ACRÓNIMOS


sábado, agosto 30, 2008
 
Adriana reía ruborizada aquella noche contando anécdotas risueñas.
 
 
Estuve limpiando el garaje ayer, nuestro carro intentaré arrancar.
 
 
Sí, ella ganó un reloj americano muy elegante. ¿Notas tanta elegancia?
 
 
Olavia balanceó el reloj; tenía un rulemán atascado, seguramente.
 
viernes, agosto 29, 2008
 
El xilofonista intentó tocar oberturas.
 
 
Solamente Emmanuel no trabajaba intensamente; descansaba al menor esfuerzo. No tendrá éxito.
 
 
Ella sí puede acariciarme, ñoño, ¿oíste? La amo sentidamente.
 
 
Recién el cocinero intentó (al mediodía) elaborar nuevas tartas españolas.
 
 
Ahora debo intentar vencerte, imbécil. Necesito atacar reciamente.
 
jueves, agosto 28, 2008
 
No intentes, ñoño, adivinar.
 
 
Sí, ocúltate, lograremos una conmoción inmediata ocultándonos, niña.
 
 
Entonces me ocupé: comenté, intervine... ¿O no oyeron? -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Adriana sabrá tomar rápidamente otra solución.
 
 
Su esposa no tiene empacho ni considera importante ayudar. Dejémosla, obviémosla, señores. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sus ojos parecen astros.
 
 
Seis ornitólogos moriscos embalsamaron tres ibis en nuestro dispensario. Olavia se emocionó. -------- La oración anterior contiene errores.
 
miércoles, agosto 27, 2008
 
Sin excusas nos traicionan, exhiben nuestras cabezas... Impíos, acumulan deshonores ocultándose, sometiéndose. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Señora, usted cocine un lomo entero; nosotros tomaremos otra sopa.
 
 
Solíamos engullir ñoqui o rábanos; eran suculentos.
 
 
El xilofonista podía limpiar instrumentos con ácido cuando intentaba obtener nuevo esplendor, señores.
 
 
Sería idiota esperar meses para recibir explicaciones.
 
 
Olavia solía cantar una ranchera octosilábica, siempre.
 
 
Rápidamente atravesé paredes, imaginando duendes oscuros.
 
 
Solamente el ñoño ora rápido.
 
 
Su amiga besa espléndidamente, señor.
 
 
Es natural lavar una terraza asquerosa durante otoño, ¿sabes?
 
 
La amo sinceramente, tía. Intentaré matarme o suicidarme aquí. Me enterrarán, naturalmente, todos enlutados.
 
 
Solamente el nuevo sacristán asistía con interés. Otros nos atendían lastimosamente.
 
 
El juego empezó. Mi papá logró amedrentarlos rápidamente. ¡Es sensacional!
 
 
Aquel guerrero ruso atrapó dos excelentes carneros. Eran robustos los ejemplares.
 
 
Sus estudios respaldan esa natural ambición. Recuerda, Lali, agradecerle.
 
 
Olavia bebió tequila esa noche. Intentamos detenerla o serenarla.
 
martes, agosto 26, 2008
 
Ocho varones argentinos compitieron internacionalmente. Ovacionémoslos, necesitan estímulo. Muchachos, observemos sus logros obtenidos.
 
viernes, agosto 22, 2008
 
Olavia bebió tequila toda esa noche. Intentamos detenerla o serenarla. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ocho varones argentinos compitieron internacionalmente. Ovacionémoslos, necesitan estimulo. Muchachos, observemos sus logros obtenidos. -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
El xilofonista argentino ganó ese reto al nadar desnudo. Ovacionémoslo.
 
 
Ojalá dibujemos imágenes angelicales. ¿Retratos? Los odio. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El xenófobo argentino generó ese rencor, amigos, nosotrros deberíamos odiarlo. -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Otra insistencia supondría terminar exagerando.
 
 
Si ella no te ama, déjala. ¿Oíste?
 
 
Algo leyó esas jocosas aventuras sentado.
 
 
Si el ñoño obeso recita, inmediatamente te alejas.
 
 
El sueco fue usando esa ropa zaireña ordenadamente, señorita.
 
 
En nuestra aula magna ocho reumatólogos aceptaron realizar mayores esfuerzos.
 
 
Intento no mentirte, Eli, debo intentar amarte tan apasionadamente, mi estimada nalgona. Temo enamorarme.
 
 
Saldré inmediatamente.
 
 
Otros fanáticos entienden nuestra defensiva; éstos realmente no. ¿O ?
 
 
Se oponen negando realidades... ¡Intenten entender! No debemos ofendernos.
 
jueves, agosto 21, 2008
 
Si Olavia ríe, Diego observa sonriendo.
 
 
Este barullo revienta incluso oídos sordos.
 
 
Anoche salieron indígenas de una aldea mocoví. Eran nueve, totalmente ebrios.
 
 
Sus ojos me ablandaban. Lograban inmovilizarme asiduamente.
 
 
Ocho camioneros urdieron robar rápidamente el nuevo camión. Intentarán atravesar Somalia.
 
 
Ante tal lentitud, es totalmente inútil seguir murmurando ocurrencias.
 
 
En nuestro club aprendimos natación, tiro, atletismo...
 
 
Releí esa cátedra internacional. Está notablemente trabajada en materia entomológica. ¿No te encanta?
 
 
Algunos niños tontos intentaron enterrarme recientemente.
 
 
Sin ulular idioteces, zarpamos antier.
 
 
Ocho franceses (en natación) doblegaron a Suiza.
 
 
Su estimado ñandú osó rasgar el sauce. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Su esposa no tiene empacho ni considera importante ayudar. Dejémosla, obviémosla, señores. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
No ofendas.
 
 
Se ofuscan, lamentablemente. Unos comentan idioteces; otros, no.
 
 
No opinaré; considero inútil o negativa esa solución.
 
 
Sus aclaraciones (tan intensamente solicitadas) festejaríamos, amigo. Comparta con interés opiniones, nociones...
 
