ACRÓNIMOS


domingo, septiembre 30, 2007
 
Es nuestra cultura. Ideas erradas repetimos, reiteramos obstinadamente.
 
 
Sus ideas libertarias encendieron nuestras conciencias. Impulsamos otras salidas al meditar en nuestro triste encierro.
 
 
Sólo oírlos te espantan. Ruidos rarísimos asustan. Debemos actuar silenciosamente.
 
 
Entendimos su postura al conocer intimidades ocultas, soterradas...
 
 
Si insistes, en mi provincia recuperarás espacios.
 
 
No estuvo cerrado. Insisto, abrimos siempre.
 
 
Es siempre terrible ofrecer razones brutales, astutas, necias.
 
 
Ahora mis ansias reprimidas me estorban.
 
 
Entonces no trates. Es ridículo amarme.
 
 
Sería extraordinario recordarte íntegra, entera.
 
 
Siempre oímos burradas. Ahora comencemos otra serie.
 
 
Son once necios sobando once sobacos.
 
 
Solamente esos ñames asiáticos lograron, inmediatamente, zampear aquella cuenca. Iniciaron operaciones negando estar sonsos.
 
 
Entre xenófobos hilvanan acuerdos, un siniestro tratado omite señalizaciones.
 
 
Ocho fulanos empezaron nadando, después embarcaron repentinamente. Terminaron exhaustos.
 
 
Odio decirte insensateces, ofenderte...
 
 
Seis adorables leonas ululaban de amor, nunca de odio.
 
 
Señaló a los uniformados desde aquella barcaza, lo estaban saludando.
 
 
Algunos comen empanadas, pero todos apreciamos berro, lechuga, ensaladas saludables.
 
 
Su investigador no consiguió evidencias rotundas, aceptables...
 
 
Nunca ofrecí mi amistad sincera.
 
 
Son osados, bombardean Roma así nomás.
 
 
Sabios amigos, bastan. Incultos amigos, sobran.
 
 
Sus aviones bombardearon Roma ocho semanas antes, ¿sabías?
 
 
Olavia siempre cocina unas recetas almibaradas, sabrosas.
 
 
Siempre intentará liberar los enconos con intenciones oscuras, solamente oscuras.
 
 
Si Ala lucubra un tema, aporta cien ideas oportunas. Nunca está silencioso.
 
 
Ala, cuando Emmanuel presente tu artículo, recibirás emotivos manoteos, ovaciones, salutaciones...
 
 
Sólo opciones liberales aceptaremos.
 
 
Sos alguien nada convencional. Importe o no, al regalo lo observarás sola.
 
 
Soportó otros pibes, otros realmente traviesos, alumnos revoltosos... Ese maestro odiaba sancionarlos.
 
sábado, septiembre 29, 2007
 
Sí, hay algunos kilos embolsados, sarasa. Puedes empezar a reunir efectivo. -------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sus ojos pueden observarnos roboticamente, tiene algunas refacciones electrónicas. Mejor ocúltate, Shakespeare. --------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
¿Saldrás ahora? Lárgate inmediatamente, menos olor soportaremos.
 
 
Eres necio, fanfarrón; utilizas raras estructuras compositivas. Irritados de oírte, salimos.
 
 
Sí, alguien lo vio entre numerosos marinos enfurecidos.
 
 
Sus enormes melones están jugosísimos. Ahora no tendré escapatoria. ¡Sálvenme!
 
 
Esa morena os causará increíbles orgasmos, no existen semejantes.
 
 
Si intentas enamorarme, me permitirás recordar emociones.
 
 
Se ofuscan los orates, siempre.
 
 
La abstinencia, ¿será triste? Imagino muchos amantes desorientados, ofuscados, solos...
 
 
Sí, ebrios xilofonistas usualmente acaban lastimados.
 
 
Oler suavemente culos: una real aventura sexual.
 
 
Ah, mis intimidades son tan oscuras, sumamente oscuras.
 
 
Soy un yak amistoso.
 
 
Seis italianos bebían... Emmanuel reía indicándoles alguna nueva ocurrencia suya.
 
 
Si intentas besarme, estúpido, regálame increíbles alhajas (no tengo ópalos).
 
 
¿Resulta interesante tener muchos osos siberianos?
 
 
El menor prefiere escuchar rock. Aborrece demasiado otros ritmos.
 
 
Sus exclamaciones me están jodiendo ante nuestro tonto emperador.
 
 
¿Estimar su tamaño ahora? No, considero ínfimo algo semejante.
 
 
Soldados uniformados atacaron varias estancias.
 
 
Repíteme ese cuento ucraniano; es realmente dulce, amablemente suave.
 
viernes, septiembre 28, 2007
 
Su olor nauseabundo realmente era increíble, ¿recuerdas?
 
 
Ayer meé al reverendo... Incluso los lacayos osaron sonreír.
 
 
Recibí estos zapatos amarillos.
 
 
Ante mi ostracismo, reza.
 
 
Recibí efusivos besos; obtuve tanto amor.
 
 
Sinceramente, amigo, la indignidad rebota.
 
 
Sí, el xilofonista intentó salir.
 
 
Soy el reportero policiaco. Intentaré escribir noticias terriblemente excitantes, sexis.
 
 
Suelo oler bellas axilas, ¿cómo olería sobacos? -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Solamente otro bravucón acaba con ocho serpientes.
 
 
Oye, Latinlosers, estoy oliendo sobacos.
 
 
Desde el suelo observé xerografías impresas recientemente. Recuerdo incluso bonitos óleos novedosos; uno con logotipos estampados. Intentaré crear óleos.
 
 
Esa neurona tiene impresiones de ácido desoxirribonucleico.
 
 
Eso no te incumbe, insensato. Dfinitivamente, aquí declino. --------- La oración tiene faltas de ortografía.

 
 
Obviamente, boludo, volví. Insisto: a mi entender, no tenés entidad.
 
