ACRÓNIMOS


viernes, mayo 30, 2008
 
No es grande la iglesia griega, emir. Nosotros tenemos esa mezquita en Nigeria, tan enorme... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Se oyen las últimas carcajadas, intentemos obviarlas negligentemente. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Seguramente omitan las últimas críticas. ¡Idiotas, oh, necios!
 
 
Si el ñiquiñaque olvidó recompensarte, intenta tener alguna solución.
 
 
Se unieron piratas espeluznantes. Reunidos, viajaron incansablemente sobre arcas realmente largas, aterrorizando señoritas.
 
 
Si un perro está rabioso, Valeriana, intenta subirte al ropero. Luego, asústalo saltándo. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Efectivamente, no todas esas notas debían incluirse... Marthita olvidó supervisarlas.
 
 
Sí, el ganador utilizó instrucciones. Debió atenderlas mientras estaba nadando. Todos entendimos.
 
 
El yemení anodino cuenta un largo, aburrido cuento insulso. Ojalá nos explique seguidamente.
 
 
Ansío masturbarme así, bien... Lubricarme esta mano enjuta. Naturalmente, tendré eyaculaciones.
 
 
Su ojete necesita aceite. Resbalaré amablemente.
 
jueves, mayo 29, 2008
 
Algunos hombres organizan raras asambleas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Su otro niño, ¿asistirá regularmente, ahora? --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sus ocho lados deben agarrarse despacio o sonará.
 
 
Se oscurecen los días al dejarse ocluir soles. -------- La oración contiene errores.
 
 
¿Ahora me avisan? ¡Rajemos, nos observan soldados!
 
 
Decidí encuerarme de inmediato con aquella tía oriental. Realmente intentamos amarnos.
 
 
Seguramente alguien leerá una dedicatoria.
 
 
El Mesías bebe una soda tan excelsa, refrescantemente opulenta. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Está muy bien. Ustedes supieron tratarla eficientemente... Realmente, ostenta salud.
 
 
Olvida la verdad; intenta dejarla, amiga. Siempre tendremos embusteros.
 
 
Oye, Rabo, iré en noviembre... Te avisé, ¿lo olvidaste?
 
 
El niño fue elegido representante. Mejor, oriéntalo.
 
 
Oí fuertes estornudos, nuestro decano enfermó.
 
 
Ella me altera. Nunca cree incomodarme, pero a diario ofende.
 
 
Ocho feos emisarios noruegos siguen intentando visitar algunos monumentos en nuestro territorio emancipado.
 
 
Andy dice mentiras; incluso ríe ofensivamente.
 
 
Amigos, los admiro.
 
 
Sus esposas corrieron tras Ala...
 
 
Ocho beduinos se embadurnaban. Quizás untándose iniciaban otra secta...
 
 
Sus amigos le trajeron, aquella noche, delicados obsequios.
 
 
El juego es redifícil, corres inclinado, caminas invertido, orinas saltando...
 
 
Nunca olvidé cómo hacer ejercicios...
 
 
Será otra noche...
 
 
Ojalá les importara, Marthita. Padecen indiferencia, agobio... Decididamente, adolescentes son.
 
 
No olvides chingarme, Emmanuel. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oriundo de Italia, organizó seis olimpíadas.
 
 
¿Sabrías unir dos objetos? Resulta odioso. ¡Sí, odioso!
 
 
Ocasionalmente soy como un rinoceronte: obeso, sudoroso.
 
 
Sí, ella nos trajo esas notas con instrucciones ambiguas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
miércoles, mayo 28, 2008
 
Os sería conveniente, usía: redacte otra sentencia. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Será un día algo frío, requetefrío, incluso con algunos nubarrones oscuros.
 
 
Otro supo traer (rodando) ochocientos grandes ombúes del oeste sudafricano.
 
 
Organizados, los vikingos iban diariamente a Rusia. Liberaban ostrogodos.
 
 
Esta noche ofrecen recitales gratuitos. Ustedes llegarán enseguida, como invitados especiales; no deben olvidarlo.
 
 
Será una atleta veloz... Entonces, muchachos, entrenémosla: nos terminará enorgulleciendo.
 
 
Esa llama oscila suavemente.
 
 
Deseo robarme aquel santo tenebroso. Intentaré, cuidadosamente, acercarme mientras estén nalgueándose todos ellos.
 
 
Obraron bien esos síndicos. Iniciaron diligentes actuaciones drásticamente.
 
 
Ayer comí ravioles olorosos. ¡No impedirás mi obesidad!
 
 
Señora, odio reprenderla, pero resulta espantoso su acrónimo.
 
 
Oye, no, Ala, no insistas; siempre tendrás alguna sorpresa.
 
 
Oiga, buena señora, expresa su indiscreción ofensivamente: nos agravia diciéndonos onanistas.
 
 
Su abstinencia lo tiene afligido. No descansa, obsesionado...
 
 
El sucio pederasta está realmente asombrado. Niñas zaireñas arriban saltando.
 
 
Si Emmanuel respeta este nuevo acuerdo, tendremos esperanzas.
 
 
Oye, si codicias unos lindos ósculos, serénate.
 
 
¡Necesito ósculos!
 
 
Además nos intimidas... Mira, amigo, debiste venir, escribirnos, revisar sintaxis, incluso ortografía, ¿no?
 
 
Si ofendes, baboso, obtendrás nuestra animadversión.
 
 
¿Ahora me besas así, sobona?
 
 
Nuestra amistad terminó. Insólitamente, lloramos ambas.
 
 
Siempre andan bebiendo esa natilla.
 
 
Es xenófobo, totalmente retrógrado, algo ordinario, ridículo, demasiado interesado, necio... Amigos, resultan insuficientes adjetivos, ¿saben?
 
 
Olavia indicó seis tareas extraordinarias.
 
 
Intenta no ofenderme porque olvidaré respetarte. ¡Tendrás una nalgada! ¿Oíste?
 
 
¡Sos inoportuno!
 
 
Sus extraordinarias nalgas conocí, incluso las lamí. ¡Oh, !
 
 
En nuestra farmacia encontrarán remedios modernos o sencillos.
 
