ACRÓNIMOS


miércoles, abril 30, 2008
 
"Ojalá pudieran eliminarlos; rotundamente acabar con idiotas o necios". Escuché sentenciar. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Resulta espantoso verte, Emmanuel. Realmente, ¿estás necesitando dos operaciones? ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
¿Recuerdas ese verano en Río? Eras núbil, dócil, obediente...
 
 
Sus enseñanzas nos alientan... Debemos orar, reverendo.
 
 
Son unos funcionarios realmente inoperantes. ¿Recuerdan al senador?
 
 
Intenta no tomar ideas mías o sufrirás.
 
 
Es sumamente tierno recordar esos momentos estremecedores, candentes, íntimos...
 
 
Su esposa guardaba un inmenso revólver... Me estremecí.
 
 
Seguramente escuchaste cuando una niña dijo alarmada: "Rabo, idiota, ¿osas seguirme?".
 
 
Odiosos falsarios incriminaron con insidias a los educadores secundarios.
 
 
Ofrecen recompensas oficiales.
 
 
Le iba bien robando oro.
 
 
Andy, nos interesó mucho aquel libro.
 
 
Sólo orando bailará Rabo. Es su ascensión larga, tardada. ¡Ahora baila, animal!
 
 
Aquel viento, entre nubes trémulas, ululaba rarísimo, amigos, sobresaltaba.
 
 
Su enamorado (ñoño) organiza rarísimas aventuras.
 
 
Su obesidad no indica deficiencia. ¿Oyó, señora?
 
 
Si usted guardara esos raros instrumentos descubriríamos otros sonidos.
 
 
Otros brutos olvidaron los óbolos sugeridos.
 
 
Nuestros anteriores visitantes, esos galeses amarretes, no depositaron óbolos.
 
 

Ahora tengo esta necesidad. ¡Carajo! Intentaré olvidarla navegando.

 
 
Se oían bombos resonando en San Antonio: los dragones reclamaban atención.
 
 
Oye, podemos iniciar nuestro idilio. ¡Oh, nuestro enamoramiento sobresaldrá!
 
 
Realmente estoy preocupada. Rabo intenta mostrar errores limitando opiniones.
 
 
Si el ñoño ora, reprímelo.
 
 
Su amigo no dejó el candil encendido, señor.
 
 
Oh, beberemos la increíble granadina andina. Todos olvidaremos rencillas idiotas, olvidaremos sandeces.
 
 
Odio los exámenes obligatorios.
 
 
El gran ogro come enclenques niños. Tienen ropa impregnada con óleo.
 
martes, abril 29, 2008
 
Oiga, inmundo... ¿Siempre tiene eccema? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ellas gozan orgasmos con entusiamo. Nunca, TT, reprimen intenciones cachondas, ¿oíste? --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
¿Empezamos nuevamente? No observas bien las escrituras, cabezón egocéntrico...
 
 
¡Eso sí puede esperar, loca! Un zapato nunca ayuda, no te ennoblece.
 
 
Después, el funcionario (increíblemente electo) nos dio ese testimonio espeluznante.
 
 
¿Odiarte por otro robo? Tenemos unidades nuestras intentando detenerte. Ahora defiéndete.
 
 
El niño acusado miró otro rato al mentiroso inglés. Entendió. No tenía oportunidad.
 
 
Oye, fémina, unámonos siempre como ayer, respiremos más enamoramiento.
 
 
Oiga, bobo, se entromete, Rabo... Verdaderamente, ahora logró ofuscarme.
 
 
Si alguien logra trepar, obsérvalo.
 
 
Orgullosos, lo vimos intentando dar ese salto.
 
 
¡Nunca olvides!
 
 
Intentaré lustrar una silla totalmente raída... Algunos carpinteros indicarían olvidarla, ¿no?
 
 
Ahora quiero una ilustración.
 
 
Esa xerocopia, que usaste indebidamente, sería imprescindible tenerla aquí...
 
 
Olvide sus tendencias ecologistas, no tendrá otra satisfacción así, mi estimada nalgona, tan exquisita.
 
 
Su espera no será infructuosa. Bésela... Lo está reclamando ostentosamente.
 
 
Ocho madres indulgentes nunca olvidaron su amor sensiblero.
 
 
Olavia dice incoherencias ominosas.
 
 
Ellos se granjearon reprimendas, incontables maldiciones, incluso, odio.
 
lunes, abril 28, 2008
 
Olavia fue estupenda nadadora. Después escogió remar; seguido, esgrimió.
 
 
Sus escritos son insoportables, odiosos, nefastos, Andy; no debería ofenderse.
 
 
Sí, anunciémonos... Nos dirán: "El concejal está sesionando".
 
 
Ayer nos tomamos incontables botellas. Indecentemente ovacionaban tres infames coroneles, opinando sandeces.
 
 
Se acordó la utilización de antibióticos.
 
 
Observad si TT está nuevamente tarada o si os saluda...
 
 
¿Es necesario comer aquí? Llévanos a nuevos destinos ostentosos.
 
 
Se oyeron lamentos aterradores mientras el navío terminaba encallando.
 
 
Otros fueron en navíos surcando América solamente.
 
 
Silencio, usurero. ¿Podría usted retirarse? Aquí no dirá ofensas.
 
 
Estudié dos edemas. Ninguno estaba supurando.
 
 
Sus ilusiones se tambalean, está muriendo. Adiós, TT, intentaremos comprenderte. Ahora, morena, estarás navegando tristes edenes.
 
 
Él nos juzga algo bobas... Obviando nuestras actitudes, dice aberraciones sistemáticamente.
 
 
Suele ojear baños ajenos, niñas duchándose o señoras enjabonadas...
 
 
Sus emociones dan indicios, creo. Intenta obtener satisfacción, así, sobándose.
 
 
Olavia tiene raras opiniones sediciosas.
 
 
Ofrecían comidas interesantes: ofrecían salami, ofrecían sopa...
 
 
Ella no lo odia, diputado. Ahora decidirán otros.
 
 
Oh, yacen ociosos... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ayer comí ostras mexicanas. Olorosas, dejaron el suelo enlodado.
 
 
¿Se ofuscó repentinamente? Padre, recuerde estar sobrio... Acomódese.
 
 
Ala me invitó gratamente (oh, sorpresa).
 