 
Sus amigas tienen increíbles, suculentas faldas. Estaré checándolas, obviamente.
 
 
Obtuve buenos logros aquí. Conseguiré incluso otros, nunca estaré satisfecho.
 
 
Xenófobos infames lo orquestaron: fueron ordenándole necias oblaciones.
 
 
Oigo xilófonos.
 
 
Oye, lelo, ocúltate rápidamente. ¡Ox, sonso, ox!
 
 
Sos el xenófobo oloroso.
 
 
Sus inmundos besos empachan, realmente irritan. Así, nunca asegurará sexo.
 
 
Ese xilófago comió espectaculares palos, comió incansablemente otras nuevas especies siberianas.
 
 
Si intentas besarme, idiota, leyes importantes necesitas acatar. Mis estatutos no tienen excepciones.
 
 
El xilofonista comechingón usa sus acrónimos sibilinamente.
 
 
Ala tiene increíbles excrementos, nunca dará excusas.
 
 
Xilofonista estúpido, ¿no oyes? Fíjate, oye bien, atiende.
 
 
Otra boludez encarna la inmundicia, xenófoba.
 
 
Extraños xilófonos coloridos intentaba tocar Obélix.
 
 
Ovaciones, vítores, aclamaciones con ímpetu obtuve. Nunca antes, nadie decidió ovacionarme. Me excitó.
 
 
Xochimilcas intentaban limpiar ostiones fétidos, orando neciamente, ovacionándome.
 
 
Nunca estoy consciente. Intento amarte, mi estimada Nat. Te amaré. --------- La oración anterior contiene errores.`
 
 
Xochimilcas intentaban limpiar ostiones fétidos, orando neciamente. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ocultos bajo sus escondrijos, rebeldes vietnamitas esperaban silenciosamente. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Xilofonista imbecil, ¿lo olvidaste? Fíjate, oye, no observes. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Seis indios ocultaron un xilófono.
 
 
El sol prendido... el río andante... nada zarandea al sioux.
 
 
Insistimos. Mirándonos, aquellos guardias ignoran nuestras apelaciones. Tenemos esperanzas...
 
 
Espérame, sí, porque estoy realmente ocupada... --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
¡Imposible, muñeca! Ahora gritaba impaciente Nat. Apúrate, te espero. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Son otras, Marthita, algo lilas... ¡Imagínate!
 
 
Su enorme xantoma untó a la enfermera somalí.
 
jueves, septiembre 27, 2007
 
Olavia, intenta decirme odas sexuales.
 
 
Otros xenófobos insistieron, gritaron en nuestros oídos.
 
 
¡Necesito oxígeno!
 
 
Siempre impusieron la ley... otros, no.
 
 
¿No, otro? Vives escuchando discos antiguos desde el sillón.
 
 
Oye, yo estuve recientemente oyendo novedades.
 
 
Olviden fumar en nuestro dormitorio, imbéciles, ¿oyeron?
 
 
Olavia le vació incienso de azafrán, rabiosa. Lo ofendió.
 
 
Oh, la verga inmensa de aquel ruco la impresionó. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sus actos no generaban rencor, algunos no debieron olvidarlo.
 
 
Olavia rompió algunas tablas, estaba sangrando.
 
 
Les estamos ganando ahora, jóvenes orates.
 
 
Otro funcionario incapaz creyó indicado aquel legajo.
 
 
Odio dejar indicios, oficial.
 
 
Ovidio dijo: "imploren, onagros". ---------- La oración tiene faltas de ortografía
 
 
Siguen unas bestias irascibles, están nutriéndose de odio.
 
 
Otra yegua está subiendo.
 
 
Oh, truenos, relámpagos... ¿Oyes?
 
 
Ah, batido... ahora tengo interés, dadme otro.
 
 
Nat, indicó Cabeto, Ala regresará a Guatemala únicamente abatido...
 
 
El sinvergüenza cojonudo usa calzones hechos en Nicaragua.
 
 
Oíme, Juan... Emmanuel también, escuchen.
 
 
El señor tiene razón, alguna bacteria infectó su maloliente ojete.
 
 
Ese señor tiene estrabismo.
 
 
A las estrellas gritaré, recordándoles el momento exacto: nueve treinta, Este.
 
 
Aquella xilófaga india os mataría alegremente.
 
 
Argumenta, Cabeto. Explícanos rápidamente cada axioma.
 
 
Rema, el valeroso indio se te acerca.
 
 
Leía una gigantesca, asombrosa revista.
 
 
El xilofonista compuso esa pieza. Cada instrumento ocuparía, notablemente, algún lugar.
 
 
¡Orinaste renacuajos! ¡Impresionante, Nat, excepcional!
 
 
Ay... me oriné.
 
 
Yo amo.
 
 
¿Hay orgasmo ya?
 
 
Esperaré hoy.
 
 
Ahórrate los comentarios, Ala. No zurres a Marthita, ¿eh?
 
 
Soy un cohete universal, majestuosamente brillante, intenso. ¡Rápido, alcánzame!
 
 
Ah, Marthita, ¿osas regalarte o supones Ala sucumbirá?
 
 
Ala, lograste convencerme. Ofrezco bendiciones amorosas.
 
 
Arreglá la alcoba.
 
 
Escucha, no comiences imaginando monerías, Ala.
 
 
Algunas locas comenzaron a nombrarme. Zapatean aburridas, ruegan tenerme encima.
 
 
Ala logrará alcanzarte.
 
 
Ayer me intentaste ganar, Ala.
 
 
Andy, horribles oraciones redactas, amiga...
 
 
A nuestros amigos: realmente, ¿quieren una idea simple también ahora?
 
 
¡Rueda abajo, tonto anarquista!
 
 
Ahora morirás. ¿Oíste, rata?
 
 
Sueles ocultar nuestro sensual amor.
 
 
Odio decir idioteces. Odio saberte obesa, sonsa.
 