 
Si algunos londinenses tosen, entonces aquí recibiremos tantos enfermos.
 
 
Aunque me ignores: gracias. Odio saltearte.
 
 
Oigan, podríamos unirnos, luego emanciparnos. No teman, amigos.
 
viernes, mayo 23, 2008
 
Oye, bromeaba, idiota. Sí, puedes ofrecérmelo... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El xenófobo, ¿pudo urdir esa siniestra trama, obispo? -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Os propondré una linda enseñanza: no talen árboles. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El xilofonista pidió una edecan sabrosa, tetona, opulenta. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
El señor pidió este raro alhajero, recientemente expuesto.
 
 
¿Debo estar convencido íntimamente, decidido a no someterme? Esperaré...
 
 
Sí, únanse, bonaerenses, justifiquen esa tarea inaudita. Viajen, inmediatamente, desde aquí. ¡Decídanse!
 
 
Resquemor... ese sentimiento es nocivo, tiene implícitos miedos, ira... Edifiquemos nosotros, todos, otra subjetividad.
 
 
Ayer conocí a mi padre... Abrazaba resentimientos.
 
 
Esta noche, seguramente, el guía uzbeko indicará dónde acampar.
 
 
Ojalá consigas recuperarlo enseguida.
 
 
¿Alguien se quedó un encendedor rojo? ¿O sería ocre?
 
 
El xilofonista aquí se pedorrea. Es realmente asqueroso.
 
 
El niño sueco es ñoño, atento... realmente me exaspera.
 
 
Si osas ningunearme o reprimirme, entonces nunca sabrás enseñarme.
 
 
Su abuelo usaba calzones estilo sonorense.
 
 
Ocho sopilotes con urticaria rompieron ocho sauces.
 
 
Opté por traer impresos menos oscuros.
 
 
Oímos y escuchamos... mas, ¿entendemos? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
¿Oíste?, para tener inferencia, mejor oyeme. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sí, en grandes urbanizaciones resultó óptimo.
 
 
Si usas resina, el ñoqui apestará seguro.
 
 
Os traeré ricas ostras sureñas.
 
 
A mi esposa regalé incontables caramelos; ahora necesita otros.
 
 
Nuevamente, Olavia busca lucirse en zapateo americano.
 
 
Su imperio tiene universales atributos: compromiso, integridad, orden, nobleza.
 
 
Nos uniremos contra las experiencias atómicas, ¡retira esa sentencia! -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Si iluminaron tus arterias con inyecciones obviamente nucleares. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Adriana comentó, con intencionalidad o no, esa situación.
 
 
Se unieron grandes empresas rapaces, intentando recuperar las acciones.
 
 
Ala, resultó genial esa nueva teoría, interesante. No olvides sugerirla.
 
 
Se oyen bombos retumbando, atronando, ¡bombos argentinos!
 
 
Esperanzados nuevamente, con empeño renovado, regresamos al despacho... ¡Optimismo sobraba!
 
 
Su impunidad los entusiasmaba: nunca consiguieron involucrarlos o sospechar algo mientras ellos nos tuvieron encerrados.
 
 
De esa golosa, exquisita negra estoy románticamente amarrado. Deseo observarla silenciosamente.
 
jueves, mayo 22, 2008
 
Su esposa guarda un recuerdo imborrable de aquellos degenerados...
 
 
Soy aprehensivo, terriblemente inhibido. Sólo fumando ayahuasca consigo tener osadía, recuperando (intoxicado) arrojo, seguridad.
 
 
Olavia siempre tiene ideas ampliamente satisfactorias.
 
 
Si insistes, te invitaré ostias.
 
 
Si es necesario, seré amigable. Comprendan, intento organizar nuestro extraño sitio.
 
 
Emmanuel nos exaspera; mostrando insolencia genera odiosas sensaciones.
 
 
Su animosidad le valió auténticos, joviales enemigos.
 
 
Oye, ¿juzgas oportuna tu animosidad salvaje?
 
 
¿Alguien pudo oler rápidamente tus ojotas?
 
 
Sonidos estertóreamente guturales un rabino aportó.
 
 
Ojalá pudiera, idiota; no estoy segura...
 
 
¡No opines!
 
 
Solamente un bruto semejante idearía situaciones tan extremas, ¿no?
 
 
Espero sonreír, pero esos rencores antiguos, no zanjados, aún subsisten.
 
 
Es sumamante perezoso. Él raramente acuade... No zarparemos así, seguramente. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Oportunamente podremos organizarnos. Recuerden, tendremos una nueva administración (mejor, espero); naturalmente, tengo esperanzas...
 
 
Esperaré, señora... Cuando usted concluya, hablaré oportunamente.
 
 
Aquí te oigo retebien, amigo. Sí, te escucho.
 
 
Intenta desenredarte, imbécil, ¿o te atoraste?
 
 
¿A quién ubicaste, idiota?
 
 
Esa xerocopia, que usaste indebidamente, sería imprescindible tenerla aquí...
 
 
Olavia come una papa argentina realmente exquisita.
 
 
Epa, compañero, lo escuché. ¿Su investidura, amigo? Su trono, idiota, contenta ocuparé.
 
 
¡Ofendiste mi noble investidura, pelotudo! ¡Rajá, estás sentado en nuestro trono eclesiástico!
 
 
Operaciones bursátiles interrumpieron su poder omnipresente.
 
 
Alguien con agallas llevará al ratón lejos, obispo.
 
 
Olvida lo acontecido, Vylia. Intenta acallarlo.
 
 
Si un marciano arriba, retírate inmediatamente, Olavia.
 
 
El xilofonista tenía raros antecedentes. Varios amigos (grandes amigos nuestros) trajeron ese sumario.
 
 
¡Oh, la vida itensa deja algunas secuelas tan extravagantes! ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
¡Oh, la vida intensa deja algunas secuelas tan extravagantes!
 
 
Eran xerocopias para la obra, ¿te olvidaste?
 
 
Su amada lo vio alejarse rápidamente. Sollozando, explotó.
 
 
Recostado, inclinándose, Diego intentaba (con una lamentable actitud) salvarse.
 
