esas necedades, acabarán solos.
 
 
Se oía fuerte: lejanos alaridos, Marthita, algunas sirenas...
 
 
Sólo un cagón emplearía sus ofensivas soflamas.
 
 
Aunque menciones aquella noche, Emmanuel callará; evitará recordarte esos sucesos.
 
 
Recibirás esa verga enorme, nena. Tendrás ahora deliciosos amaneceres.
 
 
Ahora yo estoy reventada.
 
 
Otros londinenses anduvieron visitando Irlanda ayer.
 
 
Es siempre preferible escuchar ritmos populares. Es nuestra tradición, Olavia.
 
 
Ondeaban banderas, los internos gritaban azuzándonos. Tiranos organizaban redes inteligentes al morir el nacionalismo... ¡Tremendo esperpento!
 
 
Si usted desea amarme, me encantaría recibirla. Intentaremos coger amistosa, no obligatoriamente.
 
 
El xilofonista argentino se perdió en Roma. ¿Alguien reemplazará al sudamericano?
 
 
¿Ofendido, fantoche? Esa necesidad de imprecarme es necia. Déjalo o me exasperarás.
 
 
Olvídalo, fanfarrón, eso no dije. ¿Insistes enjuiciándome, necio? Desiste o me encabronaré. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
No insistas, ñoño, ofendiéndome.
 
 
Olavia besa sabroso, es real. Vamos, anímate, niño.
 
 
Seis obesos bostonianos, recién evangelizados, saltan, aclaman, laudan. Tienen algunas novedosas danzas. Otras luces observan...
 
 
Oí, repentinamente, gritar a nuestro intérprete zulú. Algo debió ofuscarlo, sobresaltándolo.
 
 
Zapadores obligados reprimieron regimientos irlandeses nulamente organizados.
 
 
El sacerdote tiene un pedido insólito: desea el zorrino.
 
 
Orondos borrachos vomitaron. Ingirieron alcohol mientras estaban navegando. ¡Tremenda estupidez!
 
 
Te escuché, Marthita, pero recibimos amigos (noctámbulos, obviamente).
 
 
Nos acostaremos temprano.
 
 
Esperamos de usted, compañera, algunas consideraciones incluso organizativas, Nat.
 
domingo, enero 20, 2008
 
Respetuosamente es sólo palabrerío. Esperemos tener una oportunidad. Sencillamente, así mostraremos, expresaremos, nuestra temprana educación.
 
 
Ala y usted deberían aguardar respetuosamente.
 
 
¿Repararon esos zapatos, o no? Generalmente aplican remiendos adecuados. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Aunque yo use diccionario alguno rezongará. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ahora ustedes trabajen ordenadamente. Reparen inmediatamente todo. ¡Apresúrense! Rabo intentará ayudar.
 
 
Su estampa generaba una impresión definitivamente autoritaria.
 
 
Era su turno; repartió en seguida.
 
 
Saboreamos el requesón en nuestro ático... me encanta no tener estrés.
 
 
¿Sufres o lo aceptas serenamente?
 
 
Soy un tarambana, imagino leves espasmos zarandeándome a solas.
 
 
Soy otro lúbrico uxoricida con intenciones obscenas: no esperes sutilezas.
 
 
Ocho brasileños se están quejando; ¿ustedes intentaron ofrecerles soluciones?
 
 
¡¿Odias recibir obsequios?!
 
 
Se afanaban buscando antigüedades de oro.
 
 
Ala, ¿podrías ocuparte? Recuérdales trabajar el sábado.
 
 
Organismos privados están recibiendo aportes.
 
 
Siempre organizan nocturnos recitales; increíbles, espléndidas noches de ópera.
 
 
Son ideas muy pueriles. LaTurca opina; Nat escucha sonriendo.
 
 
Sólo unos pocos escritos resultaron admirables, realmente; los otros, simplones.
 
 
¿Es tu única preocupación, Emmanuel? ¡Felicitaciones! Ahora comprenderás, incluso explicarás nuestros temores. Esperamos superarlos.
 
 
Olisqueando, perros ovejeros registraban todo. Una noche, aquí mismo, entraron novicias. Traían estupefacientes.
 
 
Zapadores alemanes pudieron abrir trincheras, oportunamente.
 
 
En serio, traes una porquería inmensa desnivelándote el zapato.
 
sábado, enero 19, 2008
 
Su inteligencia es muy primaria, refleja estupidez.
 