 
Ocho xilofonistas intentaron mascar opio rápido, obviamente necesitábanlo. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Si intentas ganarme, nunca obtendrás satisfacción.
 
 
Escuchen, me preocupa ahora, realmente, el dictamen acerca de otros signos.
 
 
Atletas noruegos osaron comer hamburguesas, emparedados...
 
 
Saquearon una institución zonal, anoche.
 
 
Si intentas nomás vengarte, entonces recuerda, güey, usa esos navíos zaireños. ¡Ataca súbitamente! ------------------ La oración parte de una con errores.
 
 
¿Sabe usted, Gregorio?, estuve remodelando ese nuevo convento idéntico al suyo. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la última frase válida.
 
 
Solamente intervinieron nueve veleros en regatas. Ganó un español nuestra zona, Argentina segunda. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Saquearon una institución zonal, aquellos sinvergüenzas. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Siete obesos belgas resultaron excelentes como atletas. Recién ganaron (arrojando discos) a Suiza.
 
miércoles, agosto 20, 2008
 
Son ojotas nuevas, incómodas, demasiado ornadas, sobrecargadas...
 
 
Se oyen, lejanos, otros sonidos.
 
 
Salieron, ayer, bastante apurados... Nos dejaron increíblemente jodidos, asustados, solos.
 
 
Sepan ordenar la única casa íntegra. Otra no edificarán, sabandijas...
 
 
Sería óptimo lograr un consenso inmediato. Oportunamente necesitaremos encontrar soluciones.
 
 
Sí, iniciaré terapias usadas aquí deseando obtener soluciones.
 
 
Son ángeles negros, despojados. En cruz están situados.
 
 
Si esos necios te enojan, no cuelgues inmediatamente, Ala. Diles otras sandeces.
 
 
Ojivas rusas incendiaron el norte. Tienen armas letales. Estamos sentenciados.
 
 
Salgan, usted y aquel sexólogo. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Eli sabe cocinar algunos postres orientales.
 
 
Es solamente contradictorio, al parecer: oxímoron... --------- La oración tiene errores de ortografía.
 
 
¿Otro indio se te escapó?
 
 
Escuchame, me pregunto, ¿un juez aceptaría reintegros o no? -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
¿Ocho inisistentes señoras te empujaron? -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Ayer la ayudé. Buscábamos a LaTurca, ¿oíste?
 
 
Ah, madre, no esperes su infelicidad... Alábalo.
 
 
Señora, ¿encargué ñoquis o ravioles? Indudablemente, tengo amnesia...
 
 
Suban usted y aquella señorita.
 
 
Ella sí puede estar redactando poesía. Ella, naturalmente, tiene inspiración. Conozco odas suyas.
 
 
¡Esto no tiene un sistema impulsor! Algo similar me acercaron, renegando, mecánicos esperpénticos...
 
 
Sus ojos bonitos recuerdo. Incluso, amigos, me emocionan notablemente. Temo entusiasmarme.
 
 
Omite vibrar ante cada inspirativa ovación. No acepta rechiflas enardecidas. Mientras, observa sobriamente.
 
 
Si él para algún remate, amigos, realmente lo ovacionaremos.
 
 
Sería importante no trasladar al xenófobo. Intentaré separarlo.
 
 
¡Amigo, cometes algo realmente aberrante! Mientras escribes largos acrónimos, deberías observar sintaxis...
 
 
Ahora hay opíparos rábanos acaramelados.
 
 
¿Acaso realmente te interesa, Marthita, amasar ñoquis ahora?
 
 
Negando, aquel corredor intentó ocultar nueve asaltos. Los investigadores sabían tal artimaña.
 
 
Nos abordaron con interés, obviamente, nacionalista.
 
 
Solamente un ciclista uzbeko (muy bueno) inteligentemente recorrerá aquella nación.
 
 
Asístelos; busca a los ocho rezagados inmediatamente o sucumbirán.
 
 
Reapareció el zulú Octavio nadando. Ganó algunos bellos abalorios.
 
 
—¡Ojalá pudieran oírme sin interrumpir tanto! —Olavia rezongaba.
 
 
Siempre el ñoño aparecía leyendo algún nuevo diario opositor.
 
martes, agosto 19, 2008
 
Amigos, miren, él nos anduvo señalando...
 
 
Algunos hombres organizan reuniones amenas.
 
 
Sírvanse entonces, ñoquis o ravioles, ahora.
 
 
Se enojó ña Olavia; realmente explotó, señora.
 
 
¿Acaso le temen? ¡Olvídenlo, señores!
 
 
Son otros ñandúes, Ala, bastante altos.
 
 
Relinchó el caballo o me pareció escucharlo, no sé, acaso soñaba...
 
 
Sería un disparate aceptar recompensas.
 
 
—Odio los veranos —insistía Diego animadamente—; me ofusca sudar...
 
 
Se ofrecen con insistencia; están deseando alcanzar diputaciones en Sevilla. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Obstaculizadas las viejas instituciones, murieron olvidadas sociedades... -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Nos olvidamos.
 
 
¿Será ofrecido, licenciado, un cargo interino o no?
 
 
Olavia traerá, rápidamente, otra solución.
 
 
Saldrán, usted y otros.
 
 
¿Sabe usted, Gregorio?, ¡en Roma encontré nueve conventos idénticos al suyo!
 
 
Siempre escucho tus elucubraciones. No temo oponerme; nunca aceptaré sugerencias.
 
 
Ahora sí, ustedes sufrirán tremendos ataques de otitis, setentonas.
 
 
¿Será un juicio equitativo? Todos estamos, lógicamente, asustados.
 
 
Larguémonos a Madrid enseguida, niña. ¿Trajo aquella bolsa? La estibaremos: sujétela.
 
 
Los amigos míos expresaron nada tremendamente alegre; bueno, LaTurca estaba sollozando... --------- La oración tiene errores de ortografía.
 
 
Entonces, tendrá acrónimos nulos o lamentables.
 
 
Si es mejor el jugo albanés, no tome etanol.
 
 
Señor, oiga, nunca intenté decir oprobio semejante...
 