 
El necio taquero regresó esa noche a decirme ofensas ridículas.
 
 
"Se interesa mucho por las estocadas", me explicó nuevamente tu entrenador.
 
 
Otro día intentaré acabar bien. Aquí no, los odio simplemente.
 
 
Sus olores fuertísimos lo alejaron más, ellos realmente odiábanlos.
 
 
Odio los olores recios. ¿Entiendes, soflamero?
 
 
Su ano le pica. Usa líquidos lácticos intentando disipar olores.
 
 
El xilofonista tiene raros amigos: ñoños ostentando salpullido.
 
 
Sus estudios genealógicos utilicé, recordando a mamás estupendas, necios tíos extraños.
 
 
Si aquí logras ganar algo, morirás olvidado, seguramente.
 
 
Nos observan mis amigos... Salgamos.
 
 
Ella decidió unirse con aquel cabrón, intentando olvidarme nomás.
 
 
Según informaron, muchos pueden leer, escribir... Mienten, ellos no tienen educación.
 
 
Nunca aceptaré los gobiernos autoritarios, simplemente.
 
miércoles, mayo 21, 2008
 
Oh, vibraremos al coger incansablemente, olvidando nuestras almas recelosas, ondeando nalgas.
 
 
Nos ovacionaron.
 
 
Les aviso: después repartiré algunas bananas, ahora no.
 
 
Su estilo no se admitía. Cuando incluía otras nociones, algunos ladraban.
 
 
Ala, LaTurca, Francisco: intenten leer este reportaje, es sensacional.
 
 
Se olvidó los alfileres.
 
 
Nunca imaginé veranear en octubre, sola.
 
 
Su odio la amedrentó. ---------- La oración anterior tiene errores.
 
 
Nunca imaginé veranear en Oslo, sola. ---------- La oración tiene errores (regla 8).
 
 
Esas mamas botadoras amo. Realmente considérolas algo chulo, increíbles óvalos níveos.
 
 
¡A París! Amigos, sí, intentemos organizarnos. Nomás asociémonos dignamente; así, mis estimados, nosotros tendremos embarcación.
 
 
Siempre imaginé recorrer Viena apasionadamente...
 
 
Recién escuché que un estudiante trajo este libro el jueves. Ojalá sirva.
 
 
Oye, busquemos setas exóticas. Realmente viajaremos allá, requetelejos.
 
 
Sus ojos son tan expresivos... Nunca imaginé estar nomás dejándome observar.
 
 
Se utilizaron barcos vieneses en nuestra carrera. Impresionantes olas nos estuvieron sosteniendo.
 
 
Eso sí conviene, ¿oyeron? Los asociados recuperarán esas subvenciones.
 
 
Si usted fuera inteligente comprendería, inmediatamente, esos nuevos tratados escolares.
 
 
Señorita, usted besa ligera, increíblemente. Mis instintos naturales alcanzan la excitación suficiente.
 
 
Seguramente Emmanuel no siente indiferencia; busca los epítetos subliminales.
 
 
El marido, bravo, animal, un cafre, aunque dentro oculte reminiscencias emocionales sensibles.
 
 
Sabes, Emmanuel, no sería inadecuado... Busca latinos (específicamente), mayorcitos, entrenados; no, tontos embaucadores.
 
 
Ocho piratas ofrecen resanar tu ojete sensiblemente.
 
 
Sirven únicamente buenos vinos: estacionados, rosados, secos. Incluso venden oportos.
 
 
Odio decir algo subversivo.
 
 
Ala bebe su último ron diciendo odas.
 
 
Oportunamente la veremos intentado demostrar algún razonamiento absurdo.
 
 
El xilofonista opina tantas idioteces... ¿cuándo olvidará?
 
martes, mayo 20, 2008
 
Si insisten, esperaremos. ¿Nos traerán algún té exótico?
 
 
Si esperas indicaciones, siéntate...
 
 
¿Será una yema o seis?
 
 
Suelen objetar, con ínfulas académicas, los escritos suyos...
 
 
Son encuestas nacionales. Siempre aciertan cuando intentan ofrecer nuevas estadísticas sociales.
 
 

Sus ojos negros, sobresaltados, opacaban sensaciones.

 
 
Oigan, intenten refrescar los ordenadores, sonsos.
 
 
Entienden nuestras teorías. Es reconfortante oírlos.
 
 
¡Sigan insistiendo, empujando, metiendo presión! ¡Recupérenme entero!
 
 
Ahora, cada respuesta oportuna nos interesa; muchachos, opinen siempre.
 
 
¡Aguanten los acrónimos!
 
 
Seguramente éste resultará válido; intentaré recordarlo, Ala.
 
 
Ahora jugaré... Este nuevo acrónimo, ¿servirá?
 
 
El xilofonista terminó, rápidamente, aceptando ñoñerías ajenas.
 
 
Sus impulsos silogísticos tienen extrañas maneras. Algunos temas ininteligibles concluyen activamente; mientras, el nuevo tratado extraña.
 
 
Si el xenófobo utiliza amenazas, lo evitaremos sistemáticamente.
 
 
Los indios bailan intensas óperas sexuales.
 
 
Es mi mejor amigo. No utiliza estupefacientes libios.
 
 
Su ulceroso perro está royendo huesos o masticando basura... ¡Remuérdase, Emmanuel!
 
 
Si Emmanuel nada sin aletas, conseguirá impresionar obispos nubios. Acaso le intentarán suplicar: "¡Tu autógrafo, superhombre!".
 
 
Si unas canadienses usan más bilé, intentaremos recuperar esas manías obscenas, sensacionalistas.
 
 
Residuos oscuros caen arriba nuestro, repugnantes, olorosos... ¡Limpiemos el retrete o sucumbiremos!
 
 
Olvidaron reír aquellos rocanroleros.
 
 
Siete atunes leían magras obras de impresionante astucia. Nosotros deseábamos orar.
 
 
Otros feligreses en nuestra diócesis están rezando. Los ayudaré salmodiando.
 
 
Señoras, "El ñato amancebado", leído aquí, nunca debió ofenderlas...
 