 
Soy alguien querido, un exitoso señor. Escúchenme, lerdos odiosos.
 
 
Su uniforme tiene increíbles lamparones, Emmanuel. ¡Sáqueselo!
 
 
Sólo Emmanuel necesita sentido, algunos términos acaso sutiles.
 
 
Esto no tiene razones entendibles. Ningún acrónimo dice oraciones sensatas.
 
 
Sigamos a los entrenados.
 
 
Oculté pensamientos oscuros, recordando tu usurera necedad. Intentaré decírtelos antes de empacar, ¿sale?
 
 
¿Los usan? Más inocentes necesitan otras seguras oportunidades.
 
 
El mundo me ama. ¡Nuestro universo es luminoso!
 
 
Andy les entregará geniales regalos, Emmanuel.
 
 
Siete obispos beben ron, exclamando mil atrocidades. Ninguno está realmente alegre.
 
 
Andan diciendo obscenidades. Realmente, nos ofenden sobremanera.
 
 
Algunos lucen adornos.
 
 
Ayer recorrimos rutas europeas. Guiaba la aventura, divertido, Ala.
 
 
Nunca aparezcas tan arreglada.
 
 
Sí, algunos bebían infusiones agregándoles nata.
 
 
Ocho señoras tejían remeras. Algunas sabían.
 
 
El mejor pirata arribó. Luego, aguzadamente, dejó ostras.
 
 
Ojalá pudiera resolver integrales... Muero intentándolo, realmente. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Estoy muy preocupada. Antes, las abogadas, decían oprimir. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sos un basto y un gay alterado. ¿No deberías, ofensor, terminar empalado?
 
 
¿Ofenderte, fanfarrón? Esto necesitas, dolor extremo subyugándote.
 
miércoles, septiembre 26, 2007
 
Siempre intentas bendecirnos esperando recompensa inmediata, amigo. ¡Nos ofendes!
 
 
Atolondrados, vivimos en nuestra troica un rudo agosto siberiano.
 
 
Olviden los amores, vivan increíbles aventuras.
 
 
"¿Andy casada?, imposible", dijo Olavia.
 
 
Allá llueve ácido.
 
 
Entró Nat, tan regocijada, Emmanuel... Traía esas noticias increíbles de Ala.
 
 
Olavia jugaba ensimismada, tan entretenida...
 
 
Ojalá, bonito... tendrías un verdadero ojete.
 
 
Es mi primo, regresó; estaba secuestrado. Algunos recuerdos imborrables obtuvo.
 
 
Secuestraron a un conocido empresario.
 
 
El xilófago causó un susto al sauce.
 
 
Olavia mintió. No importa porqué... Olavia te engañó. ¿Necesitas tantas excusas?
 
 
Ala se cree omnipotente.
 
 
Ahora devora otra banana asada. ¡Da asco!
 
 
El señor come una chalupa adobada.
 
 
En nuestra lucha olvidamos que un enloquecido cacique escucha.
 
 
¿Amarte? Marthita, Ala realmente te enloquece...
 
 
Ala lamenta amarte.
 
 
Son opiniones bastante raras, Ala.
 
 
Sí, es xenón. Usado adecuadamente, la electricidad sobra.
 
 
El juez estimó recias calumnias, intentando conciliar intensas ofensas sexuales.
 
 
Ojalá funcionen unas sanciones... Cada alumno resolverá seis ejercicios.
 
 
Seis obesos nadaron sin ofuscarse.
 
 
Si osas felicitarme, intenta suprimirte. Te imploro, cabrón, aléjate. Diligentemente ocúltate, sonso.
 
 
Siempre están creando revuelo. Están tan ansiosos, sinceramente. --------- La oración de la que parte contiene errores.
 
martes, septiembre 25, 2007
 
Sólo en días intensos en nuestro trabajo, orinaba. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El niño come olivas maduras, impresionantes. Está necesitado de agua, sediento. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la última frase válida.
 
 
Si ocultáramos fotos inmundas, seguramente tendríamos innumerables cajas archivadas, olvidadas, secretas. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Siendo estas xerografías únicas, armemos lienzos especialmente sofisticados.
 
 
Solamente el xenófobo insiste, ¿? --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sí, el xilofonista usa adjetivos largos, extrañamente sexis. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Seguramente ese xifoides, ubicado allí, limitará experiencias sexuales.
 
 
No estoy chingando, es de amigos decir epítetos sexuales.
 
 
Oh, x, incógnita matemática... observo reiterar obvias necedades.
 
 
Río, impúdico. Diariamente intento confundirte utilizando largos oxímoron.
 
 
Sigue empeñándote, xenófobo. Tendrás un peso literario importantísimo construyendo acrónimos ridículos.
 
 
Ese queso uruguayo intenté sextuplicar.
 
 
El xenófobo pretende repetir, incansable, más insoportables, reiteradas equis.
 
 
Soy aquel terrible empresario. Los intereses te exprimiré.
 
 
Otro cohete espacial alcanzó nuestro octavo satélite.
 
 
Nadé océanos.
 
 
El xenófobo pretende legislar oprobiosos tratamientos a residentes árabes, ¿no?
 
lunes, septiembre 24, 2007
 
Si usas cacao, intenta añadirle menta. Entonces nuestras tazas explotarán.
 
 
Su única condición inapelable: asesinarlos suciamente.
 
 
De esa singular griega recuerdo, acaso con impiedad, aquellas dos orejas sucias.
 
 
Otros quieren usar el dinero ajeno. ¡Desgraciados!
 
 
Recé el salve, inmediatamente sentí tanta oquedad.
 
 
Aunque me odien, resisto.
 
 
Adoro, limeña, esa gracia... Ríes infundiendo amor.
 
 
Oh... Felices experiencias recientes traen alegría.
 
 
En su casa recordó otra tentadora oferta.
 