 
Olavia busca su comida en nuestra alacena, siempre.
 
 
La induje con incitaciones terriblemente obscenas.
 
 
Es lícito.
 
 
Ochenta iraníes surgieron tras él.
 
 
No intentes ninguna fechoría, ¿oíste?
 
 
Obsesivamente lo intentas, sodomita. ¿Quieres un efebo ardiente remangándote, obsceno ninfo?
 
 

Dos interinos lo olisquearon.

 
 
Eso no te impide desearme, Ala; dilo.
 
 
¿Reiteras esa cháchara, impotente? Ante mí, eunuco, no tienes entidad.
 
 
No, Ala, vergas enormes gozarás aquí, reciamente.
 
 
¿Otra bestia submarina te rompió un yate? Evita navegar.
 
 
Unas nubes obstruyen.
 
 
Esos, sus pedos, impedían respirar. ¿Intentará tirarse uno?
 
 
Sucesivos obuses bombardearon el refugio beirutí, incendiando ancestrales monumentos, enardeciendo nuestro tolerante espíritu.
 
 
Al comienzo Roma ordenó nueve inmensos monumentos, ornamentados soberbiamente.
 
 
Sí, Emmanuel nos critica invalidando libremente los acrónimos.
 
 
Sólo ella, Nat, concede ilusiones lascivas ;las autoriza. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
viernes, enero 18, 2008
 
El plan incluye salidas originales, días increíbles... organización sencilla.
 
 
Soy aquel lánguido viajero. Acuérdate, tuvimos episodios.
 
 
Se aconsejó tomar iniciativas rápido. Ahora sálvate.
 
 
Suelo opinar por opinar. Realmente intento fanfarronear en revistas o sátiras.
 
 
Son inexorables las experiencias nefastas cuando inicias ominosos senderos... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sí, Olavia, prefiero olvidar. Recuerdo insoportables, feroces encuentros, odiosos silencios... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Nuestros encuentros generalmente resultan aburridos, soporíferos.
 
 
¿Se acabaron las orquídeas negras?
 
 
Sólo Andy barría el salón.
 
 
Al menos Adriana pudo ocultar la angustia, ¿sabes?
 
 
Andy merece esas rosas, incluso claveles, algún narciso, amapolas...
 
 
Son insoportables nuestras visitas, están resultando groseras; usan esa natural zalamería americana.
 
 
Aún hay unas maderas allí, Diego. ¡Acércalas, sinvergüenza!
 
 
Ayer se quemó una escuela. Recuperamos ocho sillas ahumadas.
 
 
Ahora puedes usar nuestro teléfono, es sencillo. ---------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Aún si quisiera una extensa redacción, obtendría simplemente apuntes. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sí, Olavia... ¡lávate, asquerosa!
 
 
Olavia leerá los artículos sola.
 
 
Silenciosa, Andy lavó mil ollas.
 
 

¿Sabes una nueva tonadilla?... ¿una oración? ¿Sabes algún salmo?

 
 
Son azules, nuevas, decididamente (aunque lindas) incómodas; algo suntuosas.
 
 
Olavia se encaprichó: zapatos negros o sandalias.
 
 
Si escoges mi impresionante nabo, alimentarás rápidamente incontables oseznos.
 
jueves, enero 17, 2008
 
Recientemente, ese profesor universitario logró ser invitado, vino al seminario.
 
 
Releyendo el gran recetario encontré sopas apestosas, repulsivas.
 
 
Olavia repartió inaceptables notas al regresar.
 
 
Es nuestra teoría: el nitrógeno digerido impide orinar.
 
 
—Sí —Olavia rezongaba—, primero responda éste, Nat; después el nuevo temario, ¿entendió?
 
 
Su esposa realmente recuerda al nuevo intendente albino. ¡Sorprendente!
 
 
Seis extraños niños indígenas lograron escalar serranías.
 
 
Recuerdo esas viejas oliendo los únicos crisantemos (incipientes, obviamente nada aromáticos); retorcidas, imaginando olores, seniles...
 
 
Ocho policías reprimían. Insurgentes manifestaban ideales revolucionarios.
 
 
¡Oh! La vagina inmensa de Adriana deseo oprimir.
 
 
Ofrecían buenos vinos, intensamente aromáticos. Marthita, embriagada; Nat, también ebria.
 
 
Ahora consiguió ofenderlo. No sólo Emmanuel juzga, obviamente.
 