 
¡Alguien me amenazó! ¡Requiero guardias! ¿Oyó? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Señor, usted genera ese rencor. Es necio, caradura, insensato, amargo... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Su último gol estuvo realmente excelente. No creo intentarlo, amigos.
 
 
El sábado comeremos rabas... Insisto, ¿tienen otra sugerencia?
 
 
Ayer conociste el romanticismo como arte. Recordaré tus escritos.
 
 
Oye, fanfarrón, eres nocivo. Déjanos inmediatamente en nuestro dolor o lamentarás acercarte.
 
 
Únicamente lloraba... Te reías, acaso jocosamente, ofendiéndola.
 
 
Impidiéndole gatear, la ultrajó.
 
 
¿Alguien quiere un iglú?
 
 
Rompí ocho jarrones indios zonceando aquí.
 
 
No es común tomar agua rojiza.
 
 
El xilófago comió. Luego, aquí me entregó néctar.
 
 
Sus últimas maniobras aseguraron mi excelente, necesitado triunfo. ¡Exclamen!
 
 
Recordar es como un estorbo. Recordar duele, amigos, sumamente.
 
 
Oye, lo vimos increíblemente dolido, acabado. ¿Recuerdas?
 
 
Su oso no suele olvidar.
 
 
Sí, el ñoño obeso reprobó. Es sonso.
 
 
Se esperan días intensos en nuestro terruño. ¿Oyeron, señores?
 
 
Ocho bebés obesos están sedientos.
 
 
Están muy preocupados: les enviaron oboes.
 
 
Sí, el ganó un rand aquí, mientras ella no tenía empleo.
 
 
Sí, escuché cómo ronca Emmanuel; tiene anginas, seguramente...
 
 
Sí, intentamos ganar, amigos, monedas oaxaqueñas secretas.
 
 
Alguien con un saco azul, rotoso, nos observa. Sigamos...
 
 
Oye, papanatas, intenta no acusarnos.
 
 
Oigan, se confunden ustedes. ¡Rabo, opina!
 
 
Ayer llovió granizo oscuro.
 
domingo, abril 27, 2008
 
Soy omaní, ñoño alborotador... ¡Desiste o romperé algo!
 
 
El suelo pisé, alejándome silenciosamente. ¿Me olvidarás, soñadora?
 
sábado, abril 26, 2008
 
Se escuchan ñoñerías; ojalá Rabo estuviera supervisando. -------- La oración anterior contiene errores.
 
viernes, abril 25, 2008
 
¿Siempre objetarán nuestros razonamientos? Increíble su actitud, señores... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Informó nuestro médico el desgraciado incidente ayer (tarde) acaecido mientras el niño tenía espasmos...
 
 
Ayer quise unirme inmediatamente.
 
 
Alguien debería recoger inmediatamente algunas nueces, aquí...
 
 
Ojalá participe Adriana.
 
 
¡Es seguro, opa!
 
 
¡Silencio, Emmanuel! Nuestros secretos usarán aquí los menos escrupulosos... ¿No temes eso?
 
 
Sólo Ala me besa así, sensualmente.
 
 
Sólo ahora Marthita brinda amplias sonrisas. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
El xenófobo tiene raras actitudes: viaja agachado, gatea adelante nuestro, tararea extrañas sambas...
 
 
El xilofonista tiene ropas antiguas. Lava incansablemente mil indumentarias teñidas, acomoda sus tenis extravagantes.
 
 
El sajón tiene un pijo imponente. Deberíamos ofrecerle sacrificios... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El xilofonista tiene raros amigos. Los imberbes músicos intentan tocar algo súmamente tierno. ¡Estúpidos! --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Escucha, no funcionará. ¡Realmente eres necio! ¿Tienes amnesia, Rabo? Te extralimitaste...
 
 
Si intentas ningunearme como el rector, aquí me encontrarás, no temo enfrentarte.
 
 
Es, su prima, algo ñoña. Olavia la aprecia sinceramente.
 
 
Ala, Rabo ahora busca españolas...
 
 
Intuyo nuevas tramas entre Rabo et señorita árabe...
 
 
Siempre insistes, siempre tienes entusiasmo, muchacha. ¿Ahora también intentarás conocerlo? Ahora mismo está nadando, ¿te interesa?
 
 
Señor, oiga, ¿busca ahuyentarme, Rabo? Logra ofuscarme sistemáticamente.
 
 
Sus extraordinarios senos impresionan, obcecan. Necesito estrujarlos, sobarlos.
 
 
Son objetores religiosos. Pretenden revocar el nuevo dictamen impidiendo deliberar, obstaculizando sesiones...
 
 
Oí cuando unos locos te atacaron. Realmente nosotros oímos sorprendidos.
 
 
Ochocientos peronistas, inopinadamente, nos agredieron. Nosotros debimos ocultarnos.
 
 
Entonces, continuaré opinando...
 
 
Su insistencia me parece lela. Es más, eso no tendrá eco.
 
 
Eran largos escritos, compañero; todos ridículamente ilustrados. Conseguimos olvidarlos, simplemente.
 
 
Releí el capítulo anterior para aprender cómo instalar trenes eléctricos.
 
 
Señora, intentaré no gritar: usted leerá apaciblemente... Recapacité.
 
 
Su imaginación me parece asombrosa. Tiene inteligencia, conocimiento, organización singular.
 
 
Eran relatos realmente odiosos, Rabo, empero simpáticos.
 
jueves, abril 24, 2008
 
Ala recibió buenos informes. Todos resultaron amplios, realmente interesantes. Algunos muy elogiosos; no tenían errores.
 
 
El señor pegó al ñoño otro latigazo arbitrariamente.
 
 
Sería interesante leer ese nuevo cuento inglés. Olavia, seguramente, apreciará más esa novela (traducida) española.
 
 
Se ubica con una lentitud extraña. Nosotros tres observamos silenciosamente.
 
 
Descubrí unos dátiles amarillos, suculentos.
 
 
Oh, bromeaba... Jamás, Emmanuel, tuve intenciones verdaderas; incluso dejé algunas dudas.
 
 
Su oportuna palabra (opino respetuosamente) trajo al recinto la objetividad.
 
 
El xilofonista quería únicamente interpretar sinfonías; insistía tanto... Odié soportarlo.
 