 
Siempre obtenemos buenos ornamentos religiosos. Nuestros amigos brasileños lo están señalando.
 
 
Hay incontables jueces obedientes, sobornables...
 
 
Obedezcan, hijos.
 
 
Oscuras horas... ----------- Las oraciones deben ser completas. Regla 5.
 
 
Sus ojos bellos recuerdo intensamente, ¡oh!
 
 
Deberíamos insistir sobre cuestiones útiles sin insidias. Oh, no estoy sobrio...
 
 
Aclarada nuestra situación, intentemos escribir dejando atrás discusiones.
 
 
Siempre andas neceando, camarada. Intenta olvidar. No andes demostrando ansiedad.
 
lunes, mayo 19, 2008
 
Ocho loros azules vuelan, ideando aventuras. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Otro buen ejemplo, licenciado, implica ser como Olavia. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oiga, ¿fuma en nuestro salón? Acabará sancionada.
 
 
Nunca entendí cómo interpretar ofensas.
 
 
Obviemos barbaridades Emmanuel. Los idiotas se comportan oniricamente. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Se untaron jinetes en tu obelisco. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sos un fulano rayado, intolerante, absolutamente necio...
 
 
El señor come obleas largas, algas rebozadas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Su odioso recuerdo parece retornar en nuestra despedida escolar. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Se untaban bálsamos aromáticos mientras otros sufrían.
 
 
Soy un babuino amistoso, mi orina sorprende. -------- La oración fue publicada a destiempo.
 
 
Ahora, los administradores requieren guardar algunos documentos... Oigan, subamos.
 
 
Admiré, maravillada, aquellos rostros griegos: angulosos, delgados, alargados...
 
 
Siempre opinaba la india... Tendría algún resentimiento, india amargada...
 
 
Su amiga, que usualmente es algo distante, ora solitaria.
 
 
Hurgué. En reiterados intentos removí terrenos escabrosos...
 
 
Odio herirte.
 
 
Sí, aquel queso untable es, amigos, delicioso, ¡oh!
 
 
Oye, buscando sus cuadernos encontré nuestros objetos saqueados...
 
 
Su única prima odia nuestros gestos obscenos.
 
 
No osarás meterte allí, supongo...
 
 
Oiga, rector: tienen oradores grandilocuentes. Refutarán al filósofo, intentarán apabullarlo... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Nunca ocurre que un estudiante avanzado descuide ortografía. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Si ahora tú intentas salir, fanfarrón, acabarás colgado. Cuídate, intenta orar nomás.
 
 
Se aplastó tu increíble sándwich. Fue aterrador cómo cayó... insalvable, oprimido, noqueado. ------- La oración carece de sentido.
 
 
Sos un cobarde, un mamarracho buscando efímera satisfacción.
 
 
¿Olvidaste los viles instintos del asesino? Recuerda: los olvidas, sucumbes.
 
 
Sólo algunos necios admitirían tantas oraciones ridículas. Intentaremos olvidarlos.
 
 
Si entonces no te esfuerzas, naturalmente, compañero, ingresarás al sanatorio.
 
 
Seguramente asumes lo absurdo de otras sentencias...
 
 
Él se mojó en ríos auténticamente salados.
 
 
Aunque construyes oraciones malas, oraciones decididamente absurdas, te esmeras.
 
 
No insistas, ñoño. Acomódate.
 
 
Su añejo conflicto regresaba intempestuoso. Sólo tú ayudarás, niña.
 
 
Si únicamente buscaba volver (en rigor, salir), inútilmente visitó al sacristán.
 
 
Ahora sé que un estudiante rompió otra salivadera. Incluso, dejó adentro dos esquelas subversivas.
 
viernes, mayo 16, 2008
 
¿Sabes?, esperé mucho, Ala... Naturalmente, alterada. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Alguien se quejó... Ustedes, están rompiendo un silencio impuesto durante algunos días esta semana. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
¿Envidia? ¿No ves, inútil? Dices incontables asquerosidades.
 
 
Ojalá pudiera, Rabo... Obviamente, busca insultarnos, ofendernos. Sinceramente, a mi entender, nos tiene envidia.
 
 
Su odio, baboso, recae en todos. Olvide desdeñarnos, oprobiosamente.
 
 
Según Olavia, llevaba ornados zapatos, ostentoso sobretodo...
 
 
Dos esclavos sudafricanos conocieron a nuestro salvador alemán. Recibiéronlo emocionados, muchos oímos sollozos.
 
 
Sus intentos necios generan una lata asquerosa, realmente infame. Déjenos, aquí descansaremos.
 
 
Si Emmanuel muestra encono seguramente tendremos reacciones adversas (lo estoy sugiriendo). ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Su extraordinaria mente es sumamente truculenta. Realmente asusta la excelsa singularidad.
 
 
Sí, usted burló varias examinaciones. No contento, intencionalmente obstruyó nuestras evaluaciones semestrales...
 
 
Si usted da algo, no espere subvenciones.
 
 
Sólo usted decidirá: africanos, franceses, resulta imposible conseguir algún nepalés o sudanés.
 
 
¿Oí bien? ¿Usarán seis elefantes sudafricanos?
 
 
Dispararon ocho mil obuses.
 
 
Dices idioteces; él ganará, obviamente. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Desde enero intento destronar a Diego. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Se está necesitando seriedad, interés. Bastará imaginarse los interiores de aquel domo.
 
 
—Señor, escuche nuestras súplicas —impetuosos beatos idealizaban la imagen de alguna deidad. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ser indiferente no daña... Incluso, conserva a los inmorales su tan artificial sensibilidad.
 
 
Ala parecía recordar: "Esa noche de enero, ¿realmente acudieron sindicalistas?".
 
 
El xilófono te entretiene, ¿no? Seguramente aprenderás...
 
 
Sus ojos bellos recuérdanme el sol ardiente, lentamente iluminando esa nieve tan extensa.
 
jueves, mayo 15, 2008
 
El xilofonista argentino, generalmente, está resfriado; ahora deberá adquirir medicamentos específicos. No tiene escapatoria. ------------ La oración anterior contiene errores.
 