 
"Serenata", Emmanuel. Relee esa nota anterior, te aconsejo.
 
 
Soy ese recuerdo escondido (nunca olvidado).
 
 
Si insisten, terminaré improvisando otra serenata.
 
 
Dos ornamentos raros adornaban dos oscuros sitios.
 
 

Dos enanos imaginaban duendes amarillos, dorados.

 
 
—Señor, escuche nuestras súplicas —impetuosos beatos idealizaban la imagen de alguna deidad.
 
 
Siempre amable, TT, intenta satisfacernos facilitando algunos consejos tan oportunos. Realmente, indican alta sensibilidad.
 
 

Es muy parecida a Circeromana, hace oraciones satisfactorias.

 
 
Si Emmanuel consigue recetas, estará tomando algo muy específico; nunca tendrá empachos.
 
 

Observé las verdaderas intenciones de Adriana: decirnos obscenidades secretamente.

 
 
¡Esto se terminó! Ustedes, ¿podrían incluir diccionarios olvidados?
 
 

Dices eso sin correrte, amiga. ¿Realmente actuamos descaradamente? Ahora me encuentro neciamente tonto, estúpido.

 
 
Realmente únicos, impresionantes... Nueve días amándonos descaradamente.
 
 

Obvio, fue en nuestra defensa esa ruindad.

 
 
Exprésense sin ofender.
 
 

Alucina, luego unta con incienso nuestra alcoba; repetiremos eso.

 
 
¡Oh, bonita! Si tu recitas, únicamente yo alucinaré.
 
 
Soy el respresentante edilicio. No obstruya.
 
 
Sí, esconda sus implementos o no estaré sereno.
 
 
Si el niño teme (imagina monstruos) insistirá en no tener otras sesiones.
 
 

Ahora tienes ropas acordes para afiliarte. Recuerda: los asociados amonestan

. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última.
 
 
Alarma temer, reprimirse, angustiarse. Por ahora responderé lógicamente, ahuyentando sentimientos.
 
 
El silencio cae, acunando palabras amorosas. Tus ojos raudos intentan atraparlas.
 
 

Al menos otros repasan ordenadamente sus acrónimos mal escritos. No tienen escapatoria.

 
miércoles, enero 16, 2008
 
Ensayaríamos... Nat se ausentó (lamentablemente) aunque debía asistir, ¡sinvergüenza! -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ahora Marthita ofrece ricas ostras saladas, algunos maníes especiados; Nat trajo ensaladas. ------------ La oración contiene una palabra inválida (Regla 8).
 
 
Al salir, Andy me besó la espalda amorosamente.
 
 
Ocho fusileros ingleses consiguieron interrumpir nuestra asamblea.
 
 
Si ahora LaTurca invita vamos a nuestra desmantelada oficina.
 
 
Soñé algo terrible: espantosas libélulas impedían torneos escolares salivando.
 
 
Se estima caerán otros satélites.
 
 
Nunca uso dátiles oscuros, secos.
 
 
Obesos ratones gritaban algo. Nosotros intentamos zafarlos abriendo nudos.
 
 
Ser eficiente resulta realmente útil cuando hombres organizan.
 
 
Ayer rebané el nuevo queso usando este serrucho.
 
 
Olavia pensaba traer invitados mañana. ¡Imposible! Sólo tengo arenques.
 
 
Son otros fundamentalistas oponiéndose consistentemente al diálogo optimista.
 
 
Oportunamente podrás olvidarlo. Si insistes tanto, obviamente resultará él sofocado.
 
 
Se esperan cabales opositores.
 
 
¿Leyeron el testamento, Adriana? ¡Lamentablemente estaba seco!
 
 
Sépalo, ese xenófobo usa armas letales.
 
 
Nosotros urdimos esa valiente aventura sexual.
 
 
Sabremos entender (sin inquietarnos) otras necias acusaciones nuevas.
 
 
El xilofonista tiene reumatismos esqueléticos. Médicos austriacos sesionan.
 
 
Siento algunos temores (incluso siendo feliz), angustias casi extremas.
 
 
Ojalá llueva intensamente. Ver arroyos satisface.
 
 
Ahora sí, comerán olivas.
 
 
Antes mirábamos esos raros imanes con asco.
 
 
Lejos, en Tailandia, asiáticos niños imaginan América.
 
 
El mejor maestro alecciona niños utilizando esa letanía.
 