 
Adriana y un demonio abrieron regalos totalmente exquisitos.
 
 
¿Acaso yo, únicamente, debo ayudarte?
 
 
Los estudios concluyen: hacer olas no ayuda.
 
 
¿Ahora te revirás, inocente lechona?
 
 
El xilofonista austriaco guardó el raro atril.
 
 
Sigue insultándonos. Es muy poco realista; exagera.
 
 
Es naturalmente orgulloso. Recomiendo: mejor escucharlo, siempre.
 
 
Ocho faraones estaban navegando sin interés. Viajaban al mar, entre negros tábanos enormes.
 
 
Ala, ¿siempre comentas ofensivamente?
 
 
¿Resolvieron eso? ¿Saldrán impecables, gordas? ¿No andarán dando asco?
 
 
Sí, aceptas las invitaciones resignada...
 
 
Siempre aceptaré bellas invitaciones a salir.
 
 
Nos olvidamos... Tú, Adriana, sabías.
 
 
Organizaremos ya esas notas.
 
 
Sólo Olavia llora. Otros, zánganos, oyen...
 
 
Siempre estoy necesitando cariño, incluso lloro o sollozo.
 
 
Nunca olvidarán mis acrónimos sencillos.
 
 
Ansío sentir unos senos tiernos, ansío relamerlos ostentosamente nomás.
 
 
Se apagaron lentamente varios aparatos. Realmente lo asustaron...
 
 
Ocho rescatadores uruguayos gritaron al salvarla.
 
 
El juez, entonces, resolvió condenarlo impiadosamente: comería inmensas orugas.
 
 
Nunca oyes cuando hago ejercicio.
 
 
El xenófobo planteó: "Los obesos se irán otra noche".
 
 
¿Oyeron cuando aquéllos se impactaron o no? Allá, lejos, miles escucharon, nítidamente, tremenda explosión.
 
 
Ahora bien, ojalá me buscara algún dignatario, ocasionalmente.
 
 
¿Oíste bien? Se está retirando... ¡Ve a buscarla, abombado!
 
 
Sí, únicamente ese ñoño observaba.
 
 
Sus ojos recuerdo, pues recuerdo esa negrura deliciosa. Esos lánguidos ojos sueño.
 
 
Sí, úsalo con una larga estola negra, TT. ¿Oyes? ¡Sorpréndelos!
 
 
Sí, un culo extraordinario saboreé. Intempestivamente, vi otros suculentos.
 
 
Se impusieron los uruguayos en tres ataques sucesivos.
 
 
El xilógrafo tomó raros artefactos, trabajó el roble robusto, el sauce tierno. Representó extraordinarias siluetas.
 
 
Se ofendieron las ancianas mientras esos niños tocaban extraterrestres.
 
 
Si intentas manipularme, perderás o sucumbirás. Intenta obedecerme solamente.
 
 
Sueñas inútilmente. Muy poco ordenada soy... ¡Imagíname organizando simposios!
 
 
Sueño estar contigo organizando simposios.
 
 
Lamentablemente, esos guisantes (unos muy buenos, recomendados) estaban secos.
 
 
Sí, ella no sabe alimentarse. Come insaciablemente, opíparamente. Nunca almuerza legumbres.
 
 
Escucha, socio, quiero una idea espectacular, sensacional...
 
 
¿Está nevando en Rumanía? ¡Vayamos ahora, nosotros tenemos esquíes!
 
 
Renuncié esa noche. Una noche candente, intensa, amigos, realmente enervante.
 
miércoles, abril 23, 2008
 
Sí, Olavia, lamentablemente dijo: "¡Abandonaré, renunciaré!".
 
 
¡Ocioso patán, empieza rápido a soldar!
 
 
Riendo, ese músico uruguayo nos enseñó (rápidamente, apurado) dos óperas.
 
 
Este trabajo es remunerado.
 
 
El vil intendente defeño, Emmanuel, no tuvo el menor empacho: nos tiró éter.
 
 
Siento interrumpirlos. Leí esas nuevas construcciones idiomáticas (obviamente suyas). Algunas me emocionaron; no todas, evidentemente...
 
 
Siento esta negra tristeza invadiéndome, arropándome mientras oscurece silenciosamente.
 
 
Rubias incitantes nos observaban. Caminábamos, exultantes, recorriendo otras nocturnidades, tanto éxtasis sentíamos...
 
 
Suelo usar grandes espuelas, rejoneando inmensos rinocerontes.
 
 
Es su turno. Usted podrá insistir diciendo estupideces, considerar errores, sugerir...
 
 
Sus opiniones lisérgicas asustan. Mentiras, escarnios, necedades... tantas estupideces.
 
 
Su asistente nos trajo unos aguacates rebozados (increíbles, oxigenados) solamente.
 
 
Sus inútiles generales atacaron mis ocho santuarios.
 
 
Son oportunas nuestras observaciones, Rabo. Ahora sigamos.
 
 
Si aquel xilófono oscuro funciona, obtendremos nuevas experiencias sonoras.
 
 
Oye, Rabo, guarda inmediatamente aquellos saxofones.
 
 
Antes no odiabas tener aquí las orgías.
 
 
Entonces, ¿no fue Emmanuel? Realmente me equivoqué, Rabo; anótalo.
 
 
Intento no temerle; es gigantesca, recia, asquerosa... ¡tremenda enfermera!
 
 
¡Anda, hombre, intégrate!
 
 
Su imaginación lo aterra, bestiales imágenes corren ahí.
 
 
¿Ala dijo esas cosas? Únicamente Ala diría oprobio semejante... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Seguramente, intentó LaTurca ayudarte brindando inteligantes consejos, adecuados. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Según Emmanuel, para tus exámenes necesitarás tener repasada íntegramente (o no aprobarás) la escritura silábica.
 
 
Zoos australianos pidieron algunos titís, intentando llenar actos septentrionales.
 
martes, abril 22, 2008
 
Ala lo favoreció entregándole, rápidamente, esas zapatillas.
 
 
Oiga, furriel, ¿usted se cagó adelante del alférez?
 
 
Nos acercamos rápidamente. Cuando Olavia tiró, intentando zafar, Andy nos dejó, ofuscada.
 