 
¿Esos son gritos recriminatorios? Intuyo me interesan más otros sonidos...
 
 
Idiota, nosotros tenemos el mismo problema: estando rabiosos, insultos esgrimimos.
 
 
¿Saliste a la intemperie?
 
 
Amigos, lamenté aquellas respuestas insultantes. Dolida, ofuscada, salí.
 
 
Ahora lo anunciaré rápidamente. Intentaré después oírte, simplemente. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sus oídos reventaron. Daba alaridos.
 
 
Ojalá, Rabo, Olavia pudiera escucharnos; lamentablemente, está sorda.
 
 
¿Entonces no tenemos una sierra? ¡Incluso así, seguiremos moldeando oropeles!
 
 
Otros dirán insultos o saludos; a mi entender no tienen experiencia... -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
¡Oh, Dios inclemente! ¡Oh, Salvador, ayúdame! Mi especie necesita tu entusiasmo.
 
 
Adriana, generalmente rabiosa, arremete violenta, incisiva, odiosamente...
 
 
Su esposo decidió intervenir cuando intuyó (ofendido) su agravio.
 
 
Dime, ingrata, ¿cómo osas timarme o mentirme? ¡Intentaré castigarte! ¿Oíste, sediciosa?
 
 
Señores, están generando un raro ambiente... -------- La oración anterior contiene errores.
 
lunes, agosto 18, 2008
 
¿Diez indios con orejeras te ofrecieron mi coche, Olavia? ¡¿Segura?! -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Noto esa cantidad enfermiza de argumentos dicotómicos...
 
 
Ese xenófobo petulante apareció nuevamente; seguramente, intentará otra necedad.
 
 
Escucho cómo una ansiosa ninfa implora, menudeando, estar mejor entretenida. No tiene expansión...
 
 
Si insistimos, Rabo volverá; intentará evaluar nuestro trabajo ecuánimemente.
 
 
Entonces su perro, el rabón, alcanzó nuestros zapatos al sirviente.
 
 
Solitaria, está navegando tu arca; regresas sin esperanzas.
 
 
Su abuela compró un diván incómodo; decepcionada, aceptó sentarse.
 
 
Nerón, el gato amarillo, recibe nuestras oportunas sacudidas.
 
 
Intuyo nuevas fabulaciones o redomadas mentiras. Así, cualquier infeliz osará negarnos.
 
 
Ofrecieron información.
 
 
Otras insidiosas declaraciones .
 
 
El xilofonista canadiense intentará tocar algo de oído.
 
 
Subí inmediatamente. No creí encontrarte revolcándote allí, mi extasiada núbil... Temblé excitado.
 
 
Olavia pidió unos suculentos chocolates uzbekos. Los obsequió sinceramente.
 
 
Subamos, instalémonos... Los edecanes nos conseguirán, inmediatamente, opúsculos.
 
 
Solía oír canciones inglesas. Aburrido, luego intenté sonatas turcas. Ahora, silencio...
 
 
Andando los caminos a Úbeda cayeron innumerables lágrimas españolas, socialistas.
 
 
Siempre asan los alcauciles.
 
 
Se oyeron bombos en la otra sala.
 
 
Senos asombrosos usted conocerá. Entre, sóbelos.
 
 
Si ahora usa corpiño estará espléndida, señorita. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior
 
 
Siempre andan los indios desgajando aquellos sauces.
 
 
Es lógico empavorecer con tormentas, rayos o centellas. Un tanto acertado resulta no organizar salidas.
 
 
Ella lo evita con temor, rehuye obsesivamente confrontarlo. Tomando atajos, prefiere negar obsecuencias reiteradas. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior
 
 
Ocho bobos se están quitando unos impermeables oscuros, sin avistar monzones eminentes. Nosotros tememos electrocutarnos.
 
 
Ah, usted genera una risa incontenible, obsequiosamente.
 
 
Así terminará enfermo, seguramente. Ojalá reciba algún buen augurio.
 
 
Sí, una fuerte, rotunda indignación atesoraba.
 
 
Ala, usted lloraba ayer; ¿sufría?
 
 
¡Ay, cómo aúllas!
 
 
Ojalá pronto esté Rabo, acá.
 
 
¿Oyen bien? Tenemos esos nuevos equipos reproduciendo la ópera.
 
 
Ni ahí logro generar un excelente acrónimo. No dudo obtenerlo.
 
 
El xilofonista austriaco me estuvo nalgueando.
 
 
Seguramente, el sábado, ustedes dediquen algunos minutos... Estudien, nomás, tendrán examen.
 
 
Su ojo chueco intentaré enderezar. Dame aquel dedal, esculcaré sesudamente.
 
 
No obtuve buenos lazos en sociedades.
 
 
Indios norteamericanos tienen espadas realmente poderosas. Ellos las adornan con inmensos ópalos nobles.
 
 
Solamente once mercenarios avivaron la interpelación.
 
 
Seis osos realmente pendencieros recorrieron esa serena aldea somalí.
 
 
Solamente Olavia la llevaba al salón. Tomaba recaudos evitando sorpresas.
 
 
Eh, no cuadra... Usted, encontró nuestras tortas rastreando a los atolondrados sollastres.
 
 
Ocultamos bellas señoritas en rincones variopintos. Encuéntralas.
 
 
Sería otra buena entrada... No lo observé.
 
 
Sí, Algo tiene anales necesidades amorosas. Sóbenlo.
 
 
¡Se atreve también a nombrar, irrefrenablemente casi, a Satanás!
 
 
Adriana conoce raros obispos nigrománticos, infames monjas ocultistas... satánicas.
 
 
Salud, amigo, ¿le sobraron acrónimos?
 
 
Sobre Ala bailé esa salsa.
 
domingo, agosto 17, 2008
 
Algunos logran mostrarse amables, ¿sabes?
 
 
Solamente en marihuana abrimos nuestras almas.
 
 
Ojalá consiga otro turno, esta semana.
 
 
El viernes intenté tocarla entre los ocotes.
 
 
Sí, ese xenófobo últimamente amenaza. ¿Le molestó? Emmanuel, no tema, evítelo.
 