 
Armas horrendas oraciones, repugnantes; cada acrónimo resulta socarrón, Emmanuel.
 
 
Olavia falleció una semana cualquiera. Aburrida, decidió ahorcarse.
 
 
Adriana lo alcanzó muy ofuscada...
 
 

Ese xilófago parece estar realmente impaciente. Está nomás comiendo, inquietamente, álamo.

 
 
El xilofonista asiático ganó el reconocimiento acalorado de algunos miembros entusiastas, Nat. ¡Tenía experiencia!
 
 
Ahora no obtendrás compasión. He estado compadeciéndote exageradamente.
 
 

Ocotes feos usted soba cuando anochece.

 
 
Es latoso estar vomitando. Arde, duele, ofusca.
 
 
Sabrán interpretar los expertos nativos cosas insólitas, ominosos silbidos a medianoche en nuestro techo elevado.
 
 

Al terminar el noveno día introduzcan azufre mientras oran silenciosamente.

 
martes, enero 15, 2008
 
Olavia fue inventando cuentos incansablemente; nosotros atendíamos.
 
 
Ahora jugamos en nuestra oficina.
 
 
Seguramente aquellos lunáticos saldrían airosos... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última.
 
 
Nunca estuviste ofendida, zalamera. Estabas llorando así nomás, deseando el socorro ajeno.
 
 
Sueles organizar muchos bailes; recuerdo escuchar rock o salsa.
 
 
¿Acaso resulta ridículo un gnomo usando enormes sombreros?
 
 
¿Osas reprochárselo? Díselo entonces... no arrugues.
 
 
Nadie ordena. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Señores, incluyamos todo. Únicamente aquellas cosas indispensables obviamente no. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra dfe la frase anterior.
 
 
Sí insistiré. Tráeme una amiga, Cacaruli, inglesa o neozelandesa.
 
 
Siento escozor, náuseas tan insoportables recordando aquella situación...
 
 
Amigo, mi amor sentirás.
 
 
Oye, tarado, ¿realmente amas?
 
 
¿Ostentas sin tener erección? Nene, tómate otra...
 
 
Nena, observa cuidadosamente. Inmensa verga ostento.
 
 
Escucha, Nat, fumar es realmente muy adictivo; resultando, obviamente, nocivo.
 
 
Algunos londinenses comen arroz noruego, zanahoria alemana... Recientemente todos enfermaron.
 
 
Oye, Francisco, una sesión con Andy debería alcanzarte...
 
 
Dime, ingrata, ¿nunca estuviste realmente ofuscada?
 
 

Entonces las envía cuando termine. Recién intenté comunicarme incesantemente; ¿debo algún dinero?

 
 
Esas xerocopias, compañero, estarían listas; empero, no tenemos electricidad.
 
 

Al final actuaste notoriamente. Observé satisfecho algún mánager en nuestro teatro. ¡Excelente!

 
 
Ocho funcionarios españoles nos sometieron afanosamente.
 
 

Apareciste con otro bribón apestoso, recuérdalo, Dante. Ahora repites la ofensa.

 
 
Nuestros acrónimos deben acobardarlo...
 
 
Siempre empiezo nuevas sinfonías. Algunas causan intriga; otras, nada
 
 
Ojalá sintiera otra sensación...
 
 

Ahora tengo, en serio, ochenta roñosos osos.

 
 
Repítenos ese verso, Emmanuel, nos tienes asombradas. Repítelo, lees adorablemente.
 
 
¿Recuerdas ese verano en Nápoles, TT? Algunos recuerdos lamentables atesoro...
 
 

Soplé esa nuca alabastrada deseando oprimirla, reventarla.

 
 
No existe funcionario administrativo sumiso; tampoco, obsecuente senador.
 
 

El xilofonista creía impresionarme tocando acordes nefastos.

 
 
Eres realmente obsesiva, TT (insaciable, compañera). ¿Acaso mis esfuerzos no te excitan?
 
 
Siempre intenta nuevas caricias; encuentra realmente atractivo tentarme eróticamente.
 
 
—¿Sugieren espaguetis, ñoquis o ravioles? —intervino TT—; Ala, sincérate.
 
lunes, enero 14, 2008
 
Suelen originar problemas. Ocasionalmente realizan interrupciones feroces en rápidas avenidas. ---------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Señor: esa ñoñez ordinaria resulta insoportable, tan aburrida, soporífera. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Si osas pedorrearte, ahuyentarás señoritas.
 