 
Sí, estábamos nosotros, sus únicos amigos: la maldad, esa noche, tendría émulos... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Nuestros amigos realmente conocían obras terribles, infames. Zafados, actuaban distintas óperas sensualmente. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ella suplicaba tener relaciones; era levemente lela aunque besaba asombrosamente, narcotizando.
 
 
El niño osado jugaba así, nadando donde olas se estrellaban.
 
 
Ocho jóvenes estudiantes terminaron enojándose.
 
 
¿Sueñas? ¡El ñoño orinó (riendo intensamente) tu ojete!
 
 
Su ópera punk aturde, señorito.
 
 
Si insisten, Marthita preparará algunas tartas; intentará condimentar, además, sopas.
 
 
Ahora, con razón o no, imagino muchas oraciones simpáticas.
 
 
Es, sabe, placentero encontrarla. Rabiaba, aburrido, barruntando acrónimos...
 
 
¡Salud, amigo! Los únicos dos, acá boludeando... Lo esperaba.
 
 
Odio relatar accidentes, claro, incluyendo occisos... No es saludable.
 
 
Oigan, deberían iniciar oraciones...
 
 
Obesos burros se están cayendo... unos explotan, ninguno tendrá escapatoria. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Amiga mía, insistentemente, generas odio.
 
 
No. Exageras nuevamente, amigo...
 
 
Negociar es grosero, oye. Cuando intentas alguna compra inmediata, ofendes, nena.
 
 
Sos un demonio, amigo... ¿Buscás alguna negociación?
 
 
Sus amigos recorrieron Canadá. Ahí siempre tiritaban; incluso cuando, angustiados, sudaban.
 
 
Sinceramente, omitiré las últimas críticas insolentes... Odiosos, noté expresiones sarcásticas.
 
 
Estoy xerografiando algunos buenos retratos únicos, para tener otras soluciones.
 
 
¿Sabes? Odio los amaneramientos, me enferman. Noté tus exabruptos...
 
 
Él no es, realmente, gay. Intenta caminar así, solamente.
 
 
Obsecuentes baladas solía entonces componer. Unas eran nítricas, tan enérgicas...
 
 
Sí, eso gané: un infausto dolor obsecuente.
 
 
Sin el padre, adoptaban raras actitudes: revoleaban los ornitorrincos seguido.
 
 
Otros lucen obesos, raros o sucios. Odio separarlos.
 
 
Siempre Olavia trae algunos nísperos olorosos.
 
 
Siempre olvidas pasar al sótano.
 
 
No estás comiendo... es difícil alimentarte. Déjame endulzarte sopas.
 
 
Otros pendejos intentan ningunearme, amigos. Recién oí necedades.
 
 
Ahora, los tres opinaron.
 
 
¡Oh, largas aves vuelan increíblemente alto!
 
 
Aquel ruco obeso me atacó. Tiene intenciones criminales, Olavia.
 
 
Ahora ustedes, seguramente, tomarán ron importado, aromático.
 
 
Andy, Marthita, Adriana traigan inmediatamente sus trabajos, apúrense señoritas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Alguien usó tus rojizas, impecables amatistas. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
El mes pasado estuve conociendo Italia, Noruega, Alemania, Dinamarca, Austria...
 
 
Ella no tiene ilusiones, es necia, desidiosa, empecinada...
 
 
Ojalá consigamos un libro traducido, éste no se entiende.
 
 
—Oigan, LaTurca viene —indicó Diego—. ¡Ocúltense!
 
lunes, abril 21, 2008
 
El nefasto aviador me ofendió, repitiendo algunas mentiras insolentes. ¡Estúpido, no tiene olvido!
 
 
¿Obviarías ser tan estúpido? No te ofendas; solamente analiza mejor, Emmanuel, nuestro tormentoso enamoramiento...
 
 
Ala me insultó, gozándolo ostentosamente.
 
 
Odio decírtelo, Ala: "Las intervenciones son carísimas, amigo".
 
 
Operaron con una lentitud terrible... ¡Así reventó la odalisca!
 
 
Sus amigos lo ayudaron... rápidamente intentaron ocultarlo.
 
 
Ayúdame, mamá. Intento ganar otro salario.
 
 
Ayer gasté algunos reales recompensando a los amigos.
 
 
Ambos dijeron, realmente insultantes: "¡Anda, necia, agárrala!".
 
 
¡Oh, dos imponentes osos sexan apasionadamente! ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Otro día intenso olvidaré. ¿Sabes, Adriana?
 
 
Su increíble necedad causa escalofríos, resulta odiosa.
 
 
Emmanuel, no concibes un escrito nuestro. ¿Tienes rechazo, odio sincero?
 
 
Andy bebe otro ron recordando esos calientes encuentros.
 
 
El necio omaní jura amarla; realmente la aborrece.
 
 
¿Ahora comprende tanta insistencia? ¿También usted duda? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Emmanuel nos oculta jugadas, amigos; lamentable actitud. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Seguramente alguien busca enojarla.
 
 
¿Sabes? Adriana no dice estupideces, compañero; ella sabe.
 
 
Sólo Adriana la usa de apoyo. Bastarda, le escupe sandeces.
 
 
Seguramente Adriana brindará ensaladas saludables.
 
 
¡Sangrón! Aquí no grites, relájate, amigo. Nos tienes espantados, ¿sabes?
 
 
El vino está negro, tiene óvulos sangrantes.
 
 
Eso me está recordando grandiosos eventos...
 
 
El xilófago intenta tragar otro sauce, amigos, mientras el néctar, trémulamente, emerge.
 
 
Al parecer, alguien recogió esos cocos enormes, revendiéndolos todos exitosamente.
 
 
Es su casamiento, Ala; podrías aparentar... ¿Tu odio realmente impide aparecerte?
 
 
Otros cuatro amigos siguieron intentando olvidarnos. Nosotros aquí los maltratamos enormemente. No tienen escapatoria.
 
 
Soy un barrista romano, agnóstico y escéptico. Leo ocasionalmente.
 
 
Oiga, ¿busca excitarme diciendo idioteces? Escuche, necio, tache eso... ¡Subráyelo!
 
 
¿Recuerdas ese verano en Rumania? Eramos niños desastrosos, odiosos... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Recordarás esta verga entrando raudamente entre nalgas delicadamente obedientes.
 