 
Odio darte importancia. ¡Ayer recordé tu escroto!
 
 
Ódiame, después intentaré odiarte.
 
 
Observo discreción, intuyo odio.
 
 
Siempre esa seriedad genera odio.
 
 
Se está notando tanta inmodestia... merece irse expulsada, nosotros tenemos otro sesgo.
 
 
Sólo algunos besos, inocentes o naturales, despiertan oscuros sentimientos.
 
 
Olavia festeja entre nobeles sus incontables victorias. ¡Alábenla, sabiondos!
 
 
Suspiren ustedes, susurren unidos. Recién recibimos algunas noticias demasiado ofensivas.
 
 
Anda, déjame joderte. Estaremos tan idiotizados, vitoreando o susurrando.
 
 
Ahora yo usaré dos adjetivos.
 
 
Ayer rompí mi escoba nueva. Imploro ayuda.
 
 
Ácidas cerezas realmente oscuras, negras, intentábamos masticar. Olían sabrosas. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
¡Andy -regañó Marthita enfadada- no ingreses acrónimos! ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 

Sí, aquel mañoso armenio renunció. Kazakos armados nunca dejaron Armenia.

 
 
No abordes la galera al dirigirte a Samarkanda.
 
 
Su alteza, ¿le ofrezco nalgadas?
 
 
Otro rey gitano ingresó al salón.
 
 
Se anuncian grandes romerías. Algunas devendrán orgías.
 
 
Oigan: regresó aquel ciudadano ilustre. ¿Ocupará nuestro espacio sagrado?
 
 
Sí, Andy, los vi abrazarse. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Ocho rinocerontes arremetiron contra indefensas ocas, ninguna estuvo salva. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Solamente a guascazos regresará al debido ostracismo. --------- La oración anterior contiene errores
 
 
Oigan: Regresó aquel ciudadano ilustre. ¿Ocupará nuestro espacio sagrado? ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Suelo impedir largos encuentros, negando con ímpetu oraciones.
 
 
Otra fácil receta es cocerlas en ricos limones especialmente salados.
 
 
Sabrosas alcachofas necesitamos ofrecerles.
 
 
Óyeme: trabajar resulta algo sano... --------- La oración anterior contiene errores
 
 
Siempre intentas lamentables escapatorias...¿No corresponde intentar otras? ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Esperamos nuestro turno impacientes. Elucubramos nuestros desafíos en silencio.
 
 
Emmanuel, si pudiera escucharnos Cabeto, indicaría (a lo mejor) ese nuevo término... ¿Entiendes?
 
 
Liberarme implicaría beber ese ron atesorado tan especialmente.
 
 
Andy, ¿no gustarías ese licor iraní con anís? ¡Libérate!
 
 
Optar la inutiliza. Generalmente ofrece frenos, resultando entonces nívea, impoluta... casi angelical.
 
 
Olavia buscaba su efeméride, quería una importante. Olavia, ¿sería oligofrénica?
 
 
Obrar para otro resulta tan obsequioso...
 
 
Aperitivo: Moler avellanas, nueces, eneldo, romero, azúcar, menta... Incorporar entonces nata, también oporto.
 
 
Aquellos insultos retorcidos ocutaban su amaneramiento.
 
 
Otorgué dos identificaciones oportunamente. Salí airosa.
 
domingo, septiembre 23, 2007
 
Señoritas importantes gozaban al mimo, olvidando su lozanía odiosa.
 
 
Sí, ese ñoño obtuvo respuestas espectaculares, sigámoslo.
 
 
Se abrieron las valvas a dos ostras. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Si este ñoño obcecado recibiera educación, estaría salvado. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Intensos días están acercándose, señores.
 
 
Otros maestros aceptan nuestras ideas.
 
 
Otro se creía un rey omaní.
 
 
Sólo usaremos el lápiz oscuro.
 
 
Soy otro pobre inglés tirado al suelo.
 
 
Si alguno los alimenta, morirán intoxicados. ¿No eligen sopitas?
 
 
En nuestra tribu optamos. Nunca comemos esos salamines.
 
 
Otras raras amenazas resonaban entonces.
 
 
Te escuché, mamá... pero, realmente, ahora no oraré.
 
 
Nat almorzó temprano.
 
 
Son antiguos juguetes orientales, Nat.
 
 
Otra pelotuda ostentaba riqueza, tenía un número incalculable de alhajas de estilo sajón.
 
 
El boludo rechazó innumerables oportunidades.
 
 
¿Oíste sobre Cacaruli? ¡Un ron! Estaba casi ebrio...
 
 
Ya oscurece.
 
 
Andá, nomás... doy yo.
 
 
Ahora cagamos, Andy.
 
 
¡Soy el general! ¡Usted, rásqueme acá!
 
 
¿Otro resumen debes entregar? No estoy segura.
 
 
Lo aborrecía soberanamente. Tonto, infeliz, me aturdía dándome órdenes.
 
 
Estabas lastimado.
 
 
Rajó apresuradamente pues indios, de a miles, estaban nuevamente tras él.
 
 
Siempre usa poderes especiales. Recién intentó ordenar rápidamente.
 
 
Obsérvalo retorcerse de envidia... No es superior.
 
 
Sólo ante buenas ideas estaremos, nuevamente, dando órdenes.
 
 
Seguí insistiendo. No creo, en realidad, ofender sabiendo.
 
 
Los únicos normales éramos sinceros.
 
 
¡Ahora no, Cabeto! ¿El sábado?, tampoco. Reencontrémonos acaso... ¿lunes?
 
 
El mes pasado recuperamos el saber ancestral.
 
sábado, septiembre 22, 2007
 
Algo me intrigaba sin tener otras sospechas ocultas. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Escuchen muchachos: podemos reiterar el saludo amistoso. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Solamente insistiendo lograremos encontrar nueces cascadas. Insistir, obstinados, significará algo magnífico en nuestra temeraria empresa.
 