 
Algunos días ofrecemos ricos almuerzos, meriendas o sopas.
 
 
A LaTurca la adoramos.
 
 
Tus relatos apestan, fanfarrón. Intenta contarlos allá.
 
 
Ningún argentino trafica.
 
 
El queso ugandés impresiona. Velo, olelo, catalo aquí, Nat.
 
 
Son unos inútiles; cuando intentan demostrar antiguas nociones de Oriente, se equivocan.
 
 
No esperes prórrogas, aquí los endeudados sólo escapan suicidándose.
 
 
Ese xilofonista pretendía lucirse interpretando, con astucia, canciones inglesas o nepalesas.
 
 
El xilofonista portugués lo interrogó, quería una explicación.
 
 
Si usas bufanda, intenta traer alguna más elegante, ¿no te expliqué?
 
 
Es pura idolatría. ¿Soportarás todo o la abandonarás súbitamente?
 
 
En Nicaragua firmé renuncias; en Nigeria, tratados. Ahora rubrico miserables epístolas.
 
 
Oferté bonitos encajes de Inglaterra en nuestra tienda. Entonces mis enemigos nigerianos temieron enfrentarme.
 
 
Olavia recuperó ganancias utilizando la ley obedientemente.
 
 
Otras buscan esculturales siluetas, armoniosas. ---------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Obviamemte recitas guturalmente. Utiliza los labios, obesa. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
¿Esperabas sentir tanto orgullo?
 
 
Seis indios nos correteaban, en respuesta al maquiavélico espectáculo. Nosotros temíamos esto.
 
 

Es sensacional tener roces eróticos, me encanta. Cuando esos dedos oprimen resulta extremadamente sensual.

 
 
Sólo algunos buenos amigos nos aconsejan sinceramente.
 
domingo, enero 13, 2008
 
El sueño culminaba así: los ogros feos regresaban, iban ondeando sábanas.
 
 
Solo, ese xenófobo urdía alguna lúgubre misión. Esa noche tuve escalofríos.
 
 
Olavia resoplaba, inflamada. Eso nos turbó... ¿acaso la excitábamos sexualmente?
 
 
Siempre Andy busca recetas orientales, sólo orientales.
 
 
Arreglé la merienda utilizando ese rábano zelandés. ¡Oh, sabroso!
 
 
Siempre incluía nueces sobre ensaladas naturistas, también incorporaba dátiles orientales. ---------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ala le mostraba una estúpida revista, zonza. Ocupación sinsentido... --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sólo ofrecían los almuerzos.
 
 
Ordenaba la vasta, inmensa, despensa. Acabé de acomodarla sola.
 
sábado, enero 12, 2008
 
Olavia reía gustosa, amable. Nosotros intentábamos zaherirla avivando rencillas lejanas, olvidadas.
 
 
Disculpa, estaba simplemente ordenando, rápidamente, gavetas amarillas; nunca intenté zanganear. Ahora deberé organizarlo.
 
 
Nunca observas... ¿ves ese desastroso archivo desorganizado?
 
 
Son, ahora, conciertos realmente interesantes; siempre tocan alguna novedad.
 
 
Organizando festivales usted supera con amplia diferencia al sacristán.
 
 
Recogí esas gardenias imaginándote. Mis ilusiones estaban, nuevamente, tan ofuscadas.
 
 
Son únicos en todo el regimiento.
 
La última palabra del último post sirve de acrónimo para la frase del siguiente.
Debido a los cambios que está implementando Blogger, debes teclear /ncr al final de la dirección del dominio que tu navegador te muestre. Es decir, si en la barra de dirección de tu navegador muestra "http://acronimos.blogspot.com.ar", deberás teclear "http://acronimos.blogspot.com.ar/ncr".

Puntaje a partir del 1° de enero de 2008

Cabeto Administrador +1181
LaTurca +1054
Marthita +874
Ala +782
Emmanuel +618
Adriana +266
Gloria +168
Algo para recordar +136
Eli +122
Susy +089
Rubén +083
Diego +079
Sigilosa +053
Cecilia +029
TT +027
Francisco +012
Javier +011
Alabama Worley +010
Vylia +010
Dante Co-administrador +003
Juan +003
La Co +001
Nashira +001
Yue +001
Valeriana -002

PUNTAJE HISTÓRICO

Cabeto Administrador +2356
Emmanuel +1893
LaTurca +1736
Ala +1268
Marthita +1107
Adriana +335
Olavia Kite Fundadora y administradora +300
Diego +124
Dante Co-administrador +073
Vylia +072
La Co +039



Último recuento hecho el dos de abril de 2012 con el acrónimo de LaTurca terminado en 'acrónimo'.