 
Ojalá recordaras al reverendo...
 
 
Si ella no tiene adeudos, debemos orar.
 
 
Espere su turno; únicamente podrán ingresar Diego, Emmanuel... Chus, espere sentado.
 
 
Ala nos impide mejorar, al repetir mil estupideces.
 
 
¡Olvídalo! Brindar sin oporto lacera este sentimiento. ¿Cómo esperas negociarlo? ¿Cómo intentarás animarme?
 
 
Algunas maestras antiguas nos enseñaron razonamientos anacrónicos; mejor intentemos explicar, no tanta obsolescencia.
 
 
Sos ese ñoño observador, repulsivo. ¡Imagino tu amaneramiento!
 
 
Su opinión es compartida, estimada señorita.
 
 
Emmanuel se propuso asustarnos; nos transcribe algunos dichos ordinarios, soeces.
 
 
No agites tus ubres, ramera añeja. Levántalas más, enderézate. Nos tienes espantados.
 
 
Si usted completa un manuscrito bien ilustrado, resultará aceptado, naturalmente.
 
 
¿Se están negando o sucumbirán?
 
 
Nunca observo tus abundantes senos.
 
 
Soy un feliz reportero ignorante. Repito algunas notas.
 
 
Si Olavia no sigue, otros sufrirán.
 
 
Soy un fanfarrón realmente insufrible. ¿Desean aniquilarme, sonsos?
 
 
Se unieron algunas voces execrando con indignación tantas arbitrariedades sufridas.
 
 
Ayer le intenté manosear esas nalgas tan ostentosas, suavecitas...
 
 
¿Olvidaron los avíos? Viajarán implorando alimentos...
 
 
No uses benzina o sufrirás, Olavia.
 
 
Será un día, aparentemente, nuboso.
 
 
Soporta un difícil afección neurológica... --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Seguramente usted desea almendras, nueces.. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Nuestro único estudiante viajará a Sudán.
 
 
En su primer apunte nos trajo algunas breves acotaciones, nuevas.
 
 
Suelo usar cinturones inestables. Nunca tuve accesorios mejores... esos negros tirantes espantaban.
 
 
Andy recordó repentinamente esa bronca. Aterrorizada te advirtió: "Puedes usarlo, ñoño, aunque deberás acortarlo sucintamente".
 
domingo, abril 20, 2008
 
¿Se ofenderá, loco arrebatapuñadas?
 
 
Esta noche, compañera, acompáñame. No tengo ánimos de observarlos sola.
 
 
Sí, Olavia los invitó con insistencia. Todos aceptaron muy entusiasmados; naturalmente, terminaron encantados.
 
 
Atenderán, Buda, sus urgencias, requerimientos, deseos... Actuarán solícitamente.
 
 
Siempre ese ñoño ordinario repite ideas tan absurdas...
 
 
Su amigo besa estupendamente, señorita.
 
 
Aunque parecían reproducciones, Olavia pudo identificar aparentemente dos originales, ¿sabes?
 
 
Algunos hombres obtienen resultados apropiados.
 
 
Apareció Marthita, ahora.
 
 
Adriana los ama.
 
 
Es xenófobo, compañero. Ese locuaz esloveno nos cree idiotas, Ala.
 
 
Oyeron buenas exposiciones, doctora: el conferencista esloveno rozaba la excelencia.
 
 
Si Olavia nos dice "escriban, amigos", ¿no debemos obedecerle?
 
sábado, abril 19, 2008
 
Ala se oculta muy bien. Recuerdo otras situaciones así, sondeando.
 
 
Ayer comimos algas del estrato marino índico, ¡asombrosas!
 
viernes, abril 18, 2008
 
Señores, insisto: comprométanse íntimamente. ¿Les interesa acaso nuestra academia?
 
 
Su amiga no cantó; impulsivamente ordenó no acompañarnos, retirándose la orquesta siciliana.
 
 
Seguramente estarías muy indignado. Digo: oíamos ronquidos muy intensos; deberías, obviamente, sancionarlos.
 
 
Sus oficiales estaban cansados; escuchaban semidormidos.
 
 
Sus amigos tomaban intenso sake fenomenal. Alcoholizados, cantaban canciones infames, olvidando necedades estúpidas, soeces.
 
 
Oye, pavo, olvidar rencores te otorgará satisfacciones.
 
 
Sus amigos lo urdieron: dieron a Rabo los oportos.
 
 
El niño vienés intenta leer esos cuentos ingleses entre nauseabundos, destructivos olores. Nosotros olvidamos saludarlo.
 
 
¿Entendieron su conducta? Alguien nos dijo: "Atención, los oscuros señores administradores mandan explotando nuestros temores, envileciéndonos".
 
 
Señor, escúchenos, ¿nos cree idiotas? Lamentablemente, los acrónimos mejor escritos nos tachó escandalosamente.
 
 
Olavia respondió, aceptó tus excusas, sencillamente.
 
 
Aquí los convoco, obsecuentes... Hoy olí la indigna zafiedad a dos orates.
 
 
Sientes odio, reconócelo... porque regresa ebrio, siempre alcoholizado.
 
 
Seguramente Ala les dará otra sorpresa.
 
 
Alguien dijo que una idea requiere inteligencia remanente... Les ofreceré saldos.
 
 
Seguramente allí les informarán dónde adquirirlos.
 
 
Olavia respondió: "Déjalos, intentarán nuevamente algún recurso; imaginarán otra salida".
 
 
—Son unos brutos —les espetó Valeriana—; algunos, decididamente ordinarios...
 
 
Otra revolución asoma... Con indirectas o no, estoy sublevado.
 
 
Oigan, buscando sus errores, revisando varios acrónimos, releí las oraciones.
 
 
Si Emmanuel comete un error, seguramente tratará, rápidamente, Ala de observarlo.
 
 
Oye, tonto, respétame obedientemente. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sí, Emmanuel, eres casi un estupendo sobón. Tú reptas alrededor del otro. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Soy una persona estupenda. Reconócelo, imbécil, o rápidamente estarás secuestrado.
 
 
Eran nuevas viñetas, ilustraciones obviamente superiores.
 
 
Ocho suecos trajeron esos negros tambores, ofreciéndolos superbaratos. Ahora mismo están negociando tres envíos.
 