 
Es necesario frenar rápidamente ese nervioso taconeo; así, resumiendo, la oiríamos silenciosamente.
 
 
¿Si imaginamos ganarles? Imaginamos la ovación, sentimos, aplaudiéndonos, manos enrojecidas... No tememos enfrentarlos.
 
 
Ayer te estuve siguiendo, ¿oíste? Recorriste algunas dunas oscilantes, sigilosamente.
 
 
Olvidar lo vivido implica destruir aquellos recuerdos largamente atesorados.
 
 
¡Oh, Dios! Intento olvidarla.
 
 
Sus ojos celestes irradiaban odio.
 
 
Así, recorrí aquel nuevo dique apreciando nuestra obra, socio.
 
 
Esos mendigos piden almuerzo. Los indigentes zapatean animadamente, ¿desearán arándanos?
 
 
Ayer generaron repetidos ataques, debemos asegurar bien la empalizada.
 
 
Ordenar tantas oraciones resulta, generalmente, agradable.
 
 
Solamente el rabino las otorga.
 
 
Soy otro necio inculto; definitivamente odio serlo.
 
viernes, septiembre 21, 2007
 
Rezan inclinados, ¿observas? -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Esos xilofonistas tocan armónicas sinfonías, inundadas, atiborradas de oscuros sonidos.
 
 
Realmente ese pedo, un gas nada agradable, nos tuvo extasiados.
 
 
Olía rancio, inmundo, nauseabundo, asqueroso, repugnante...
 
 
El señor tenía un pedo increíble. Deseaba orinar.
 
 
Sí, intenta escapar. Me parece realmente estúpido.
 
 
Ahora busco razones alegres, zafar aunque deba ocultarme siempre.
 
 
Otro buen síntoma es siempre intentar ocasionales noches abrazados.
 
 
Rasurarse íntimamente, obsesiona.
 
 
Su ayudante lo traerá al río.
 
 
Aquel ñu osó saltar.
 
 
A ver... ¿acaso nuestros zapatos antes duraban años?
 
 
Siempre admiré las ideas de avanzada.
 
 
Obligada, salté inmediatamente. ¿Tenía otra salida?
 
 
Su otra blusa resultó estropeada sin usarla, era la de ositos.
 
 

El jefe está con un cólico; indignado, osó negarme el sobresueldo.

 
 
Ese xilofonista puede odiarme, no estoy realizando mis ejecuciones.
 
 
Algún semanario está sacando odiosos reportes al respecto, temo exponerme.
 
 
Eso sí tiene interés mediático, amiga, debes asesorarte.
 
 

Es feo eructar cuando todos, incluso vos, admiran mi educación noble tan estimada.

 
 
Su infancia se terminó entre manoseos, asquerosas tentaciones impúdicas. Con arrojo, murió ese niño trémulo, expectante. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sus intestinos sienten temblores. Esta medicina aplicada tácticamente, influirá, certera, a mejorar ese nervioso temblor efectivamente.
 
 
Lo apoyaban, terminantes, o se oponían sistemáticamente.
 
 

Sorprende oír canciones interesantes o composiciones únicas. Los temas, últimamente, resultan algo latosos.

 
 
Reunidos en una nueva institución, organizaron nuestra entidad sociocultural.
 
 
Yo organizo, generalmente, unas reuniones.
 
 

Acá no desayunamos yogur.

 
 
Ala la llamó, Andy.
 
 
¿Oyeron los avisos? Vimos intrusos allá.
 
 
Ocho personas almuerzan con Olavia.
 
 
Ese sinsabor tan inesperado me opacó.
 
 
Recorremos el camino rodeando un dolmen. Es celta, estimo.
 
 
Sin amor la ira recrudece.
 
jueves, septiembre 20, 2007
 
Sí, están nuestros sobrinos uruguayos. Arman líos, esperan salir.
 
 
Sólo incapaces recibirían tantos estímulos sensuales.
 
 
Siempre el faro alumbró rocas de increíble tamaño, arrecifes, sirtes...
 
 
Oh, sabes tantas recetas árabes, sefarditas...
 
 
Seguramente estaba cocinando recetas españolas, también ostras.
 
 
Olavia los vio; intentaban descubrir el secreto.
 
 
No olvides.
 
 
Ahora podremos robar otro burro al campesino italiano, ¿o no?
 
 
Reciban ustedes tímida aprobación.
 
 
Optaré por tomar aquella ruta.
 
 
¿Salamín o pollo? Ahora podemos optar.
 
 
Algún pedido revanchista escuché... ¿Te animaría darme otro sopapo?
 
 
Estos condenados zapatos están muy apretados.
 
 
Ocho romanos gritaban una larga letanía, otros sesenta, al menos, escuchaban. Ninguno tenía eczema.
 
 
Sugiero ignorar las encuestas: ningún corpiño inglés os sostendrá orgullosamente.
 
 
El más pelotudo era como el más osado: silencioso.
 
 
Otros fracasaron en nuestra sociedad. Iremos viendo algo medianamente exitoso. No titubearemos. ¡Empecemos!
 
 
Otro boludo los instigaba. Gritaba a todos odiosas reconvenciones, increpándolos ofensivamente.
 
 
¡Osaste llamarme violando indicaciones! Desde ahora, recuerda lo obligatorio.
 
 
Es siempre peor esperar rumiando ambigüedades, Nat. Deberías olvidarlo.
 
 
Su incandescente luz envolvía nuestro cuarto. Intenté olvidar sus anécdotas, mientras ella, naturalmente, temblaba esperando.
 
 
Seis enormes ñandúes observaban, recostados, indómitas tarariras. Acechaban silenciosamente.
 
 
Siempre atienden con ocho señoritas.
 
 
Siempre intento no usar (o sacarme) aquellos sacos.
 
 
Ese satélite terrestre ronda el cielo, haciendo órbitas sinuosas.
 