 
Solemos obrar bondadosamente. Recién, el señor agitó los instintos. El nos tentó exageradamente. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ahora necesito tiempo, ingenio, generar un artículo sobresaliente.
 
 
Adriana lee cuentos austriacos. No zafa asombrosas recopilaciones antiguas.
 
 
Seguramente Olavia los alcanzará.
 
 
No emprenderé caminos inciertos obrando sola.
 
 
Sus ojos bellos realmente excitan. Vamos, idiotas, véanlos intensamente. ¡Ámenla, necios!
 
 
No, únicamente disfrutaban, indistintamente, sus tabúes. Así sobrevivían.
 
 
¿Serían acaso los indígenas aquellos nudistas?
 
 
Es sumamente cachondo andar nadando desnudo, amigos. Los olmecas siempre así salían.
 
 
Olvidé vivir abiertamente, con ímpetu. Ojalá no afronte riñas terribles, escandalosas.
 
 
Sí, es raro intentar ovacionarte.
 
 
¿Sabe alguien besar en serio?
 
 
Ella siempre tiene anginas. No debe andar retozando tan enferma, ¿sabes?
 
 
Siempre otorgan ridículos premios. ¿Recuerdas esa noche de enero? ¡Nos trajeron estandartes!
 
 
Siete obesos londinenses intentaron (los observamos) quitar un iglú oceánico sorprendente.
 
 
Algunos concurrentes (romanos o bizantinos) atendían con interés aquellos soliloquios.
 
 
Oímos las alabanzas, viendo increíbles acrobacias.
 
 
¿Los amigos te impiden gobernar, Olavia?
 
 
Es mi mamá, amigos, no usen el látigo.
 
 
Oiga, sus teorías (entre nosotros, tan odiosas) son absolutamente mediocres. Escriba, no teorice, Emmanuel.
 
 
Sí, Ala, con amor te esperamos, llorando ostentosamente.
 
 
¡No usen esos tractores! ¡Rompen ocho semanalmente!
 
 
No uses ese sostén tan raro, Olavia. ¡Sácatelo!
 
 
Regresó el genial redactor... Está serio, adusto, revisando acrónimos nuestros.
 
 
Salgamos ahora, los indios regresarán.
 
 
Estoy viendo al director increparlos rudamente... No oso salir.
 
 
Si osas reprimirnos, Pablo, recuerda expresamente nuestra decisión: evadirnos.
 
 
Se escuchan duros ultrajes contra tus opiniones ralas. Esto sorprende.
 
 
Señor, ¿escuché bien? Olvida sus atributos seductores.
 
 
Sus amigas regordetas tienen estrías. Nos asquean... zaparrastrosas, obesas, sebosas.
 
 
Sí, odias siempre, Pablo. Evita crear hábito o siempre obtendrás sartenazos.
 
 
Alguien usó tu oboe, Rabo. Infiero te andan rondando individuos algo sospechosos...
 
miércoles, mayo 14, 2008
 
Semejante actitud busca, obviamente, respuestas enérgicas, autoritarias.
 
 
Sus increíbles recetas (lentamente) Emmanuel saborea.
 
 
¿Se imaginan nuestro sabroso atardecer, bebiendo oporto, rostizando esos sirles?
 
 
Sólo algunos logran vivir apaciblemente; viven intensamente, dejando atrás sinsabores.
 
 
Soluciónalo, Ala, busca el salvavidas.
 
 
Nadaré o me ahogaré, ¿sabes?
 
 
Sigue, ingrato, generando antipatía, nomás...
 
 
Sí, Ala besa rico. Ojalá sus ósculos sigan.
 
 
Sus exquisitos ñoquis ofreció Rabo. Eran sabrosos.
 
 
Escuchen, me preocupa ahora nuestra indiferencia... ¡Zánganos, anímense! Discutamos acrónimos, señores...
 
 
En Namibia seis uruguayos comieron iguanas africanas rostizadas, también empanizadas.
 
 
¿Orinaste, reina? Intenta no ensuciarte...
 
 
Epa, usted fue esa mina indiscreta... Intente seguirme menos ostentosamente. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
En una fiesta ese mismo incidente se manifestó: oriné.
 
 
Ah, genial... ¿Alardea, compañero? Horrorizada escuché su eufemismo...
 
 
Si usted cumple, un muy buen incentivo recibirá... ¡Agáchese!
 
 
Entérate, si tiene realmente estrés, sucumbirá.
 
 
Se inquietaron, no conocían en Rabo aquellos melancólicos estados. ¿No tendrá estrés?
 
 
Antes resultaba más amigable, sinceramente...
 
 
El xenófobo trabó reales amistades. Los íntimos (muy íntimos) trafican armas.
 
 
Seguramente él no tenga amigos; realmente se extralimita...
 
 
Se ubicaron con una lentitud espantosa... ¿No tendrían adónde sentarse?
 
 
Olavia recuerda grandes aventuras neozelandesas o suazis. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oye, renacuajo, ¿gustas algunas nueces oaxaqueñas suculentas?
 
 
El xenófobo convino en donar órganos.
 
 
Soy otro bruto amando; me excedo.
 
 
Estoy llorando, Ala, sóbame.
 
 
Recibí esas jirafas ugandesas, notando también algunos rasguños sobre ellas.
 
 
El sargento terrible rompió el matrimonio entre compañeros. Están decidiendo onde rejuntarse.
 
 
Ahora podré amarte con ímpetu. Gané un aparato tan estremecedor.
 
 
¿Acaso fue un error? Rabo, apacíguate...
 
 
Ala le tiró el ropero afuera.
 
 
Aún tengo algunos; déjame ofrecértelos.
 
 
Es cierto, compañeros, Emmanuel me altera.
 
 
Ahora me aliviaré rascándome... Tengo eccema.
 
 
Ojalá pudiera amarte...
 
 
Repitió aquellas palabras indignantes: "Desvístete, opa".
 
 
Eso suena como una colisión. ¡Haz algo rápido!
 
 
Estamos solos, cansados... Apenas podemos escuchar.
 
 
Sos un ingrato, cretino inservible... ¿Dices amarla, Rabo? Seguramente escape.
 