 
Nunca aquellos locos ganaron un encuentro. Aquí nosotros dominamos ostentosamente.
 
 
Ala, ¿me estás nalgueando?
 
 
Oigan, les insistiré, si quieren un enamorado, ¡amen!
 
 
Sólo Andy lame ubres de antílope rumano; luego, olisquea.
 
 
Si él cree recordarte, entonces todos obviemos saludarlo.
 
 
Si olvido, no sabré algunos secretos...
 
 
Si esperamos, ñoños, olvidaremos rencillas estúpidamente sonsas.
 
 
Amémonos más o no tendremos otra nación amena. Debemos olvidar, señores.
 
 
Epa, señores, ¿cogeremos así siempre, amontonados?
 
 
Si unidos fornicamos intensamente, créanme, incrementaremos esa naturalidad tan escasa.
 
 
Según Olavia, cuando introduzcas algo lentamente (dedo, eje, mástil o cilindro), recuerda antes tener aceite suficiente...
 
 
Evitemos ser tontos. ¡Unámonos! Debemos iniciar asociaciones socialdemócratas.
 
 
Sí, Olavia, busco amarte mientras estudias.
 
 
Si intentas estimularme, nena, entonces sóbame.
 
 
¿Recuerdan ese lago imaginario, gigantesco? Intenten observarlo sobándose aquellas sienes.
 
 
Súbditos, ordeno no reír escuchando invocaciones religiosas.
 
 
Se oyeron ruidos, pasos rápidos, estrepitosos... Súbitamente, irrumpió. Varios olvidaron sonreír.
 
 
Soy un gran estratega. Rápidamente explicaré nuestras campañas, indicando ataques sorpresivos.
 
 
Siempre apreciará buenas intenciones o sugerencias.
 
 
Sólo algunos buenos intendentes otorgan subsidios. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
jueves, abril 17, 2008
 
Si Aristóteles llora, ayúdalo diciéndole aforismos sabios.
 
 
Alcancen las almendras saladas.
 
 
Opinó, resultando bastante inocente: "Tengo alas".
 
 
Sus ojos negros ruedan intensamente, están neciamente dejando órbita.
 
 
Ella sí puede estar con todos aquellos camaradas universitarios. Los ama, regularmente está sonriendo.
 
 
Alguien nos dejó algunos libros espectaculares.
 
 
¿Ejercitarnos? ¡Juguemos eróticamente! Redactemos cosas incitantes, tan excitantes... Mejoremos oraciones subsecuentes, LaTurca. ¡Ándale!
 
 
Sus ubres coloradas usé, lamiéndolas extensamente. No te ofendas, sopórtalo. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Intensamente no, te escuché, nomás. Salgo ahora; me encantó nuestra tertulia, ejercitémosla.
 
 
¿Oíste intensamente?
 
 
Oí, ya ...
 
 
¡Ah! De verdad intentaré evitarla. Realmente trataré, ¿oyó?
 
 
Rabo, escuche cuando hablo, amigo... Con ese mastodonte odiaría salir, le advierto.
 
 
Si es ñoña obesa, rechacémosla.
 
 
Escuche, no temen, Rabo; esas gordísimas ancas rechazará seguramente, señor.
 
 
Son ostentosas, LaTurca. A mí esas nalgas temen entregarse.
 
 
Oiga, señor, ¿tienen esas nalgas (tan obesas) su admiración solamente?
 
 
Sus extraordinarias nalgas son así, tan ostentosas.
 
 
El xenófobo, con lamentable audacia, manifiesta algunos conceptos insultantes; olvídalo, no es sensato.
 
 
Sus últimos besos resonaban estrepitosamente, pues tronaban inquietos como inmensas aspiraciones, mientras ella no toleraba exclamaciones.
 
 
Salió un camión ululando... Lo esperábamos nosotros tres, ocultos subrepticiamente.
 
 
El xilófago comió unos sauces asiáticos suculentos.
 
 
—Silencio —indicaba la enfermera—. ¿No comprenden, idiotas? Oigan, señores, aunque me expliquen, no tienen excusas.
 
 
Su ombligo me basta realmente; intento obtenerlo silenciosamente.
 
 
Olvídalo. Lo vimos irse desde aquellos médanos oscuros, sombríos...
 
 
Nos olvidamos...
 
 
Solamente oiremos la única canción interesante, otra no.
 
 
Seis obesas lograron unirse con instalaron otros nichos. ---------- La oración tiene errores de sintaxis.
 
 
Según un semanario uruguayo, realmente requiere otra solución.
 
 
Otros juegan oyendo susurros.
 
 
Se unió con una llamativa escandinava: no tenía ojos.
 
 
Su oscuro cuento impresionará al lector incauto. Será temido, Andy. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Su ostentoso culo invita a libar intensamente. Sí, tiene algo suculento.
 
 
Su escandalosa xenofobia une a los estudiantes socialistas.
 
 
Seis estudiantes ñoños ocultan revistas escandalosamente sexuales.
 
 
Si Emmanuel me imita, llorará acongojadamente, señores.
 
 
Ala dijo mentiras increíbles, realmente absurdas. Busquémoslo, luego escupámosle semillas.
 
 
Ordena rápidamente tus objetos, guarda aquellas fotografías... Inminentemente arribarán. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Olvidé redactar tus oraciones, gusano. Redactaré algunas fantásticas, incluso admirables.
 
 
Seis indios leían bellos anuncios. No dominaban ortografía.
 
 
Aquellas bonitas sureñas urgidas resuellan, deberían andar silbando.
 
 
Son artículos largos, aburridos, Marthita; algunas notas, casi absurdas.
 
 
El xilofonista tendrá recitales en Madrid o Salamanca.
 
 
Ala dijo mil idioteces reprobables. Ala busca levantamientos extremos.
 
 
Siempre oigo cuchicheos intensos. Es, definitivamente, algo deleznable. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ala dijo mil idioteces reprobables. Ala busca levantamientos en sociedad. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sí, él ganó una insignia realmente admirable.
 
 
La ofensiva contra Omán seguirá.
 
 
Ellos le explicaron cuentos terribles, ocultando recelosamente argumentos locos.
 
 
Ocho fulanos ennegrecieron nuestra solemne iniciativa. Vamos a mencionarlos en nuestra tribuna electoral.
 