 
Opio puro recogemos, o bien, intentamos. Obtenemos siempre algo mejor en nuestros terrenos estrechos.
 
 
Otro tiro oblicuo rebotó rectilíneo iniciando, naturalmente, otro letal arranque rival. ¿Independiente no golea, o los otros ganan oprobiosamente?
 
 
¡Oh, debemos intentarlo, otorrinolaringólogo!
 
 
Si os bendigo, animales, nunca difundiréis odio.
 
 
Si un beduino lo intenta mamar, aléjese. Dejan ominosas señales. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El xilofonista te recordará el magnífico ideal de alcanzar deseos extrañamente sublimados. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la última frase válida.
 
 
¡Observad, boludos! Siempre es raro ver a revoltosas ninfas ofrecer sexo. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sí, o bien agachados... Nadie debería obervarnos. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Encuérate, nena, cojamos untándonos esos néctares. ¿Tú recostada o sobando?
 
 
Ojalá fuera un superhéroe, con astucia recorrería tus extremidades. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Ocurre siempre... ¿Tienes ese negro, traslúcido, oscuro slip, ahora? Me estremecen nuestros tontos encuentros.
 
 
He intentado satisfacerte, tetona, ¿entiendes? Realmente intenté correrte ostentosamente.
 
 
Eres histérico...
 
 
Siempre acabas bien, ¿eh?
 
 
Olvidé buscar sus tarjetas, Andy. ¿Sabe?
 
 
A mis intereses, generalmente, obstas.
 
 
Ocho nuevos amigos necesito. Insistiré si tú insistes, caro amigo.
 
 
Otro, no osaría mentar abiertamente su tremenda, incontrolable condición onanística.
 
 
Es su onomástico.
 
 
Oh, favoreció usted su culamen, aprecio. Realmente temí eso.
 
 
Siempre intento reivindicarme viniendo inmediatamente, Emmanuel, no debes ofuscarte.
 
 
Aguacates gigantes usaron algunos chefs. Asombrosas tortas están sirviendo.
 
 
Obesos la andan viendo intercambiar aguacates.
 
 
Regresó el niño obeso. Vayamos a destrozarlo, Olavia.
 
 
En nuestras salidas, organizábamos rondas de estudiantes con entusiasmo renovado.
 
 
Otro revolucionario oró. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
En su testamento repetía extensas ñoñerías, inconscientemente donó oro. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oigo insistentes sonidos, temo ensordecer.
 
 
Otro día iremos. ¿Oíste?
 
 
Óyeme, idiota. Gaznápiro, óyeme. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Oh, iluso, ganarás odio.
 
 
No oigo.
 
 
Sus osos cagaron aquí, reconózcalo. ¿Recuerda o no?
 
 
El niño francés repetía elegías nórdicas, tenía autismo. Mientras, indiferente, estaba nuestro teniente oyéndolo, socarrón.
 
 
Otros sin armaduras decidieron armarse mentalmente, entonces no temieron enfrentamientos.
 
 
Ayer, bebiendo ron, aquel zambo africano dictó observaciones sabias.
 
 
Se escaparon diez internos, excavaron nuevos túneles osadamente.
 
 
El sucio político es realmente asqueroso, niega zumo al sediento.
 
 
Sólo otro loco atribulado me entendería. No tengo esperanzas.
 
 
Sus amigas usan cremas exfoliantes solamente.
 
 
Abejas blanquecinas revolotean apuradas, zumbando alegremente desde opulentos sauces.
 
 
¡Ah, bruto! Retira aquel zape apestoso. Detesto olerlo, ¿sabes? --------- La oración carece de sentido.
 
 
Allá lejos, en Madrid, alguien nos imagina abrazados.
 
 
Su último coche era de Alemania.
 
 
Ostento fantasías terribles: amar lujuriosamente mientras oigo largas odas guturales. Ojalá suceda.
 
 
Sus ojos lucen un cansancio inusitado. ¡Oh, nunca aciertan los oftalmólogos!
 
 
Oye, Dante, indícanos otra solución o soluciónalo...
 
 
Osos latosos olieron rosas olorosas, sumamente odiosos.
 
 
Odio los errados relojes. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Olélo. Lo olieron, recientemente, otros. ¿Sabés oler? ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
¿Será el xenón oloroso?
 
 
En su portal estaba recostada aquella ramera. Indiscreta, atrevida, me ofertó sexo.
 
 
Si un funesto incidente causara implosiones estelares, nosotros te esperaríamos.
 
 
Su única fuente inagotable, consciente, inteligente: es nuestro tremendo escepticismo. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Andy, si ocupan nuestra alcoba, no tendremos espacio suficiente.
 
 
Los últimos sonetos tienen rimas asonantes.
 
 
Siempre alguien lustra.
 
 
Convertí a dos uzbekos con amnesia. Me ofrecieron sal.
 
 
En noviembre solemos empezar buenas acciones. Durante abril caducamos.
 
miércoles, septiembre 19, 2007
 
En Noruega tienen eventos realmente asombrosos: suben torres ensebadas.
 
 
A nuestros amigos les mentimos esa noche. ¿Te enteraste?
 
 
Aún me irrita gozar analmente.
 
 
Semejante excusa deberías usar con tu otra rarísima amiga.
 
 
Oiga, Rilke, intento esculcar nalgas. ¿Tiene alguna línea especialmente seductora?
 
 
El más pesado acabó contando historias orientales.
 
 
Se empeñan, recurrentes, en negar aquella mala experiencia. No tienen empacho.
 
 
El señor te indicará mi último libro: obsérvalo serenamente.
 
 
Sólo en guaraní un iluso recitaría largas odas. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
El siguiente término (índice minúsculo ubicado lateralmente) obliga seguirlo. ---------- La oración tiene errores de sintaxis.
 
 
Si aquí logras tener entusiasmo, aquí reconocerás tus estímulos.
 