 
Ala juró esculcarme nueve orificios sexualmente.
 
 
Sólo usted contempla, encantado, desastres ajenos.
 
 
Observaremos parvadas impresionantes aquí, cuando el otoño suceda.
 
sábado, agosto 16, 2008
 
Sean indulgentes, no tiene el talante inteligente como otros... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ocho partisanos inteligentes aprendieron como elaborar opio sintético. -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
viernes, agosto 15, 2008
 
Oye, compadre: tu abuelo vende inyectables opiáceos.
 
 
Rabo osó detener al navegante de Octavio.
 
 
¡Ojo con tu abuelo: vende inyectables opiáceos! -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Rabo oso detener al navegante de Octavio. -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sí, el ganador, únicamente, iría rodando.
 
 
Regresemos esta galera rota en segundos, es muy osado seguir.
 
 
Siento otra brutal ráfaga. El viento, intenso, ventea incesantemente. Regresemos...
 
 
¿Será imposible no tener ese sufrimiento intentando sobrevivir?
 
 
Ahora, con otros lápices, coloréenlo. Hagan ahí, debajo, alguna síntesis.
 
 
Nunca antes me interesaron botas íntegramente acolchadas.
 
 
Se ufanaron franceses rollizos en Namibia.
 
 
Olvida la vida íntima, descansada, acaso bucólica... Los eminentes sufren.
 
 
Adriana dice muchas idioteces, ridiculeces olvidables.
 
 
Suele opinar sin tener el numen, en realidad. La admiro.
 
 
Soy invisible. Tengo una asombrosa capa impenetrable. ¡Oh, nunca esperes sostenerla!
 
 
Siempre imponen nuevas ideas estériles, sin trascendencia. Recuerdo otras situaciones...
 
 
Es su problema: Emmanuel redacta acrónimos necios, zafados, agresivos, siniestros.
 
 
Seis uzbekos babean cuando observan niñas sin calzones. ¡Infames, esas niñas tienen esclerosis múltiple, ellas no tienen esperanzas!
 
 
Omití liarme en recriminaciones. Lo omití subconscientemente.
 
 
Su amiga tiene increíbles senos... finos, adorables, coquetos. Tan ostentosos, recordaré inevitablemente olerlos.
 
 
Oh, bonita, sóbame tiernamente; así conoceré un lindo orgasmo satisfactorio.
 
 
Se unieron diez ostrogodos, repartiendo ochocientas sábanas olorosas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ochenta besos sutiles, treinta abrazos calientes: un largo orgasmo sudoroso. --------- La oración contiene errores (regla 5).
 
 
Ahora usaremos tres obstáculos.
 
 
Octavio fue en nuestro segundo auto.
 
 
Si Adriana no sube, Cecilia rumiará, intensa, tamaña ofensa.
 
 
Suelen ofrecer, como incentivo, algunos libros en sánscrito.
 
 
¿Recetas? El cocinero ese tenía algunas , secretas. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior y tiene faltas de ortogrfía.
 
 
Son obreros bolivianos reclamando el salario atrasado. Los infames empleadores no tienen escrúpulos sociales.
 
 
Recurrentemente escribimos con errores textos antes sobresalientes.
 
 
Olavia recibió, de ese ñato, algunas recetas.
 
 
Opinamos recién dejar esquelas. Ñandú aprovechó repartirlas... -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Se inmiscuyen. Nuestro ganado, antes, nos dejaban ordeñar.
 
 
Aquella niña coge extraordinariamente siempre. Tuve repetidos orgasmos singando.
 
 
Nos esperan nuestros ancestros.
 
 
Oigan, ¿rechazarán al candidato italiano o no? -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oí ruidos allá, Cecilia... Intimida oírlos, nena.
 
 
Estoy sumamente triste... Inspírame la oración.
 
 
Ella no fuma, recuérdalo, Eli. No tiene estilo.
 
 
¿Otro boludo viene intentando amedrentarme? Me enferma no tenerlo enfrente...
 
 
Olvídalo, dice incoherencias, obviamente.
 
 
No estés gritando, amigo; lo odio.
 
 
Si el pasado acompaña ruidosamente a cada instante olvidado, negalo.
 
 
Otro rato aquí, con Isabel, ocasionará nuestra estrepitosa separación.
 
 
Seis obesos borrachos recitaron idílicas oraciones.
 
 
Algo tienes esta noche... ¿Caminas inclinado o no estás sobrio?
 
 
Necesito amarte, dedicarte atenciones.
 
 
Efectivamente, me observas con insidia... Oponerme no aportaría nada.
 
 
El señor colombiano ofrece nuevos dulces exquisitos, ¿te emocionan?
 
 
Ocúltate cuando un loco te ande retando. Siempre escóndete.
 
 
¡Oh, caminas con una lentitud tan asombrosa! Recuerda seguir ejercitándote... -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Su espada blandió ostentosamente, sin ocultarse.
 
 
Soy otro raro danés obeso, seboso...
 
 
¿Alguien los escuchó gritar? Rabo, algunos realmente andamos sordos...
 
 
Eli, si compras otro laúd, te alegrarás.
 
 
Ahora me estoy dirigiendo rápidamente en nuestro tren a Roma, sin escolta.
 
 
Amigos, no deben amedrentarse.
 
 
¡Oigan, funciona! Ustedes supieron, compañeros, arreglarlo, decididamente. ¡Anda!
 
 
Olavia tiene raras opiniones sexistas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Seguramente, usted, con una lentitud espantosa, nos traerá otros. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Si utilizas carros usados, luego estarás, nena, tan ofuscada.
 
 
Su ano lamí decididamente. Recuerdo ese momento oloroso, suculento...
 
 
Saldremos a la mañana, ¿oíste? ¡Saldremos!
 
 
Oremos bien, juntos elevemos cánticos. Intentemos orar netamente... ¡Entonemos salmos!
 
 
Sí, oí comentarios, incluso objeciones...
 
 
Ahora sí usó su tapado azul... Debes observarla, socio.
 