 
Señor, usted está loco... ¡Trató al letrado ofensivamente!
 
 
Obedece bien, Emmanuel. Dejemos esos corajes, ese recelo. Lentamente olvídalo, suéltalo.
 
 
Olavia besa sapos espantosos. Recuerda viejos argumentos narrativos, desea obedecerlos.
 
 
Alguien te está observando.
 
 
No acudió ningún ateo.
 
 
Solamente uno cagó, una me babeó íntegramente... El resto orinó, nana.
 
miércoles, abril 16, 2008
 
Naturalmente, Andy nos acogerá. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Solamente uno cagó, otro me babeó íntegramente... El resto orinó, nana. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sólo esos grandes ungidos inmoláronse realmente; los otros sucumbieron.
 
 
Sigan a los últimos; debemos alcanzarlos rápidamente. ¡Les ordeno seguirlos!
 
 
¿Esos dos idiotas fueron invitados? Cuando ingresen omitiré saludarlos.
 
 
No olvides comprar huesos extraños. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
¿Nunca oíste cómo hacer edificios?
 
 
Se acostaron borrachos esa noche.
 
 
Ojos penetrantes te investigan, Marthita. Algo saben.
 
 
No estamos generando recaudaciones óptimas.
 
 
¿Ese saco turquesa usaste? Definitivamente indecente, ¿alguno negro?
 
 
Recuerdo aquel poema inglés. Decía: “Amémonos mientras esos niños tontos estudian”.
 
 
Si encuentran ñandúes, ocúltense rápidamente.
 
 
Su ano lamí, temeroso. Impresionantes malvaviscos brotaron, asombrándonos. ¿No quiere unirse, indeciso señor?
 
 
Ofrezco formar razonables equipos con entusiastas rumberos livianos o saltimbanquis.
 
 
Señorita, aún quedan unos escritos aquí. ¿No deberíamos ofrecerlos?
 
 
¿Observas plantaciones incendiadas? Nuevamente, indios onas nos están saqueando.
 
martes, abril 15, 2008
 
Ahora, mejor esperar; Rabo intentará convencernos... ¿Aceptará nuestras opiniones?
 
 
Ocho blondas suecas, tetonas, andaban culeando; una, linda, improvisaba zapateo americano.
 
 
Es, quizás, un idiota; pero, amigo, me imagino entenderás, no te obstaculiza.
 
 
Descartaron efectuar cuatro intentos de identificación de aquella muerta en Namibia... ¿Tendrán equipamiento?
 
 
Eran nuevos; tenían ideas demasiado avanzadas, decididamente.
 
 
Opere bien... Veo impedida, así, mi entrada... ¿No tengo entidad?
 
 
Se ocupa barriendo, repasando el piso recién encerado; completamente idiotizada, obviamente.
 
 
Oiga, buen señor, tengo allá cuartos utilizables, lindos... Incluso, zaireños arribados recientemente, nos ofrecieron sobreprecio.
 
lunes, abril 14, 2008
 
Otros sufrieron cuando un rinoceronte enojado corrió intentando obstaculizarnos.
 
domingo, abril 13, 2008
 
Esos nubarrones generaron una lluvia intensa, después... oscureció.
 
jueves, abril 10, 2008
 
¡Opongámonos! ¿Podemos olvidar? ¡Nunca! Dinos, Rabo, ¿es maravilloso ofendernos sediciosamente? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sí, inhábil, como impongas las ideas, así nos opondremos... ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
miércoles, abril 09, 2008
 
Ojalá jugáramos, obviamente satisfechos... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sus intenciones coincidían. Intentaban liquidar imbéciles ante nuestros ojos. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
El xilófago parsimonioso regurgitó el sauce aquel, robusto, sabrosamente engullido.
 
 
¿Osas fumar en nuestro dormitorio, asquerosa? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Su imaginación cochina indigna, LaTurca. Intente alejarse, no ofenda. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
martes, abril 08, 2008
 
Sí, Olavia, los alumnos más estudiosos no temen expresarse.
 
 
¿El xenófobo puede levitar? Oye, te acercarás, lo observarás solamente...
 
 
Hay otros muy buenos recursos, explótalos.
 
 
Olvídalo, hombre.
 
 
Ojalá duermas increíblemente, Olavia.
 
 
Oigo ruidos. ¿Otra noche desvelada? ¡Oh!
 
 
Ojalá fuese usted, señor comandante, alguien menos interesado en notarse tan orondo.
 
 
Si intentas manipularme, para ahora. Tus intentos conllevan ofuscamiento.
 
 
Adriana, gracias... Nunca olvidaré su trato increíblemente cortés, obsequioso, simpático...
 
 
Amigos, siempre ultimen sus temores agnósticos.
 
 
Olavia besa víboras indias, Ala ríe, LaTurca asusta.
 
 
Ocho brtitánicos vinieron inmediatamente al recordar la algazara. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Él no aceptará jamás esa notificación. Aparentemente, desea obviarla.
 
 

Él no tiene reacción. Es tonto, inútil. Es necio, enajenado...

 
 
Siempre, un buen libro, interesante, me entretiene.
 
 
Eso será como un carro helénico, amigos. Naturalmente, ostentoso, sublime.
 
 
Obsesivamente buscas sancionarnos, Emmanuel. ¿Quieres una idea, amigo? Respétanos más, escúchanos.
 
 
Ahora decidí morir, inmolarme tácitamente, entregarme locamente, obsequiarme...
 
 
Sus últimos botones valen enormidades. Revíselos, señor, intente valuarlos o sopesarlos. ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Entonces, tienen intereses comunes... ¡Admítelo!
 
 
Soslaya ominosamente los acuerdos más elementales. No tiene ética.
 
 
Sí, él ronca intensamente, óyelo solamente.
 
 
Señores, únicamente busco voluntarios. En realidad (sería ideal) voluntarios objetivos, serios.
 
 
Algunos de ellos pueden tener objetivos subversivos...
 
 
Algunos defeños están pendejos, tan orates, sonsos... --------- La última palabra debe ir en negritas.
 
 
Ahora me interesaría ganar adeptos...
 
 
Oye la aclamación. Verdaderamente intensa, amiga.
 
 
Sí, antes tenían incertidumbres, sospechas... Felizmente escucharon cuando habló Olavia.
 