 
Sí, ella lloró ayer. Decepcionada, aceptó suicidarse.
 
 
Señores, estas granadas uzbekas impresionan. Recelosos, las ofrecen selladas.
 
 
Oí como el anciano nos ordenaba seguirlos...
 
 
Nadé océanos.
 
 
Iremos. Nos veremos impecables... Tú estarás, ¿no?
 
 
Ojalá mis amigos nos inviten...
 
 
Ayer zarpó un carguero alemán recordando el recorrido omaní.
 
 
Saca esa macana ahora, necio azucarero.
 
 
Opinaron mis amantes: "No insistas esta semana".
 
 
Se oyen llantos ominosos. Zaire asesinó nueve damiselas omaníes.
 
 
La aventó bien recio, incluso ella gritó ofuscada, sollozando...
 
 
Salarios abultados lograrían alcanzar, representando industriales a labriegos...
 
 
Organizaciones rurales argentinas consiguieron impedir otra nueva escalada salarial.
 
 
Se están matando innumerables negros africanos, recitando infames oraciones.
 
 
Ojalá nos inscribieran... Resultaría ideal comenzar otro seminario.
 
 
Ala pide ayuda repetidamente en carteles icónicos, oníricos.
 
martes, mayo 13, 2008
 
Oh, finalmente un socio (con aparente desdén) apareció.
 
 
Olavia yace ofuscada.
 
 
Supervisen, ustedes, pero eviten reclamaciones... Verá, inspector, se acaba nuestra delicadeza. ¡¿Oyó?!
 
 
No, actúan con intenciones ominosas. Nuestros analistas los están supervisando.
 
 
Seguramente intentarán reunirse varios empresarios nacionales.
 
 
Son otros escritos, comparativamente, estos sirven...
 
 
Sigue insistiendo con adjetivos realmente insultantes, ofensivos, soeces.
 
 
Se alineron los israelíes. Tienen rostros ominosos... Son, obviamente, sicarios.
 
 
Ala fue, impecable. LaTurca apestaba, dejaba olores salitrosos.
 
 
Ofrecían lápices amarillos, verdes, increíblemente afilados.
 
 
Oí geniales relatos, Olavia.
 
 
Lo odio como ogro.
 
 
Su otro brazo rebotó en nuestro auto. Tentamos urgentemente reanimar al loco.
 
 
Se estremeció con espasmos simultáneos intensos. Oh, nuestra invitada sí tiene algo sobrenatural.
 
 
Observé pocos incidentes armados con esos omaníes secesionistas.
 
 
Sus ojos rojos demuestran opiáceos.
 
 
¿Su amigo xilofonista oyó fanfarrias o no? ¿Es sordo?
 
 
Oigo fanfarrias realmente escandalosas. No dejan afinar saxofones.
 
 
Si alguien compra usando dinero indio, entonces no dejará ofrendas.
 
 
Se obstinaban luchando... Un capitán inglés opinó: "Nos están sacudiendo".
 
 
Seis osos lánguidamente ululaban cuando, incesantemente, oían nuestro escandalo sofocante. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Si ordenáramos las ideas, deberíamos obtener soluciones.
 
 
¿No estás fantaseando? Algunos supimos traer argumentos sólidos...
 
 
Nos estés fastidiando, amigo. ¿Siempre tienes anhelos supremos? --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Algo corrupto está pasando, todos aceptan con indiferencia obviedades nefastas.
 
 
Hoy intentaremos poner orden. Cualquier razonamiento inteligente tendrá aceptación.
 
 
Eres hipócrita.
 
 
Oye, ¿podrías retirar esas sentencias? Intenta vivir alegremente; mejora esa naturalidad tuya, ¿eh?
 
 
Es difícil unirnos cuando alguien dicta opresivamente.
 
 
Si intenta, Emmanuel (mínimamente) puede resultar educado.
 
 
Él me parece algo corrupto; habla ofendiendo siempre.
 
 
Ella dice ultrajes. LaTurca caerá ostentosamente. Recuérdenlo ahora, no tendré empachos.
 
 
Él demostró una locuacidad obsesiva. Rabo amenizó nuestro tercer encuentro.
 
 
Sí, Ala, busca edulcorante...
 
 
Ojalá fuera Emmanuel nuestro secretario, algo sabe.
 
 
Ella no se excita. Ñoña, alguien necesita decirle ofensas.
 
 
Oye, compañero, últimamente leo tus escritos... ¿Nos seguirás enseñando?
 
 
Realmente están viviendo asquerosamente. No chinguen, ignaros sacones, mejor ocúltense.
 
 
Solamente el ñoño ostentaría revanchismo.
 
 
Sus objeciones no serán oídas, señor.
 
 
Oféndanse, fantoches. Es necio seguir ilustrándolos. Vivan así, sonsos.
 
 
Siempre así: repite comentarios agresivos, sostiene teorías insólitas, casi ofensivas.
 
 
Sí, idiotas necios, dije interesantes certezas. Ahora, lloren... Intentaré seguirlos tan amablemente (sarcástico).
 
 
El barman, ¿rechazaba indios o sindicalistas?
 
 
Sería interesante, entonces, manejar por Roma ebrios.
 
 
Suelo oler fundillos asquerosos siempre.
 
 
Sea observador... Bien estaría revisar bajo insignificantes alfombras, sofás...
 
 
Estudié seis tomos intentando memorizarlos. Usaré lo aprendido netamente, tendré exposiciones soberbias.
 
 
Sus intenciones generosas unificaron incontables estados. Nadie diría ofensas, las olvidamos sentenciosamente. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Si usted tiene insomnio lea, Marthita, empero no tome estimulantes.
 
lunes, mayo 12, 2008
 
Oye, cabrón, utiliza pasta argentina refrigerada. Exquisitamente marinada, olerá sutilmente.
 
 
Nos ocuparemos.
 
 
Olavia recordó algunas canciones infantiles; otras, no.
 
 
Escuchame, Marthita, podés articular cada horrenda oración...
 
 
Se observaban fieros, obcecados, con ansias nuevas de ofenderse sin empacho.
 
 
Ayer me imaginé gigantescos ogros sofocándose.
 