 
Lamento, Ala. Busqué, insistentemente, omitir saltearte.
 
 
Ella me mamó aquí; necesitaba untarse esos labios.
 
 
Si intentas estafarme, mis padres regresarán, Emmanuel.
 
 
Otro bruto va intentando ejercitarse desde ayer. Delgado estará siempre.
 
 
¿Orzando? Ridículo zanguango... Ala, no digas obviedades.
 
 
Observo bergantines... Son españoles, seguramente. Intentan virar orzando.
 
 
Soy otro loco obsesivo.
 
 
Otro boludo se confundió, empujó nuestro auto solo.
 
 
Si intentas escapar... seguramente tendrás algún secreto. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Soy el nuevo sargento. Aquí comeremos, inmediatamente, otras nieves australianas... Luego echaremos siestas. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sabes únicamente molestar, atormentar, rumiando idioteces obscenas.
 
 
Soy el nuevo secretario, ansío comunicarles, inmediatamente, otras novedades adicionales... Leeré el sumario.
 
 
Siempre ansío nuevos amores, recuerdo amantes sensacionales.
 
 
Ojalá puedas olvidar rencillas tontas. Usa neuronas, así sanarás.
 
 
En nuestra tribu, unidos, siempre ideamos algunas salidas muy oportunas.
 
 
Ahora sí intentará recuperar su entusiasmo.
 
 
Otro lo alzó viéndolo intentar asirse.
 
 
Su amiga rompió nuestros osos. Salga, Olavia.
 
 
El xenófobo pudo liquidar ocho senegaleses inocentes. ¡Vaya orangután sarnoso!
 
 
Ayer nos ocultamos con huevos explosivos.
 
 
Oí los lamentos, anoche.
 
 
Sólo olí la olla.
 
 
Sí, el ñu olfatea retoños, está solo.
 
 
Ese xilófago consumió los árboles más altos, corroyéndolos impunemente. Ojalá no escape, señores.
 
 
Sus últimos besos resonaban estrepitosamente, pues tronaban inquietos como inmensas aspiraciones, mientras ella no toleraba exclamaciones.
 
 
Al no dejarnos entrar, nos escurriremos subrepticiamente.
 
 
Albaneses lúcidos barrían aquellos negros, interminables andenes.
 
 
Albaneces locos buscaron acomodarse, nosotros intentamos alejarnos. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Otros lo vieron ingresando desde Albania.
 
 
Obra bien, noble ugandés benemérito. Intenta lograr aquellos retos, luego... olvida.
 
 
Estaba, sí, parado, esperando recuperarse... Andy debió obnubilarlo.
 
 
¿Osas boicotear esta decisión? Entonces cancelaré el regalo esperado.
 
 
Nunca obedeceré.
 
 
Obregón: bravucón, revolucionario ennegrecido. ¿Ganaste o no?
 
 
¡Somos aztecas revolucionarios! ¡Gloria a Zapata, Obregón!
 
 
Sus ojos representan perlas relucientes, es su alma sargazo.
 
 
Son ocho ravioles para repartir entre seis, ¿alcanzarán señorita? ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
En mi propio restaurante estoy sorteando algunas sorpresas.
 
 
Ofrecí poner otros restaurantes. Tener uno no alcanzaba, me entusiasmaron nuevamente tales empresas.
 
 

Ya estaba resuelto. Barrería esas ramas oportunamente.
 
 
Soy yo, Dios, no el yerbero.
 
martes, septiembre 18, 2007
 
Y él respondía: "no opino". --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sólo yo diría: "nuestro estimado yerno..." ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
Sólo un buen urbanista rotularía bien a nuestra australiana Sydney.
 
 
El xilofonista tiene extrañas manías por ocultar ranas, anfibios nauseabundos, en azoteas suburbanas.
 
 
Esa xerografía tiene estampas muy poco ortodoxas, rompen aquellos negros esquemas apócrifos. -------- La oración no tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
 
 
Sólo un juez entendería tales asuntos, no des opiniones tan extemporáneas.
 
 
Eso sí te entusiasma, ramera. Intereses lesbianos están sujetándote.
 
 
Ojalá lo veamos invadiendo desiertos estériles.
 
 
Ansío coserlo a balazos... Espero no lo olvide.
 
 
Es sumamente pendenciero el cabrón, intenta atacar la iniciativa zapatista. Acábenlo, definitivamente, acábenlo.
 
 
Otros corredores accidentados siguen inconscientes. Obviamente, nosotros acudiremos. Los médicos esperan nuestra terapia especializada.
 
 
Es sucio tu inconsciente. ¡Lávalo ocasionalmente!
 
 
Sí, ese xilofonista usualmente acaba las melodías ensordeciéndonos. No tiene estilo.
 
 
El saco tiene inservibles los ojetes. --------- La oración anterior contiene errores.
 
 
Sí, ese xilofonista, usualmente acaba las melodías ensordeciéndonos. No tiene estilo. ---------- La oración tiene faltas de ortografía.
 
 
En Suecia comen una chistorra horrible, asquerosa. Beben, además, malteadas obtenidas sexualmente.
 
 
Es sabroso comer unas chauchas aderezadas, beber ambarinos moscatos... ¡Optimos sabores!
 
 
Eres siempre tan rebuscado... Un ejemplo: nos dijiste, ostentando sapiencia, algunas mentiras. Extasiados, nosotros te escuchábamos.
 
 
Ningún ufólogo estaba viendo allá, mientras extrañas naves trinaban estruendosamente.
 
 
¡Salgan! ¡Apúrense! Los gigantes andan nuevamente.
 
 
El suelo tiembla, rompiendo incontables depósitos en nuestras torres. ¡Escapemos, salgan!
 
 
Ese xilófono tiene rotas algunas varillas. Ahora genera algunas notas tan estridentes...
 
 
Oye, pendejo, obra rectamente; toma una nueva, asombrosa misión. Estudia nuestra teología extravagante.
 