 
Ahora me interesaría saber: ¿todavía alberga dudas? ¿Está satisfecho?
 
 
Al menos, intente generar amistades...
 
 
Obtendrás importantes ganancias, amiga.
 
 
Sus atributos le ameritan retribuciones importantes, oiga...
 
 
¡Oye, jamás esperé tan espectacular salario!
 
 
Ahora, si quieren un empleo redituable, ofrezcan sus ojetes.
 
 
Eso resultará asqueroso...
 
 
No, oporto con hielo era...
 
 
¿Sólo usaron cinco unidades? ¡Muy bien! Incluyan el resto otra noche...
 
lunes, abril 07, 2008
 
Nunca olvidaremos. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sus últimos comentarios ubican muy bien esas relaciones oscuras, ¿no? ------------ La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Los indios guaraníes entraron rápidamente. Esas zagalas anglicanas sucumbieron.
 
La última palabra del último post sirve de acrónimo para la frase del siguiente.
Debido a los cambios que está implementando Blogger, debes teclear /ncr al final de la dirección del dominio que tu navegador te muestre. Es decir, si en la barra de dirección de tu navegador muestra "http://acronimos.blogspot.com.ar", deberás teclear "http://acronimos.blogspot.com.ar/ncr".

Puntaje a partir del 1° de enero de 2008

Cabeto Administrador +1181
LaTurca +1054
Marthita +874
Ala +782
Emmanuel +618
Adriana +266
Gloria +168
Algo para recordar +136
Eli +122
Susy +089
Rubén +083
Diego +079
Sigilosa +053
Cecilia +029
TT +027
Francisco +012
Javier +011
Alabama Worley +010
Vylia +010
Dante Co-administrador +003
Juan +003
La Co +001
Nashira +001
Yue +001
Valeriana -002

PUNTAJE HISTÓRICO

Cabeto Administrador +2356
Emmanuel +1893
LaTurca +1736
Ala +1268
Marthita +1107
Adriana +335
Olavia Kite Fundadora y administradora +300
Diego +124
Dante Co-administrador +073
Vylia +072
La Co +039



Último recuento hecho el dos de abril de 2012 con el acrónimo de LaTurca terminado en 'acrónimo'.


- CAJA DE RESONANCIA -



¿QUÉ ES?

acrónimo.
(Del gr. ̚κρος, extremo, y -ónimo).
1. m. Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olante) n(o) i(dentificado).
2. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (cr?di)to.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Acrónimos empezó como un divertido juego de palabras en inglés que pronto fue adaptado al portugués, y ahora, al español. El objetivo es construir una frase a partir de las letras de la última palabra del post inmediatamente anterior. El carácter de la frase (serio, tonto, indecente) no importa. ¡Lo esencial es que la frase forme el acrónimo correctamente y tenga sentido! Cada frase correcta le otorga 1 punto al jugador.


JUEGA

¡Todos están invitados a jugar! Dejen un mensaje en la Caja de resonancia con su nombre, E-mail, la dirección de su página (en caso de tenerla) y su país de origen. El único requisito indispensable es tener una cuenta en Blogger. ¿Qué esperan? ¡Únanse y diviértanse!

Blogstop es el juego original. Acrônimo es el juego en portugués.


REGLAS
  1. Se otorgará un punto a una oración si ésta tiene sentido, buena ortografía y gramática, y si tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  2. Se quitarán dos puntos a una oración que contenga faltas de ortografía o sintaxis.
  3. Se quitará un punto a una frase que parta de otra que contenga faltas gramaticales u ortográficas.
  4. Se quitará un punto a la frase que no tenga como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  5. Las oraciones deben ser completas, con sujeto y predicado. Los fragmentos serán tomados como faltas gramaticales.
  6. No se permite usar nombres propios, exceptuando el caso de nombres de jugadores de este blog, escritos tal como aparecen en la tabla de puntaje sí son permitidos.
  7. La última palabra de su frase no puede exceder los 20 caracteres, y debe ser puesta en negrita.
  8. Nuestra referencia máxima es, El Diccionario. La excepción a esta regla son los nombres propios aceptados (ver regla #6). Es decir, una palabra es válida ÚNICAMENTE si aparece en la lista de jugadores de Acrónimos o si aparece en el diccionario de la RAE, tanto en búsqueda directa o dentro de una definición.
  9. Un mismo participante no debe escribir dos frases seguidas; se parte siempre de la frase de alguien más.
  10. ¡Revisen bien sus frases antes de publicarlas! No quieren perder puntos, ¿o sí?
  11. Los posts no deben contener nada que no sean las frases del juego. La Caja de resonancia está abierta para cualquier otro tipo de conversación y avisos del administrador.
  12. Dado el caso de que dos o más personas escriban frases a partir de la misma palabra, sólo la primera en aparecer publicada será válida. Si varios minutos después aparece la otra oración, aunque ésta muestre una hora anterior, será inválidada, siempre que el hecho suceda cuando pueda ser válidado.
  13. Cuando un post no sea aceptado (si no cumple con alguno de los requisitos), el siguiente debe partir de la última frase correcta que se haya escrito.
  14. Para asegurar su permanencia en Acrónimos, los jugadores deberán hacer como mínimo un post cada tres meses. En caso de ser retirados del juego, pueden solicitar su reingreso con un comentario en la Caja de resonancia.
  15. NINGÚN jugador podrá borrar o modificar su oración publicada una vez que otro jugador haya publicado una nueva oración a partir de ésta.
  16. Cualquier discusión en torno al desarrollo del juego será moderada por el Administrador y resuelta por éste.

ARCHIVOS
agosto 2003 / septiembre 2003 / octubre 2003 / noviembre 2003 / diciembre 2003 / enero 2004 / febrero 2004 / marzo 2004 / abril 2004 / mayo 2004 / junio 2004 / julio 2004 / agosto 2004 / septiembre 2004 / octubre 2004 / noviembre 2004 / diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / abril 2005 / mayo 2005 / junio 2005 / julio 2005 / agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / mayo 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / julio 2011 / agosto 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 / octubre 2012 / noviembre 2012 / diciembre 2012 / febrero 2013 / marzo 2013 / mayo 2013 / junio 2013 / julio 2013 / mayo 2015 / octubre 2015 /


Powered by Blogger