 
Olavia les advirtió: "Vengan inmediatamente, amigos".
 
 
Sé algunos temas interesantes. Sé follar excitantemente. Cantando hagámoslo, Olavia.
 
 
Sí, Ala, nos ocuparemos... ¿Satisfecho?
 
 
Exhibiré nuevos fármacos retebuenos en Noruega. Tienen algunos males incapacitantes. Ellos no tienen ojos sanos.
 
 
Sería óptimo seguir insistiendo en generar un espacio sin enfrentamientos.
 
 
Su enervante retórica en nada ayudó, turca. Ahora, sosiéguese...
 
 
Olavia tocó, rápidamente, alegres serenatas.
 
 
¿Sus acuarelas no te interesan? Sos increíble... Mirá otras.
 
 
Olavia podría tener ictiosis mitótica. ¡Ay, Santísimo!
 
 
Sea usted bienvenido... Su intervención dejó impresiones óptimas.
 
 
Ojalá brinden un subsidio.
 
 
Ahora, ustedes recuperarán el obús.
 
 
Olavia lo vio irse demasiado apurado. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ala usted recuerda; él olvida. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ala ganó el noveno disco áureo.
 
 
Se olvidó la agenda.
 
 
Lamenté abrir sus cartas... Imaginé vivir ahí, sola.
 
 
Se están nalgueando seis amigas croatas. Increíble, observémoslas... núbiles, asombrosas, lascivas.
 
 
Su intensa ternura usa al cantar; intenta oírla. ¿No es sensacional?
 
 
Seguramente (aunque no tenga idea) Francisco intervendrá con anécdotas de olvidadas situaciones.
 
 
Su amor bendito, ama, nos deja inmaculados. Justo así, santificados.
 
 
Señores, escucharon, ¿no? Terminen inmediatamente de almorzar, sabandijas...
 
 
Se asustaron nuestras tías, inseguras. Fue infame corretearlas ayer, diciendo ofensas sonsas. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oí sus cantos, unas raras alabanzas sentidas.
 
 
Oye, burro, intenta subir piedras oscuras.
 
 
¿Habrá amigos con ese raro lord, obispo?
 
 
Odio hacerlo...
 
 
Orugas realmente grandes atacaron nuestro incipiente zacate. Acabaron devorándolo, ¡oh!
 
 
Olavia busca sus escritos. Quisiera un índice organizado.
 
 
Su extraordinario xilófono obsequió.
 
 
Esta mezquita, barón, abre diario. Usted reconocerá nuestra amabilidad rápidamente, nosotros ofrecemos servilismo. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Estábamos muy bien así... De ustedes recuerdo noches alternando relatos, nuestras opiniones, sexo...
 
 
Seguramente un socio corrupto (especialmente Pablo, tan irresponsable) busque, lamentablemente, embadurnarnos.
 
 
¿Otra falacia escribiste? No deberías, estás susceptible...
 
 
¡Nos ofendes!
 
 
Seguramente ustedes recuerden geniales, increíbles relatos, amigos, ¿no?
 
 
Otra prueba recogimos. Observando bien, indicios ominosos surgirán...
 
 
Sus ínfulas le estorban, necio. Comete incontables oprobios.
 
 
¡Ofende mi investidura su intromisión! ¿Osan nombrarme? ¡Exijo silencio!
 
 
El mandatario planeó acuerdos con horrendas omisiones.
 
 
Once brasileños vitorearon, intensamente, al mandatario estadounidense. No tuvieron empacho.
 
 
Entonces, señorita, prepárese. Acompáñeme con interés, obviamente...
 
 
Si insiste, estaré mañana preparada... resérveme espacio.
 
 
Si alcanzo la victoria, amigos, debemos orar. Recuerden, esos ñiquiñaques oran siempre.
 
 
¡Ojalá pudiera, Olavia! Responderé todo; usaré, naturalmente, incluso dos artículos de escritores salvadoreños.
 
 
Olvida la venganza, intenta darle oportunidades...
 
 
Nunca olvido.
 
 
Ayer te amé con alegría. ¿Recuerdas o no?
 
 
Los españoles los atacaron.
 
 
Él sí puede abandonarte, ñoña. ¿Oíste, lela?
 
 
El xilofonista, pendenciero, retó el sábado al torero español.
 
 
El xilofonista tiene raros amigos: ñoños obesos sanguinarios. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Es xilófono percutía (realmente era soporífero) acordes totalmente extraños. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Es siempre tan atento nuestro corrector, intenta apaciguarnos. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El xilofonista, ¿podrá regresar solo a tu estancia? ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la última frase válida.
 
 
Escribiste seis cuentos ridículos, idiota; busca ideas renovadoras. ¡Esfuérzate! ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Es sensato continuar. Recuerda inspirar buenas intenciones, redacta, exprésate...
 
 
No admito tus últimas referencias. Aunque lamente mucho esa necedad tuya, escribiré.
 
 
Ocho beduinos estaban decididos. Ellos caminarían intentando avanzar, naturalmente.
 
 
Los orates, confundidos, obedecían.
 
 
Estoy muy mal, así... Nuestro utilero está loco.
 
 
Siendo aguzado nunca conocerías intolerancias o necedades. Es necesario mentalizarse, Emmanuel.
 
viernes, mayo 09, 2008
 
Señor, espero no tener en nuestra casa incómodos obeliscos... Solamente a mí están (nuevamente) trayéndomelos extemporáneamente. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sus intenciones generosas unificaron incontables estados. Nadie diría ofensas, las olvidamos sentenciosamente. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Odio decirles idioteces, amigos... Discúlpenme o sanciónenme.
 
 
El martes publicarán los escritos odiados.
 
 
¿Están listas esas gacetillas? ¿Aún no tienes ese material? ¡Entonces, no tienes empleo!
 
 
En Lituania esos gansos andan nadando tan elegantemente.
 
 
Opina discretamente, intenta algún recurso elegante.
 
 
¡Inútiles! ¡Necios! ¿Cómo osan molestarme? Otro día, amigos, realmente los odiaré.
 
 
Sueles incomodarlo.
 
 
Su única ganancia es sentir tan inmensa verga. ¡Oh, !
 