- CAJA DE RESONANCIA -



¿QUÉ ES?

acrónimo.
(Del gr. ̚κρος, extremo, y -ónimo).
1. m. Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olante) n(o) i(dentificado).
2. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (cr?di)to.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Acrónimos empezó como un divertido juego de palabras en inglés que pronto fue adaptado al portugués, y ahora, al español. El objetivo es construir una frase a partir de las letras de la última palabra del post inmediatamente anterior. El carácter de la frase (serio, tonto, indecente) no importa. ¡Lo esencial es que la frase forme el acrónimo correctamente y tenga sentido! Cada frase correcta le otorga 1 punto al jugador.


JUEGA

¡Todos están invitados a jugar! Dejen un mensaje en la Caja de resonancia con su nombre, E-mail, la dirección de su página (en caso de tenerla) y su país de origen. El único requisito indispensable es tener una cuenta en Blogger. ¿Qué esperan? ¡Únanse y diviértanse!

Blogstop es el juego original. Acrônimo es el juego en portugués.


REGLAS
  1. Se otorgará un punto a una oración si ésta tiene sentido, buena ortografía y gramática, y si tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  2. Se quitarán dos puntos a una oración que contenga faltas de ortografía o sintaxis.
  3. Se quitará un punto a una frase que parta de otra que contenga faltas gramaticales u ortográficas.
  4. Se quitará un punto a la frase que no tenga como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  5. Las oraciones deben ser completas, con sujeto y predicado. Los fragmentos serán tomados como faltas gramaticales.
  6. No se permite usar nombres propios, exceptuando el caso de nombres de jugadores de este blog, escritos tal como aparecen en la tabla de puntaje sí son permitidos.
  7. La última palabra de su frase no puede exceder los 20 caracteres, y debe ser puesta en negrita.
  8. Nuestra referencia máxima es, El Diccionario. La excepción a esta regla son los nombres propios aceptados (ver regla #6). Es decir, una palabra es válida ÚNICAMENTE si aparece en la lista de jugadores de Acrónimos o si aparece en el diccionario de la RAE, tanto en búsqueda directa o dentro de una definición.
  9. Un mismo participante no debe escribir dos frases seguidas; se parte siempre de la frase de alguien más.
  10. ¡Revisen bien sus frases antes de publicarlas! No quieren perder puntos, ¿o sí?
  11. Los posts no deben contener nada que no sean las frases del juego. La Caja de resonancia está abierta para cualquier otro tipo de conversación y avisos del administrador.
  12. Dado el caso de que dos o más personas escriban frases a partir de la misma palabra, sólo la primera en aparecer publicada será válida. Si varios minutos después aparece la otra oración, aunque ésta muestre una hora anterior, será inválidada, siempre que el hecho suceda cuando pueda ser válidado.
  13. Cuando un post no sea aceptado (si no cumple con alguno de los requisitos), el siguiente debe partir de la última frase correcta que se haya escrito.
  14. Para asegurar su permanencia en Acrónimos, los jugadores deberán hacer como mínimo un post cada tres meses. En caso de ser retirados del juego, pueden solicitar su reingreso con un comentario en la Caja de resonancia.
  15. NINGÚN jugador podrá borrar o modificar su oración publicada una vez que otro jugador haya publicado una nueva oración a partir de ésta.
  16. Cualquier discusión en torno al desarrollo del juego será moderada por el Administrador y resuelta por éste.

ARCHIVOS
agosto 2003 / septiembre 2003 / octubre 2003 / noviembre 2003 / diciembre 2003 / enero 2004 / febrero 2004 / marzo 2004 / abril 2004 / mayo 2004 / junio 2004 / julio 2004 / agosto 2004 / septiembre 2004 / octubre 2004 / noviembre 2004 / diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / abril 2005 / mayo 2005 / junio 2005 / julio 2005 / agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / mayo 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / julio 2011 / agosto 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 / octubre 2012 / noviembre 2012 / diciembre 2012 / febrero 2013 / marzo 2013 / mayo 2013 / junio 2013 / julio 2013 / mayo 2015 / octubre 2015 /


Powered by Blogger