 
Otros les avisaron, venían ingleses armados.
 
 
A mis amigos, regalos inesperados llevaré oportunamente.
 
 
Olavia, finalmente, usó su camisón amarillo.
 
 
Tanto aguantar, ¿no te ofusca?
 
 
Nunca aguanté tanto.
 
La última palabra del último post sirve de acrónimo para la frase del siguiente.
Debido a los cambios que está implementando Blogger, debes teclear /ncr al final de la dirección del dominio que tu navegador te muestre. Es decir, si en la barra de dirección de tu navegador muestra "http://acronimos.blogspot.com.ar", deberás teclear "http://acronimos.blogspot.com.ar/ncr".

Puntaje a partir del 1° de enero de 2008

Cabeto Administrador +1181
LaTurca +1054
Marthita +874
Ala +782
Emmanuel +618
Adriana +266
Gloria +168
Algo para recordar +136
Eli +122
Susy +089
Rubén +083
Diego +079
Sigilosa +053
Cecilia +029
TT +027
Francisco +012
Javier +011
Alabama Worley +010
Vylia +010
Dante Co-administrador +003
Juan +003
La Co +001
Nashira +001
Yue +001
Valeriana -002

PUNTAJE HISTÓRICO

Cabeto Administrador +2356
Emmanuel +1893
LaTurca +1736
Ala +1268
Marthita +1107
Adriana +335
Olavia Kite Fundadora y administradora +300
Diego +124
Dante Co-administrador +073
Vylia +072
La Co +039



Último recuento hecho el dos de abril de 2012 con el acrónimo de LaTurca terminado en 'acrónimo'.


- CAJA DE RESONANCIA -



¿QUÉ ES?

acrónimo.
(Del gr. ̚κρος, extremo, y -ónimo).
1. m. Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olante) n(o) i(dentificado).
2. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (cr?di)to.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Acrónimos empezó como un divertido juego de palabras en inglés que pronto fue adaptado al portugués, y ahora, al español. El objetivo es construir una frase a partir de las letras de la última palabra del post inmediatamente anterior. El carácter de la frase (serio, tonto, indecente) no importa. ¡Lo esencial es que la frase forme el acrónimo correctamente y tenga sentido! Cada frase correcta le otorga 1 punto al jugador.


JUEGA

¡Todos están invitados a jugar! Dejen un mensaje en la Caja de resonancia con su nombre, E-mail, la dirección de su página (en caso de tenerla) y su país de origen. El único requisito indispensable es tener una cuenta en Blogger. ¿Qué esperan? ¡Únanse y diviértanse!

Blogstop es el juego original. Acrônimo es el juego en portugués.


REGLAS
  1. Se otorgará un punto a una oración si ésta tiene sentido, buena ortografía y gramática, y si tiene como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  2. Se quitarán dos puntos a una oración que contenga faltas de ortografía o sintaxis.
  3. Se quitará un punto a una frase que parta de otra que contenga faltas gramaticales u ortográficas.
  4. Se quitará un punto a la frase que no tenga como acrónimo la última palabra de la frase anterior.
  5. Las oraciones deben ser completas, con sujeto y predicado. Los fragmentos serán tomados como faltas gramaticales.
  6. No se permite usar nombres propios, exceptuando el caso de nombres de jugadores de este blog, escritos tal como aparecen en la tabla de puntaje sí son permitidos.
  7. La última palabra de su frase no puede exceder los 20 caracteres, y debe ser puesta en negrita.
  8. Nuestra referencia máxima es, El Diccionario. La excepción a esta regla son los nombres propios aceptados (ver regla #6). Es decir, una palabra es válida ÚNICAMENTE si aparece en la lista de jugadores de Acrónimos o si aparece en el diccionario de la RAE, tanto en búsqueda directa o dentro de una definición.
  9. Un mismo participante no debe escribir dos frases seguidas; se parte siempre de la frase de alguien más.
  10. ¡Revisen bien sus frases antes de publicarlas! No quieren perder puntos, ¿o sí?
  11. Los posts no deben contener nada que no sean las frases del juego. La Caja de resonancia está abierta para cualquier otro tipo de conversación y avisos del administrador.
  12. Dado el caso de que dos o más personas escriban frases a partir de la misma palabra, sólo la primera en aparecer publicada será válida. Si varios minutos después aparece la otra oración, aunque ésta muestre una hora anterior, será inválidada, siempre que el hecho suceda cuando pueda ser válidado.
  13. Cuando un post no sea aceptado (si no cumple con alguno de los requisitos), el siguiente debe partir de la última frase correcta que se haya escrito.
  14. Para asegurar su permanencia en Acrónimos, los jugadores deberán hacer como mínimo un post cada tres meses. En caso de ser retirados del juego, pueden solicitar su reingreso con un comentario en la Caja de resonancia.
  15. NINGÚN jugador podrá borrar o modificar su oración publicada una vez que otro jugador haya publicado una nueva oración a partir de ésta.
  16. Cualquier discusión en torno al desarrollo del juego será moderada por el Administrador y resuelta por éste.

ARCHIVOS
agosto 2003 / septiembre 2003 / octubre 2003 / noviembre 2003 / diciembre 2003 / enero 2004 / febrero 2004 / marzo 2004 / abril 2004 / mayo 2004 / junio 2004 / julio 2004 / agosto 2004 / septiembre 2004 / octubre 2004 / noviembre 2004 / diciembre 2004 / enero 2005 / febrero 2005 / marzo 2005 / abril 2005 / mayo 2005 / junio 2005 / julio 2005 / agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / mayo 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / julio 2011 / agosto 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / septiembre 2012 / octubre 2012 / noviembre 2012 / diciembre 2012 / febrero 2013 / marzo 2013 / mayo 2013 / junio 2013 / julio 2013 / mayo 2015 / octubre 2015 /


Powered by Blogger