 
Se ocultaron bobos reporteros en mi ático neogótico. Estaban realmente asustados.
 
 
Oye, ¿cómo usas los tampones, amiga? Recuerda no obstruirte sobremanera.
 
 
Ahora sí usó su tapado azul... Debes observarla, socio. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Se ocultaron bobos reporteros en mi ático neogótico. Estaban realmente asustados. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Solamente ayer besándonos apasionadamente debimos ocultarnos.
 
 
Sí, amigos, los vi abrazados; juguetear el sábado.
 
 
Tres ruidosos uzbekos estaban necesitando odaliscas salvajes.
 
 
Sólo escuché truenos.
 
 
Ahora me intrigas... ¿Ganaremos otro set?
 
 
El xilofonista parece enojado, realmente indignado; está necesitando contención inmediata, amigos.
 
 
Su ocupación: localizar aves migratorias. Estaba necesitando tener experiencia.
 
 
¿Saben?, unos me interesan, no (insisto, señores) todos. Releeré ocho, solamente.
 
 
Aquel soldado pidió ir rápido al norte. Transportaría excelentes suministros.
 
 
Son, obviamente, buenas referencias. Escucharé mañana algunos nuevos; entrevistaré recomendados aspirantes.
 
 
No estoy con ella desde abril... Debe extrañarme sobremanera.
 
 
Sinceramente, omitiré las últimas críticas insolentes, odiosas necedades.
 
 
¿Anegados? No es ganancioso adquirirlos. Decidiré otra solución.
 
 
Ofrecieron cuatro únicos lotes, terrenos anegados.
 
 
Ofreció divulgar información oculta.
 
 
Son así, bobos. Ellos, lamentables oradores, tienen odio... demasiado odio.
 
 
Solamente intentábamos tener una aclaración (con ideas ordenadas, netas). ¿Entendiste, sabelotodo?
 
 
Escuchen, ¿quieren ubicarse, idiotas? ¡Vamos, opinen con altura, compañeros! ¿Intentan ofuscarme? ¡No enreden situaciones!
 
 
Solamente el general uzbeko realizará astutas maniobras. Espera no tener equivocaciones.
 
jueves, agosto 14, 2008
 
Si Emmanuel denunciara, Ala decidiría oponerse, seguramente.
 
 
Ancianos grises, rotos ejemplares seniles, intentan vivir obnubilados, sedados.
 
 
¿Están muy burlones o completamente agresivos?
 
 
Opiniones más inconsistentes, no oiremos... Sin ahorrar memeces, en ningún tarro emboca.
 
 
Esto no tiene remedio, esto no avanza... Mas intenten empujando, no tirando, opas. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ojalá me invitaran nuevamente... Ojalá suceda algún martes; esas noches no tengo entrenamiento. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ocho tambores resuenan ominosamente.
 
 
Siempre oportuna. La única con ingenio ordena nuestras arrabaleras reyertas, liquida ofensas. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Si olvidas la última canción inédita, olvidaré nuestro arreglo. Redactaré luego otro.
 
 
¿Nos acompañas, zonzo? Intentaremos solucionarlo...
 
 
Díganos, Emmanuel, todas esas razones maquiavélicas, infames. Nos asombra conocer inmundas operaciones nazis.
 
 
Solía oler las inmundicias dejadas aquí; renegando intente dejar aquella determinación.
 
 
A mis invitados generosamente ofrezco solidaridad.
 
 
Sólo Emmanuel me ama netamente, amigos.
 
 
Si un perro está rabioso, incorporarán otras restricciones esta semana.
 
 
Obsesivamente buscaba su enagua rosada, vieja, ajada, revolviendo los anaqueles superiores.
 
 
Aquellas bellezas aquí nunca deambulan, oiga... ¡Necesito observarlas!
 
 
Oiga, fue uno solamente, cascarrabias amarrete. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Odio recorrer inmensos llanos, Eli. ¡Recorrerlos ofusca! -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oscurece con una ligereza tan íntima... Sigamos, transidos, amándonos. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior
 
 
Otro boxeador salió intentando defenderse inútilmente. Al notarlo, abandonó.
 
 
Algunas zacatecanas usan largos aretes de obsidiana.
 
 
Operaba con un largo traje impecable. Siempre tono azulado.
 
 
Oigo rock ocultista.
 
 
Otros robaron oro...
 
 
Eso, ¿será oro?
 
 
¿Seguirás insistiendo en menospreciarnos, perra? Reconsidera eso...
 
 
Seis añosos nogales decoraban el catafalco egipcio, siempre.
 
 
Siga así... La veremos arrastrarse jetoneando, escribiendo sandeces.
 
 
En nuestro territorio está nevando diariamente. Es riesgoso ir a matar osos salvajes.
 
 
Si intentaras menos proezas, linda, entenderíamos...
 
 
Si intentara menos proezas les escribiría simple.
 
 
Recién encontré dos acrónimos (casi consecutivos) interesantes; ofrecían nuevos enfoques, simples.
 
 
Sos única, realmente... Generas increíbles redacciones.
 
 
Otros yoes esperan surgir.
 
 
¿Nos oyes?
 
 
Oponerse por oponerse suele implicar contradicciones inherentes, ¿o no?
 
 
Si Adriana tuviera interés sincero fallaría en contra; haría oposición.
 
 
Su amigo Rabo apareció por el sanatorio. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Seré amoroso, te intentaré sobar fogosamente entre chales o sarapes. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
miércoles, agosto 13, 2008
 
Siempre agarramos tipos insatisfechos. Son felices con hermosas odaliscas... -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oportunamente pudo concretar interesantes operaciones; naturalmente, estaba satisfecho.
 
 
Si enseño mi ideología nihilista, Ala, restringiré importantes opciones.
 
 
Sí, Olavia necesita organizar, rápidamente, otro seminario.
 
 
Ocho señores colombianos usaron raros objetos sonoros.
 
 
Eli, ¿me puedes alcanzar cuatro hilos oscuros?
 
 
Su estilo, muy audaz, no agradaba. La miraban envidiosamente, no tenían empacho.
 