 
Estoy restaurando raros óleos; representan escenarios sugestivos.
 
 
Siempre inventas sentencias tan espeluznantes. ¡Me asustas! Tus invenciones, Chus, ahora me entero, no tienen errores.
 
 
Siendo impresionantemente generoso, un ingeniero español, nos dejó observar las obras sistemáticamente.
 
 
Sí, estamos viajando intensamente. Luego, los amigos nos oirán siguiéndolos.
 
 
¿Así zapatean ustedes los españoles (sevillanos)?
 
 
Según usted, recordó ese ñoño obrero, sobreviviremos. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Aquí zapatean, únicamente los españoles sureños. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
El xilofonista ayudó, guardando esos ramilletes azules.
 
La última palabra del último post sirve de acrónimo para la frase del siguiente.
Debido a los cambios que está implementando Blogger, debes teclear /ncr al final de la dirección del dominio que tu navegador te muestre. Es decir, si en la barra de dirección de tu navegador muestra "http://acronimos.blogspot.com.ar", deberás teclear "http://acronimos.blogspot.com.ar/ncr".

Puntaje a partir del 1° de enero de 2008

Cabeto Administrador +1181
LaTurca +1054
Marthita +874
Ala +782
Emmanuel +618
Adriana +266
Gloria +168
Algo para recordar +136
Eli +122
Susy +089
Rubén +083
Diego +079
Sigilosa +053
Cecilia +029
TT +027
Francisco +012
Javier +011
Alabama Worley +010
Vylia +010
Dante Co-administrador +003
Juan +003
La Co +001
Nashira +001
Yue +001
Valeriana -002

PUNTAJE HISTÓRICO

Cabeto Administrador +2356
Emmanuel +1893
LaTurca +1736
Ala +1268
Marthita +1107
Adriana +335
Olavia Kite Fundadora y administradora +300
Diego +124
Dante Co-administrador +073
Vylia +072
La Co +039



Último recuento hecho el dos de abril de 2012 con el acrónimo de LaTurca terminado en 'acrónimo'.


- CAJA DE RESONANCIA -



¿QUÉ ES?

acrónimo.
(Del gr. ̚κρος, extremo, y -ónimo).
1. m. Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olante) n(o) i(dentificado).
2. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (cr?di)to.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Acrónimos empezó como un divertido juego de palabras en inglés que pronto fue adaptado al portugués, y ahora, al español. El objetivo es construir una frase a partir de las letras de la última palabra del post inmediatamente anterior. El carácter de la frase (serio, tonto, indecente) no importa. ¡Lo esencial es que la frase forme el acrónimo correctamente y tenga sentido! Cada frase correcta le otorga 1 punto al jugador.


JUEGA

¡Todos están invitados a jugar! Dejen un mensaje en la Caja de resonancia con su nombre, E-mail, la dirección de su página (en caso de tenerla) y su país de origen. El único requisito indispensable es tener una cuenta en Blogger. ¿Qué esperan? ¡Únanse y diviértanse!

Blogstop es el juego original. Acrônimo es el juego en portugués.


REGLAS
  1. Se otorgará un punto a una oración si ésta tiene sentido, buena ortografía y gramática, y si tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  2. Se quitarán dos puntos a una oración que contenga faltas de ortografía o sintaxis.
  3. Se quitará un punto a una frase que parta de otra que contenga faltas gramaticales u ortográficas.
  4. Se quitará un punto a la frase que no tenga como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  5. Las oraciones deben ser completas, con sujeto y predicado. Los fragmentos serán tomados como faltas gramaticales.
  6. No se permite usar nombres propios, exceptuando el caso de nombres de jugadores de este blog, escritos tal como aparecen en la tabla de puntaje sí son permitidos.
  7. La última palabra de su frase no puede exceder los 20 caracteres, y debe ser puesta en negrita.
  8. Nuestra referencia máxima es, El Diccionario. La excepción a esta regla son los nombres propios aceptados (ver regla #6). Es decir, una palabra es válida ÚNICAMENTE si aparece en la lista de jugadores de Acrónimos o si aparece en el diccionario de la RAE, tanto en búsqueda directa o dentro de una definición.
  9. Un mismo participante no debe escribir dos frases seguidas; se parte siempre de la frase de alguien más.
  10. ¡Revisen bien sus frases antes de publicarlas! No quieren perder puntos, ¿o sí?
  11. Los posts no deben contener nada que no sean las frases del juego. La Caja de resonancia está abierta para cualquier otro tipo de conversación y avisos del administrador.
  12. Dado el caso de que dos o más personas escriban frases a partir de la misma palabra, sólo la primera en aparecer publicada será válida. Si varios minutos después aparece la otra oración, aunque ésta muestre una hora anterior, será inválidada, siempre que el hecho suceda cuando pueda ser válidado.
  13. Cuando un post no sea aceptado (si no cumple con alguno de los requisitos), el siguiente debe partir de la última frase correcta que se haya escrito.
  14. Para asegurar su permanencia en Acrónimos, los jugadores deberán hacer como mínimo un post cada tres meses. En caso de ser retirados del juego, pueden solicitar su reingreso con un comentario en la Caja de resonancia.
  15. NINGÚN jugador podrá borrar o modificar su oración publicada una vez que otro jugador haya publicado una nueva oración a partir de ésta.
  16. Cualquier discusión en torno al desarrollo del juego será moderada por el Administrador y resuelta por éste.

ARCHIVOS
agosto 2003 / septiembre 2003 / octubre 2003 / noviembre 2003 / diciembre 2003 / enero 2004 / febrero 2004 / marzo 2004 / abril 2004 / mayo 2004 / junio 2004 / julio 2004 / agosto 2004 / septiembre 2004 / octubre 2004 / noviembre 2004 / diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / abril 2005 / mayo 2005 / junio 2005 / julio 2005 / agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / mayo 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / julio 2011 / agosto 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 / octubre 2012 / noviembre 2012 / diciembre 2012 / febrero 2013 / marzo 2013 / mayo 2013 / junio 2013 / julio 2013 / mayo 2015 / octubre 2015 /


Powered by Blogger