 
Semejante actitud busca, obviamente, respuestas enérgicas, autoritarias. "No diga obscenidades", le advierto semanalmente.
 
 
Amor, recuerdo tus inmensas, sedosas tetas. Imagino comérmelas, atragantarme saboreándolas.
 
 
Ahora habrá otras representaciones artísticas.
 
 
Seguramente Algo buscará intervenir, ahora.
 
 
Sus observaciones la ofenden, ¿sabía?
 
 
Su ama nos dejó estar con ella solos.
 
 
Ningún imbécil consiguió amedrentarnos realmente anoche. Gritaron unas expresiones nauseabundas; se escucharon sandeces...
 
 
¡Se accidentaron los mejores oboístas nicaragüenses!
 
 
Sí, usted confíe, usaremos muy buenos ingredientes: remolachas, espárragos, mucho ossobuco, salmón...
 
 
Secuestradores ecuatorianos regresan vociferando. Intentemos callarlos inmediatamente o sucumbiremos.
 
 
Seguramente, Adriana, llegarán. Usted debería acercarles nuestras disculpas, ofrecerles nuestros otros servicios.
 
 
Somos algunos ladrones ubicados donde arriban nadando dos otorirrinolaringólogos. Nosotros observamos silenciosamente... -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Oigo reclamos infames, gritos insultantes... ¿No andarán los escatológicos saludándonos?
 
 
Es, seguramente, fácil ofrecer recetas zaireñas, originales.
 
 
Su ossobuco bastó anoche. Realmente se esforzó.
 
 
El señor tiene reiterados estallidos lúbricos: lo apasiona sobarse.
 
 
No oro bajo las estrellas.
 
 
Ostento mi alma noble...
 
 
Señores, explotaron granadas uzbekas, reconfigurando Omán.
 
 
Ojalá cocinaran ossobuco, tendrían éxito seguro...
 
 
Los astutos indígenas cocinaron ocotes.
 
 
¿Oyeron?, reeditará íntegramente el Nuevo Testamento algún laico...
 
 
Llamé al descuartizador oriental.
 
 
Olavia fue indiscreta, con Isabel al lado...
 
 
Sólo usted brinda información oficial.
 
 
¿Alguien más bajó o subió?
 
 
Ala lo aseguró: "Cenaremos esta noche, ambos".
 
 
Ocho jinetes abrieron la alacena.
 
 
Ojalá siempre sonriamos ofreciendo buenos (útiles) comentarios, ojalá.
 
 
Oscuras sidras se ofrecieron. ¿Bebemos una con ossobuco?
 
 
Oiga, realmente irritante la lentitud en reponer ossobuco. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Oigan, si saboreo ossobuco bordeo un canibalismo orillero. -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Oiga, requerido inmediatamente, llega lento el renombrado ossobuco...
 
 
Ossobuco, señora, servimos ocasionalmente. Búsquese un comedor orillero.
 
 
Oiga, señor, seremos ocho... Busque un carnoso ossobuco.
 
 
Ahora comeremos algo... ¿Será ossobuco?
 
 
Sí, intento regresar vivamente interesada en no tejer embrollos. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oiga, francamente, ¿usted saluda con ademanes desmesurados, acaso?
 
 
¿Estás, siempre, ofuscada?
 
 
Siempre intentan regresar, volver, instalarse entre nosotros... Tienen eso.
 
martes, agosto 12, 2008
 
Es vano idear tontos artificios repentinos, laberínticos, ornamentados, sofisticados. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Se incendiaron recientemente varias iglesias. Es nuestra tarea evitarlos. -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
El señor con anteojos busca una lima. ¿Lo ayudarás, sirviente?
 
 
Se impone el más poderoso. Recuerden eso. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Es, señores, cierto: cuando armamos barullo, un llorón aparece, siempre. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ociosas salamandras te están nombrando, todas ondeando sus amistosas manitas. Escúchalas, no te escabullas.
 
 
¿Lloró o reclamó ostentosamente?
 
 
Estábamos sentados pensando en Cecilia. Inmediatamente Ala lloró...
 
 
Sí, ella grita, ulula ruidosamente al montarla. Es, naturalmente, tan especial.
 
 
El xilofonista cantó unas salsas agradables, seguramente...
 
 
¿Sabrá el genial uruguayo repetir alguna melodía? Entonces no tendremos excusas.
 
 
Si alguien logra verla aquí, jodidos estaremos seguramente.
 
 
Sépanlo: un cuento ubica la entelequia. ¡Nosotros, tontos, osamos soslayarla! -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Empezaremos mañana poniendo algunas trampas artesanales. Rápidamente estaremos matando osos salvajes.
 
 
Obremos sin temores. Él no tienta otra salida, amigos. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El Mesías bailaba en la esquina su asombrosa danza ostentosa. --------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la última frase válida.
 
 
Orgullosamente miramos a nuestro infante... -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El mejor barco está lejos, en su antiguo dominio omaní. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
El juego empezó muy pundonoroso; luego, inevitablemente, flaqueó. Intuyo que, uniéndonos, empataremos.
 
 
Seguramente usted pensó en rehabilitar acrónimos ridículos. Siga, ejemplifique...
 
 
¿Sucumbiremos? Uno cree utilizar muy buenas ideas, redactarlas, elegir mejores opciones, superarse...
 
 
Amigos míos, ahora recuerden redactar acrónimos realmente elevados... ¡Mejoremos o sucumbiremos!
 
 
Si el nuevo timonel evita navegar con imprecisión, amarraremos.
 
 
Es muy bello el sentido tan increíble de aquella sentencia.
 
lunes, agosto 11, 2008
 
No ando vagando en Galicia. Ando matando opas soberbios. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Su indiscreción generó una infame, espantosa revuelta. Ofendidos, navegamos. --------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la última frase válida.
 
 
Sintió el xenófobo un aleteo leve. Miró encima nuestro totalmente embelesado. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sucumbió entre xilórganos ululantes, azagayas letradas. Moralmente edificada, no temperó embestidas.
 
 
Amiga, ¡la amo! Belleza así, realmente deseo abordar sexualmente.
 
 
Sin afrodisíacos brama roncas osadías. Sólo imaginando sus ingles moviliza alabardas.
 
 
Nena, eres como tu amiga: realmente erótica, sabrosísima.
 
 
Su indiscreción genera una inguinal erección revelando ocultos néctares.
 
 
No uses el cojín explosivo, sonsa. --------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ocho beduinos sureños comieron en Nigeria. Inmediatamente después algunos de ellos siguieron.
 
 
Su esposa no tiene idea; dice obscenidades.
 
 
Su otro coche impactó el domingo. Ahora debe estar sentido.
 
 
Obtuvieron rápidas ganancias al seguir manejando otras sociedades.
 
 
Necesitas orgasmos.
 
 
Siento algunos temores. Incluso siendo feliz, ansío conocerte, compañero, intimar o no.
 
 
Recuerdo esa sensación extraña recorriéndome vivamente, ahora debo obtener satisfacción.
 
 
¡Oíme, bruto, tenía esos, nuestros encantos, reservados!
 
 
Ayer recordé, gorda, una mamada extraordinaria. Naturalmente, tus abundantes nalgas deseo obtener.
 
 
Amigos, ¿puede Emmanuel ser tan odioso, siempre argumentando?
 
 
Olavia juega intensamente, vive al segundo. --------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Aquí comerás algo bueno, Eli, no lasaña apestosa.
 
 
Nunca oyen realmente un escarmiento... ¡Gansos, acábenla!
 
 
Sólo anduve baboseando en Noruega.
 
 
No usen eso, compadres, engorda, ¿saben?
 
 
Aparecieron tres americanos comiendo algunas nueces.
 
 
Siempre esos mandriles amenazadores nos atacan.
 
 
Solamente unos remeros cubanos irán a misa otra semana.
 
 
Ocho peruanos enanos remendaron aquella red enorme mientras otros surcíamos.
 
 
Nosotros operaremos.
 
 
El xilofonista portugués logró impactar con aquella canción intensa, ¿o no?
 
 
Señor, intentaré moderarme, pero lamentablemente estoy muy enojada; no tiene explicación.
 
 
Ahora puedo regañarte, ¿eh? No digas idioteces, mejor olvídalo simplemente.
 
 
Ya aprendimos.
 
 
He orado ya.
 
 
Orará hoy.
 
 
Imagina nuestra condición, imagina estar nomás sediento, ¡oh!
 
 
Ahora quiero usar incienso.
 
 
Su único reloj jodió aquí.
 
 
Amiga Cecilia, respétanos. Obviamente, nuestra imaginación mermó; ojalá surja...
 
 
Observo birladoras tramoyas. Encomiendo no embobecerse repitiendo los acrónimos.
 
 
Su amiga buscaba esa receta; logró obtenerla.
 
 
Escucha, si tienes alguna teoría única, adoraría saberlo...
 
 
Se identificó el material para reparar estatuas.
 
 
A mis amigos recuerdo inevitablemente. Amigos míos, oraré siempre.
 
 
Si egresas rápido realizaré una cena, habrá obsequios sensacionales. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
¡Ama mi ano, rápido! Intenta amasarlo mientras opero serruchos. ---------- La oración carece de sentido.
 
domingo, agosto 10, 2008
 
Amigo, las amaríamos...
 
 
Suelo observar bellas eslovacas regresando bonachonas; imagínalas, Ala.
 
 
Escuche, sepa perder, Emmanuel. Reaccionando airadamente demuestra alguna soberbia.
 
 
Lo escuché. Nos gritó unas atrocidades jamás esperadas...
 
 
Está muy mal, ahora no usen ese lenguaje.
 
 
Es necesario lamer ojetes queretanos. ¡Usted, en cuclillas, Emmanuel!
 
 
Ahora comprendo, Octavio, su amor realmente me enloquece.
 
 
¡Oh, la amorosa venezolana intenta acosarme!
 
 
Si intentas nuevos comentarios escribe rápidamente, Olavia.
 
 
Oye, recuenta, quiero un índice de esos aumentos... sincero.
 
 
Oigan, Rabo acudió con una leyenda ominosa siguiéndole. --------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Recién estaba caminando; una ecuatoriana regaba dos orquídeas...
 
 
Oye, LaTurca, vinieron; incluso dejaron algún recuerdo...
 
 
Sumida en recuerdos eligió no olvidar.
 
 
Siete árabes lavaban al dromedario al sereno.
 
 
Son algunos negros, dos están comiendo ensaladas saladas...
 
 
Se oyeron rumores poco recatados. Ella nos dijo: "¿Importan?". Despreciaba oír sandeces.
 
 
Siete orondas rubias pasan rozagantes entre nosotros. Dos idiotas dicen: ¡Oh! sorprendidos. -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Si Olavia consigue responder adecuadamente todos estaremos sorprendidos.
 
 
Si Olavia canta respetuosamente, Ala tocará excelentes serenatas. ----------- La oración fue publicada a destiempo.
 
 
¡Se incendian mis pastizales! ¡Los encendió Sócrates!
 
 

Eran nueve esclavos muy idiotas. Solamente tomaban agua; no deseaban oro ni oropeles simples.

 
 
Su actitud (totalmente inapropiada), señor funcionario, acabará realmente enemistándonos.
 
 
Atlas me ayuda rehabilitándome... ¡Griegos, os satisfaré!
 
 
Sentirán ósculos dulces o muy amargos.
 
 
Señores, el ñoño ofreció representarnos en Sodoma.
 
 
Si intentan escapar, mejor, prepárense rápidamente, señores.
 
 
Linda, observa cómo obedecen siempre...
 
 
El mayor me amenazó nuevamente... ¿Ustedes están locos?
 
 
Esos dos idiotas, totalmente alcoholizados, regresaron... ¿Sabrá Emmanuel?
 
lunes, agosto 04, 2008
 
Eres lentísimo. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Entonces dijo, inmediatamente: "Tiren al ruso sobre él." -------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Su anterior libro vi editarse.
 
 
En ninguna casa, oración mediante, entran nobles desahuciados. Amigos, ¡Dios os salve!
 
 
Ella reza realmente, ora netamente. En alguna misa, ella nos tendrá encomendados.
 
 
Seguramente, ahora le venderá al guardia un arma. Recuperará dinero aunque no debería, Octavio, tratar erróneamente.
 
 
Ayer roncaste guturalmente. Un momento estuve nomás tocándote, observándote, salvaguardándote.
 
 
Entró radiante, rebatió argumentos.
 
 
Señores, intenten leer esto nuevamente con interés, ¿oyeron? Sí, amigos míos, Emmanuel, naturalmente, también erra.
 
La última palabra del último post sirve de acrónimo para la frase del siguiente.
Debido a los cambios que está implementando Blogger, debes teclear /ncr al final de la dirección del dominio que tu navegador te muestre. Es decir, si en la barra de dirección de tu navegador muestra "http://acronimos.blogspot.com.ar", deberás teclear "http://acronimos.blogspot.com.ar/ncr".

Puntaje a partir del 1° de enero de 2008

Cabeto Administrador +1181
LaTurca +1054
Marthita +874
Ala +782
Emmanuel +618
Adriana +266
Gloria +168
Algo para recordar +136
Eli +122
Susy +089
Rubén +083
Diego +079
Sigilosa +053
Cecilia +029
TT +027
Francisco +012
Javier +011
Alabama Worley +010
Vylia +010
Dante Co-administrador +003
Juan +003
La Co +001
Nashira +001
Yue +001
Valeriana -002

PUNTAJE HISTÓRICO

Cabeto Administrador +2356
Emmanuel +1893
LaTurca +1736
Ala +1268
Marthita +1107
Adriana +335
Olavia Kite Fundadora y administradora +300
Diego +124
Dante Co-administrador +073
Vylia +072
La Co +039



Último recuento hecho el dos de abril de 2012 con el acrónimo de LaTurca terminado en 'acrónimo'.


- CAJA DE RESONANCIA -



¿QUÉ ES?

acrónimo.
(Del gr. ̚κρος, extremo, y -ónimo).
1. m. Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olante) n(o) i(dentificado).
2. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (cr?di)to.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Acrónimos empezó como un divertido juego de palabras en inglés que pronto fue adaptado al portugués, y ahora, al español. El objetivo es construir una frase a partir de las letras de la última palabra del post inmediatamente anterior. El carácter de la frase (serio, tonto, indecente) no importa. ¡Lo esencial es que la frase forme el acrónimo correctamente y tenga sentido! Cada frase correcta le otorga 1 punto al jugador.


JUEGA

¡Todos están invitados a jugar! Dejen un mensaje en la Caja de resonancia con su nombre, E-mail, la dirección de su página (en caso de tenerla) y su país de origen. El único requisito indispensable es tener una cuenta en Blogger. ¿Qué esperan? ¡Únanse y diviértanse!

Blogstop es el juego original. Acrônimo es el juego en portugués.


REGLAS
  1. Se otorgará un punto a una oración si ésta tiene sentido, buena ortografía y gramática, y si tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  2. Se quitarán dos puntos a una oración que contenga faltas de ortografía o sintaxis.
  3. Se quitará un punto a una frase que parta de otra que contenga faltas gramaticales u ortográficas.
  4. Se quitará un punto a la frase que no tenga como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  5. Las oraciones deben ser completas, con sujeto y predicado. Los fragmentos serán tomados como faltas gramaticales.
  6. No se permite usar nombres propios, exceptuando el caso de nombres de jugadores de este blog, escritos tal como aparecen en la tabla de puntaje sí son permitidos.
  7. La última palabra de su frase no puede exceder los 20 caracteres, y debe ser puesta en negrita.
  8. Nuestra referencia máxima es, El Diccionario. La excepción a esta regla son los nombres propios aceptados (ver regla #6). Es decir, una palabra es válida ÚNICAMENTE si aparece en la lista de jugadores de Acrónimos o si aparece en el diccionario de la RAE, tanto en búsqueda directa o dentro de una definición.
  9. Un mismo participante no debe escribir dos frases seguidas; se parte siempre de la frase de alguien más.
  10. ¡Revisen bien sus frases antes de publicarlas! No quieren perder puntos, ¿o sí?
  11. Los posts no deben contener nada que no sean las frases del juego. La Caja de resonancia está abierta para cualquier otro tipo de conversación y avisos del administrador.
  12. Dado el caso de que dos o más personas escriban frases a partir de la misma palabra, sólo la primera en aparecer publicada será válida. Si varios minutos después aparece la otra oración, aunque ésta muestre una hora anterior, será inválidada, siempre que el hecho suceda cuando pueda ser válidado.
  13. Cuando un post no sea aceptado (si no cumple con alguno de los requisitos), el siguiente debe partir de la última frase correcta que se haya escrito.
  14. Para asegurar su permanencia en Acrónimos, los jugadores deberán hacer como mínimo un post cada tres meses. En caso de ser retirados del juego, pueden solicitar su reingreso con un comentario en la Caja de resonancia.
  15. NINGÚN jugador podrá borrar o modificar su oración publicada una vez que otro jugador haya publicado una nueva oración a partir de ésta.
  16. Cualquier discusión en torno al desarrollo del juego será moderada por el Administrador y resuelta por éste.

ARCHIVOS
agosto 2003 / septiembre 2003 / octubre 2003 / noviembre 2003 / diciembre 2003 / enero 2004 / febrero 2004 / marzo 2004 / abril 2004 / mayo 2004 / junio 2004 / julio 2004 / agosto 2004 / septiembre 2004 / octubre 2004 / noviembre 2004 / diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / abril 2005 / mayo 2005 / junio 2005 / julio 2005 / agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / mayo 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / julio 2011 / agosto 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 / octubre 2012 / noviembre 2012 / diciembre 2012 / febrero 2013 / marzo 2013 / mayo 2013 / junio 2013 / julio 2013 / mayo 2015 / octubre 2015 /


Powered by Blogger